Wtoo
Por Wtoo

No todas las mujeres han soñado desde el origen de los tiempos con portar esos vestidos de novia corte princesa que engalanan los cuentos de hadas. Está claro que el amor no se mide en los metros de cauda de los vestidos de novia. Por ello, inspiradas en las tendencias de vestidos de noche cortos, la mayoría de firmas ya incorpora diseños por encima de la rodilla en sus catálogos.

Los vestidos de novia cortos son una excelente opción para mujeres vanguardistas y hasta un poco revolucionarias. Son perfectos para novias seguras de sí mismas y con mucha personalidad. Pero también se adaptan a protocolos más flexibles si lo que estás buscando son vestidos de novia para boda civil. Comodidad, estilo y etiqueta se dan la mano.

Una novia, un corte

En moda no hay nada escrito ni estilo que perdure 100 años intacto. Y aunque es normal inspirarse en las tendencias en vestidos de novia, lo mejor es que cada mujer busque entre todas las imágenes de vestidos de novia un atuendo acorde a su personalidad y que favorezca su figura.

Cuando se trata de comparar vestidos de novia largos, los cortes princesa y en A son una buena elección para compensar y equilibrar la silueta. Pero también lo son en su versión corta. Ceñidas a la cintura, las faldas que se abren para crear siluetas amplias favorecen a casi todos los cuerpos. Además de ayudar a disimular unas caderas y unos muslos anchos, crean el efecto óptico de reloj de arena tan buscado en los vestidos de novia para gorditas. Ni se diga si además eliges un tipo de largo midi, hasta mitad de la pantorrilla.

Pero si te gustan las siluetas entalladas de los vestidos de novia corte sirena, en los estilismos cortos te fascinarán las faldas entubadas hasta la rodilla, centímetros arriba, centímetros abajo.

Cuellos redondos, escotes ilusión, en V, palabras de honor con escotes corazón, tirantes spaghetti, vestidos de novia con manga, con hombreras, efectos tatuaje sobre los brazos… Cuando las piernas quedan al descubierto, todo un mundo de fantasía se puede construir en torno a los escotes y los brazos. Recuerda que hay escotes para novias según las figuras, pero el cuello en pico (en V) es casi universal y sienta bien a casi todas las mujeres.

Los tejidos

¿Quién dijo que los vestidos de novia de encaje solo pueden existir en los clásicos modelos de versión larga? Llegó el momento de desterrar ideas preconcebidas. Ni el encaje y la pedrería son exclusivos del estilo barroco ni el tul lo encontrarás únicamente en vestidos de novia modernos.

Dado que los vestidos de novia cortos pueden ser el estilismo ideal para ceremonias que huyen de protocolos severos y encorsetados, entre ellos predominan los tejidos vaporosos. Las caídas sueltas y el movimiento libre de este tipo de texturas son recurrentes. Pero también encontramos vestidos estructurados cuyo volumen pone el acento elegante propio de la moda nupcial.

Los detalles como los moños XXL, los motivos tridimensionales, los colores diferentes al blanco tradicional y las transparencias también suman fuerza en este pulso entre vestidos largos y cortos. También las asimetrías, que en este caso sirven para aunar lo transgresor de las faldas cortas con lo tradicional de las caudas de novia.

Novias con sentido práctico

Tal vez estés valorando la posibilidad de llevar un vestido de novia corto porque sencillamente no quieres que quede arrumbado después de la boda civil. Para este tipo de ceremonias no aplican protocolos tan rígidos como para las bodas religiosas. Anímate a desafiar la tradición del blanco nupcial con un atuendo de color. ¿Ya exploraste las opciones que te ofrecen los vestidos de noche cortos?

Escucha lo que tu personalidad tenga que decir. Tanto si te decantas por algún color vibrante como por discretos tonos pastel, deja que el resultado sea un vestido con el que te sientas identificada. Lo mejor de todo es que después de la boda, podrás reutilizarlo como vestido de coctel para algún otro evento. Dos por uno.

Complementos

Los vestidos de novia cortos son el atuendo más indicado para lucir unas piernas bien tonificadas y con un bonito bronceado. ¿Y qué significan unos zapatos para todo esto? Sin duda, son el broche de oro.

Aunque para determinado tipo de eventos, como bodas en la playa o en el campo, podría ser conveniente decidirse por un calzado plano, para un vestido corto lo que mejor lucirá es el tacón. Prolongará visualmente tus piernas y realzará por completo tu outfit.

Recuerda que desde hace algunos años el blanco está cediendo terreno a otros colores. Los zapatos de novia azules son una respuesta audaz a esta tendencia. Pero si no quieres arriesgar tanto, podrías explorar el discreto encanto de los de color nude.

Su compañero perfecto será un ramo de novia natural compuesto con flores en tonalidades suaves. O si en vez de portar flores, te convence más la practicidad de las bolsas de novia, una cartera de mano es lo que necesitas.

La imagen final

¿Ya te visualizaste en el espejo? Algo falta: el maquillaje y un peinado para boda que combine con el estilo de vestido de novia corto que escojas serán fundamentales. Si te gustó la estética vintage de los años 20 a los 50 del siglo pasado, baña de intensidad tus labios y alíate con unas ondas y un peinado medio recogido.

Si te sedujeron más las líneas fluidas de los vestidos de novia sencillos, opta por un maquillaje natural. Tal vez puedas acompañar tu peinado de novia con una corona de flores que adorne tu cabello suelto: ¡fabulosa! Y ahora que ya viste la fotogalería, ¿quieres seguir buceando entre vestidos de novia 2019?