NMO Fotografía

Durante más de 3 mil años se extendió por Mesoamérica (los territorios actuales del sureste de México y gran parte de Centroamérica) una civilización llamada pueblo maya. Sus creencias, prácticas y conocimientos han asombrado y fascinado al mundo entero, inspirando a investigadores y artistas para abrir su mente ante las posibilidades inimaginables del infinito.

Desde sus construcciones hasta su impresionantemente exacto calendario, el misterio de la sabiduría maya sólo puede comprenderse tomando en cuenta que para ellos todo, incluyendo su vida cotidiana, estaba conectado a su visión religiosa. El pueblo maya concebía al universo como un espacio en el que las energías sagradas fluían e interactuaban con el cosmos, manifestándose en todo lo que nos rodea. Actualmente, podemos revivir estas creencias en ocasiones muy especiales: las bodas.

¿Cuál es la locación perfecta para una boda maya?

La Cueva Del Tapir

Ya que los mayas consideraban que la naturaleza es sagrada y que todo en ella es divino, no hay un lugar que sea específico u obligatorio para realizar estas bodas. Sin embargo, suelen celebrarse en altares sagrados construidos especialmente para realizar ceremonias mayas.

También pueden celebrarse junto al mar o en algún lugar arqueológico, siempre y cuando se cuente con una autorización especial. Estas bodas son oficiadas por sacerdotes conocedores de la cultura maya, o chamanes, quienes saben mucho sobre la fuerza y los movimientos de las energías, y cuándo y cómo es mejor realizar la ceremonia para que esté cargada de vitalidad y fuerza positiva. Ellos pueden guiar a los novios y a sus familias para que reciban las bendiciones de los dioses mayas.

La preparación para la ceremonia maya

Elmer Guasco

Antes de la boda, se acostumbra que el novio le regale un mahul a la novia, lo que puede significar, según la interpretación de cada chamán, el ajuar de la boda, o bien, una dote. El vestuario de ambos novios debe ser blanco, por cierto. También se acostumbra que, antes de la boda, los novios tomen juntos un baño purificador en el temazcal, para que inicien con el pie derecho su matrimonio.

El altar o cuadro maya está dividido en tres partes: la vida mental, la vida terrestre y la vida celestial. Cada una corresponde a la raíz, el cuerpo y la copa del árbol de la vida o yaxché. Visto desde arriba parece una cruz, pero es más bien el símbolo maya de las cuatro direcciones. Alrededor del altar se traza un círculo con azúcar, y en medio se colocarán los novios. La boda es oficiada en el idioma original y está llena de colorido: blanco, negro, azul, verde, rojo y amarillo simbolizan a la vida y sus ciclos.

¿En qué consiste este tipo de unión?

Taurzh Photo

Una boda maya comienza presentando a los novios ante las siete direcciones. Antes de que los tiempos modernos llegaran al hombre, los mayas creían que las direcciones era mucho más que puntos de orientación: eran los hogares de sus deidades y de esa manera se representaban el mundo. Arriba reside la energía cósmica, abajo reposa la Madre Tierra, nos rodean los cuatro vientos (norte, sur, este y oeste) y adentro de nosotros, en el interior de nuestro corazón, mora el Ser Superior.

La ceremonia unirá espiritualmente a la pareja frente al universo y los novios recibirán la bendición de los dioses creadores. El ambiente estará compuesto por todos los instrumentos antiguamente utilizados por los mayas: cantos, música de sonajas, flautas, tambores, y el sonido del caracol.

Instinto Films

Un elemento muy importante es el fuego, por lo que se quema copal, canela, incienso y flores. La hoguera se inicia al principio de la ceremonia y se les pide a los asistentes que se concentren y que tengan mucha fe. Música y fuego son manifestaciones del Ser Superior, quien se comunica con los presentes y les transmite su lugar en el tiempo y en el espacio.

Promisses

Durante la boda, se piden las bendiciones del dios Hunab Ku, el creador de todo, y de Kinich Ahau, el ser de luz. También puede llamarse a otros dioses, como Ixchel, la diosa de la luna, o Itzamná, el dios de los cielos. Después se realiza en el altar una ceremonia de intercambio de ofrendas, donde los seres queridos de los novios los acompañan.

El chocolate, el ocote y el aguardiente suelen formar parte de estas ofrendas, así como los puros y el ajonjolí. Con esto se pide que los dioses sellen el matrimonio y bendigan el amor y la unión con el cosmos.

Mar y Amor Weddings

Wey yóok’ olkaabe’ teech yéteen teen ka’atulo’on tyo’lal yaakunal núunpo’on.

(En el mundo tú y yo fuimos hechos inseparables por el amor).  Gerardo Can Pat 

Lo más importante para realizar la boda maya, así como cualquier otra ceremonia simbólica o religiosa, es que la pareja tenga fe en ella. Recuerda que lo símbolos sólo significan algo cuando nosotros les asignamos un significado, y eso los vuelve mágicos y personales. El rito maya es gustado por muchas parejas porque concentra mucha fuerza y magia, además de que nos conecta con nuestras raíces, y no sólo como mexicanos o americanos, sino como habitantes del universo. ¿Te animarás a casarte con esta ceremonia?