Hasta el día de hoy, ¿alguien sabe si el glamur y la elegancia se compran por kilo? Los kilitos de más no son un impedimento a la hora de proyectar una imagen sofisticada y con mucho estilo. Lucir un vestido espectacular es posible tanto para novias delgadas como gorditas. Y en cualquier caso, lo más importante no es solo que los vestidos de novia sean de tu agrado, sino que te permitan sentirte cómoda y segura de ti misma. Si el envío de las invitaciones de boda no te quitó el sueño, no dejes que sea este punto el que te detenga. Mejor, toma nota de estos tips y avanza hacia el maquillaje, los peinados para boda y todos los accesorios.

¿Destacar o disimular?

Punto número uno. Ser una novia curvy no implica tener que camuflar tu cuerpo, así que si crees que no hay nada de lo que apenarse, ¡a potenciar tu silueta! Si, por el contrario, prefieres disimular algunas formas de tu cuerpo para ganar seguridad en tus primeras horas de casada, no te quepa duda de que hay cómo hacerlo sin necesidad de hacer dietas extremas. Aun así, por salud y para evitar los temidos ajustes de última hora en tu vestido, puede que quieras evitar algunos alimentos antes de la boda. ¡Buena decisión!

Los vestidos de novia para gorditas no hacen desaparecer las zonas más rellenitas por arte de magia. Gracias al manejo estratégico de los cortes, el volumen, las texturas y las caídas, entre los vestidos de novia 2017 también encontrarás creaciones capaces de estilizar la silueta. Más allá de disimular la pancita, uno que otro rollito, caderas o brazos anchos, se toma como base la simetría del cuerpo. Por ello, es necesario identificar si son los hombros los que están más anchos que la cadera o viceversa o si el busto, los muslos o la cadera son grandes o pequeños. También puede ser una cuestión de proporciones y curvas, si estás en el caso de tener la cintura poco marcada respecto del resto de la silueta. ¿Ya detectaste tus mejores atributos? Entonces, ¡continuemos!

El corte del vestido, la clave

Lo ideal son los vestidos de novia sencillos cuyo encanto no dependa de una excesiva aplicación de encajes, bordados, pedrería, transparencias, cuts out, volantes, capas, plumas, detalles 3D o XXL. Todo lo que sume volumen hará que te veas más grande. En general, las confecciones de corte imperio, rectas y en A son acertadas elecciones. Los vestidos de novia corte princesa favorecen a las figuras de caderas anchas y, si además tienes cuerpo de reloj de arena y tu cintura está marcada, las maxifaldas son muy buena opción.

En definitiva, los diseños de talle alto son grandes aciertos y es preferible descartar las cinturas bajas y demasiado ajustadas propias de algunos modelos con corte evasé y vestidos de novia corte sirena. No obstante, una silueta de sirena cuyo talle sea amplio y deje suficiente libertad de movimientos no sería tan desatinada. Toma en cuenta que las figuras demasiado ceñidas resaltan la pancita y los rasgos desproporcionales del cuerpo. Otro efecto al cual se puede recurrir es el juego de fruncidos o plisados en líneas verticales y diagonales que, en contraposición a las colocaciones horizontales, alargan la figura.

Si el objetivo es desviar la atención de los hombros y brazos anchos, los vestidos de novia con manga son una delicada y sofisticada apuesta. Aunque las creaciones con manga larga o manga francesa evocan la estética nupcial más clásica y romántica, las mangas cortas, amplias y de caída ligera son de lo más in esta temporada.

Aguas con el escote

El tamaño del busto y el ancho de los hombros serán los rasgos principales en los que habrás de fijarte para elegir el tipo de escote según tu figura. El escote corazón es infalible para un busto prominente, pero si de explorar se trata, el escote en U sienta muy bien a hombros y busto pequeños. Si, por el contrario, tienes la espalda y los brazos anchos, el cuello halter y en V te favorecerán. El primero, en particular, suele sentar muy bien a la mayoría de las siluetas y te brindará una ayudita en caso de que tengas poco pecho.

Hazte las pruebas y ajustes necesarios en tu tienda de novia para asegurarte de que tu vestido te garantiza la medida exacta de tus copas y de que los tirantes te brindan confort y soporte para lucir con plena seguridad tus atributos. Asimismo, opta por que el escote tenga una profundidad moderada para que no se genere un efecto óptico de mayor volumen.

¿Y el resto del estilismo? Aunque dependerá de la forma de tu cara, los peinados recogidos suelen estilizar las facciones. También es recomendable que no recargues tu outfit con joyería muy voluminosa y que evites los formatos pequeños entre todas las opciones de ramos de novia. Como opción, puedes decantarte por un bouquet en cascada que te permita mantener bien las proporciones. Y para los pies, elige unos zapatos con un poco de tacón. Si buscas más inspiración, ¿a qué esperas para consultar nuestro catálogo de vestidos de novia 2018?