Elegir el estilismo nupcial no es tarea sencilla y cada vez resulta más complicado porque la variedad de opciones es (casi) infinita. Si bien el elemento protagónico es el vestido, el ramo de novia, los zapatos o las joyas deben ser coherentes entre sí; de lo contrario, el outfit perderá armonía. Lo mismo sucede con el peinado de novia, al cual en muchas ocasiones se le resta importancia pensando que cualquier peinado recogido terminará resultando favorecedor. Pero lo cierto es que cada uno tiene sus claves.

Ya sea total, medio recogido o suelto, hasta el más mínimo detalle de los peinados para boda debe tomarse en cuenta al momento de la decisión final. Si andas a la caza de un peinado elegante que no te apene cuando vuelvas a ver el álbum de boda dentro de 20 años, estas propuestas son para ti. Lo mejor es que pueden adaptarse a cualquier estilo de boda y personalidad. ¡Y también sirven para invitadas!

Trenzas

Los peinados con trenzas andan por doquier y así seguirán hasta nuevo aviso. ¿Por qué? En realidad nunca han pasado de moda: son cómodas, favorecedoras y muy naturales. Solo bastó que la reina Letizia de España luciera un elegante moño bajo enmarcado con una diadema de trenza francesa para que este estilo se convirtiera en un clásico entre los peinados para boda de noche.

La sofisticación de la tradicional trenza francesa y sus respectivas variables no pueden quedar fuera de la lista. Tanto con un tejido pulcro como con uno más relajado, ligeramente despeinado y con delicados mechones sueltos, el resultado es súper romántico. Son tan versátiles, que los diversos tipos de trenzas pueden coordinarse hasta conseguir peinados únicos.

Chongos

Altos o bajos, la sofisticación va implícita. Particularmente, los moños bajos son los que están cobrando mayor auge esta temporada, permitiendo a la novia contemporánea proyectar en su boda toda su seguridad, clase y fuerza. Son ideales para acompañar el resurgimiento de los vestidos de novia con manga.

Si de ternura, feminidad y romanticismo se trata, nada como los moños altos, que ayudan a alargar las facciones en el caso de tener un rostro demasiado redondo. Inspirados en la belleza artística del ballet, combinan con los vestidos de novia cortos. Pero también con el lujo y el glamur de las joyas y los anillos de compromiso Tiffany. ¿Recuerdas la imagen de Audrey Hepburn en Diamantes para el desayuno?

Coletas

Con la premisa de que la sencillez es elegancia, el cabello en una coleta continúa vigente. Además de ser uno de los peinados recogidos fáciles más recurridos, complementa magníficamente un look sofisticado. Puede llevarse en acabado pulcro con cabello lacio; con tupé en la parte superior de la cabeza, mechones sueltos en la parte frontal para enmarcar el rostro, en caída lateral, ondulada y de sujeción alta, media o baja.

Estilo pin up

La moda retro ahora está presente a través de peinados cuya popularidad osciló entre los años 20 y 60; caracterizados principalmente por bucles bien definidos, coquetas caídas laterales, voluptuosas ondas y ostentosos tupés en el flequillo.

Para todos los vestidos de fiesta hay un peinado estrella y, cuando de vestidos de novia se trata, también. El corte, las telas y texturas de los diseños pueden marcar la pauta para elegir la mejor de estas propuestas. Por ejemplo, un peinado de noche recogido servirá para enmarcar un escote profundo en la espalda, mientras que una coleta alta imprimirá temperamento sobre un vestido más sobrio. ¡Tampoco subestimes los accesorios para el cabello! Con tiempo, paciencia y la asesoría de tu salón de belleza, puedes probar tendencias hasta encontrar la indicada para ti.