¿Ya elegiste el vestido de novia de tus sueños? Bien, porque alrededor de él gira la elección de todos los accesorios con los que compondrás tu outfit. El velo juega un papel importante, pero después de la ceremonia se quita y los tocados son los encargados de llenar de encanto los peinados de novia. Las melenas sueltas, medio y totalmente recogidas traen de regreso unas flores para boda muy especiales: azahares. ¿Quieres saber qué significan y cómo identificarlos en los tocados?

Azahar, símbolo de felicidad y buena suerte

Las flores de azahar son blancas y nacen del naranjo. Son pequeñas, tienen forma como de estrella y las de cinco pétalos son las más conocidas. El árbol de naranjo también es famoso por las semillas blancas que crecen en sus ramas. Su nombre proviene del árabe clásico az-zahr que significa flores.

En la antigüedad, las novias árabes las usaban como símbolo de buena suerte. En China, representaban pureza, inocencia, fidelidad y amor eterno. Las culturas occidentales coincidieron en simbolismo y hoy se portan como signo de armonía, felicidad y buena suerte.

¿Cómo son los tocados de azahares?

Lo que más se distingue son las ramitas con semillas blancas como las de los árboles de naranjo. En algunos diseños aparecen pequeñas flores de azahar con cuatro o cinco pétalos y en otros se combinan diferentes especies florales en miniatura. Por lo general, los tocados se confeccionan con cera o porcelana y son blancos. Los contrastes dorados y plateados, apliques de cristal y pedrería, dan un aire más sofisticado a los diseños. Los acentos de color apenas se vislumbran y van de rosas nude, pasan por verdes inspirados en tallos y llegan hasta unos brotes púrpuras. ¿Y cómo se usan?

Diademas

Los arcos delgados simulan una rama con semillas blancas que va de lado a lado de la cabeza. Hay otros con ramilletes de semillas y flores que quedan en un costado de la sien para decorar el cabello de lado.

En las diademas más gruesas, los adornos florales son más voluminosos y cubren de lado a lado la parte superior de la cabeza, asomándose unas cuantas semillas o pétalos por la frente. Dependiendo de qué tan discretos o llamativos sean, pueden usarse con peinados recogidos, melena suelta y son buena opción para novias con cabello corto.

Coronas ¿y semicoronas?

Las tradicionales coronas de azahares no podían faltar, pero la novedad son las de estilo griego. No de aro completo, sino en forma de U para decorar de sien a sien la parte posterior de la cabeza, en especial, moños bajos y algunos tipos de trenzas de aire clásico. Son piezas muy versátiles que también pueden usarse como diadema o adorno lateral.

Peinetas

Además de las coronas, las peinetas son de los accesorios más clásicos que puede haber y van de maravilla con looks vintage. Son famosas porque tienen unos “dientes” en forma de peine para sostenerse. Con una peineta de lado, las melenas sueltas se pueden transformar en peinados medio recogidos y los moños lucen muy coquetos.

Tocados de guía

Como si se desprendieran de los árboles de naranjo, las ramitas se hacen con elásticos transparentes o alambre muy delgado para que las semillas y flores de azahar caigan “flotando” sobre los peinados con trenzas y moños. Se sujetan con peinetas donde comienza el peinado o de lado. Algunos diseños tienen listones que al trenzarse se pierden o quedan ocultos entre mechones.

Prendedores

La flores de azahar y piezas de gran tradición son la suma para crear ¡el tocado perfecto para un look clásico! Son muy elegibles por su mecanismo para sujetarse a presión, dando más seguridad a las novias para que suban, bajen y bailen sin temor de terminar despeinadas.

Los diseños con puras semillitas podrían quedar mejor con peinados recogidos elegantes. Los broches más grandes que parecen ramilletes con semillas y flores de azahar harían resaltar el cabello acomodado en media coleta lateral o en la parte posterior de la cabeza.

Horquillas

Son diseños minimalistas inspirados en los tan usados pasadores negros. En estas versiones nupciales, las pinzas son de metal dorado o plateado y se adornan con semillas y flores de azahar.

Son ideales para recoger media melena, decorar cabello corto y peinados sencillos para boda como un mechón delgado que nazca de la frente y se sujete en la parte superior de la cabeza. Se pueden utilizar en conjunto para que parezcan tocados más grandes y, así, resaltar algún tipo de chongo.

¿Y cuál es el tocado de mayor tradición?

Cuando se trata de bodas, ¡las tradiciones no pueden faltar! Cuenta una leyenda que, en tiempos antiguos, los naranjos eran privilegio de los califas. En uno de los parques reales, había un jardinero que tenía una hija a punto de casarse, pero no tenía dinero suficiente para su boda. Al observar que las flores de azahar eran muy cotizadas por su exquisita belleza y aroma, tomó unas semillas del jardín y las vendió a un embajador francés.

Al llegar el gran día, decoró su peinado para boda con una corona de azahares como muestra de gratitud. En la actualidad, se portan como símbolo de felicidad, buena suerte y también aparecen en los ramos de novia. Los tocados de azahares son de los favoritos, pero hay tantos diseños y tan lindos, que es difícil elegir solo uno. Además del peinado, hay otros puntos que marcan la pauta como la forma y largo del velo, el escote del vestido y las joyas que complementarán el outfit. Considerando estos puntos, ¿qué tocado de azahares es ideal para tu look de novia?