Jorge Romo Fotógrafo

Sencillos, pero no simples. Conoce los nueve peinados sencillos para boda que te harán lucir como una reina. Te encantarán si buscas peinados para boda que te den un look elegante y vanguardista sin que tu peluquero pase horas alistándote. Luce tu vestido de novia con estos estilos versátiles. Podrás combinarlos con cualquier accesorio, como una corona con las mismas flores de tu ramo de novia, pedrería e incluso el tradicional velo.

Y aunque estos peinados recogidos no necesitan demasiados cosméticos, si decides usar algo para mayor fijación, emplea solo productos de alta calidad. No dejes de asesorarte con tu estilista de belleza para que te diga qué arreglo encajará mejor con tu vestuario y con el resto de la boda: ¡que nada arruine tu imagen perfecta! Lo mejor de estos peinados es que casi todos son aptos tanto para cabello lacio como rizado. ¿Pasamos al salón de belleza?

1. Chonguito con trenza

Esta variación de chongo o bollo es un peinado recogido que también queda muy bien con flequillo e incluso con algunos mechones sueltos. Si lo llevarás así, lo recomendable es que la trenza empiece un poquito más atrás.

  1. Empieza una trenza de raíz lateral que tenga la anchura de la mitad de tu cabeza. 
  2. Sujeta el cabello que haya quedado fuera de la trenza en una coleta; sirve tanto si lo haces con cola alta como baja.
  3. Haz un chongo y fíjalo bien con pasadores; puedes ayudarte de un bump it (relleno para chongos) para darle más volumen.
  4. Envuelve la base de tu chongo con la trenza y asegúrala con pasadores.
  5. ¿Un toque romántico y práctico? Coloca unas flores como broche final; no solo realzará tu peinado, también ayudará a sujetar mejor los cabellos de la trenza y disimular los cabos.

2. La clásica corona

Este clásico es perfecto para novias bohemias y puede tener muchas variaciones según la altura a la que nazcan las trenzas. Si quieres llevar el cabello casi suelto, pero tu boda es al aire libre y temes que la brisa pueda despeinarte, con esta opción conseguirás lucir melena y tener el rostro despejado. Novias en busca de peinados con trenzas fáciles, ¡a practicar!

  1. Toma una sección de cabello del frente de tu cabeza, del lado derecho.
  2. Haz una trenza con este mechón. Para darle volumen, jala ligeramente los bucles hacia afuera.
  3. Toma un mechón del lado izquierdo de tu cabeza y trénzalo. Puede quedar un poco más pequeña o con menos volumen que la trenza derecha o pueden ser las dos iguales; todo depende del efecto que persigas.
  4. Lleva la trenza derecha hacia la parte de atrás de tu cabeza y atórala con pasadores a tu cabello suelto. Lo idea es que sea a la altura del nacimiento de la trenza del lado izquierdo. Si no llega porque no tienes el cabello tan largo, sujétala donde alcance.
  5. Lleva la trenza izquierda hacia el lado derecho y atórala de la misma manera.
  6. Puedes pasar una trenza por en medio de los bucles de la otra, o crear un cruce con ellas. También puedes atorar solo una parte de las trenzas y soltar el resto para que tengas aún más cabello suelto que presumir. Lo clásico es atorar ambas trenzas tan juntas que parezcan que son una sola.

3. Chongo de rollitos

Este es uno de los peinados medio recogidos que se pueden hacer solo con pasadores y unas ligas finitas si quieres asegurar los cabos.

  1. Cepilla bien tu cabello y enrolla mechones desde la parte frontal.
  2. A medida que retuerces cada mechón hacia atrás, ve incorporando pequeñas secciones de cabello al rollito; con esto conseguirás fijarlo pegado a la cabeza.
  3. Junta los rollos en la parte de atrás de tu cabeza. Puedes hacerte una media cola asegurada con una liguita, si se te facilita.
  4. Después, haz que la cola se convierta en dos rollitos con los que harás el chongo final, como en la foto.
  5. Con los dos rollos concentrando la totalidad del cabello, solo te falta formar un chongo entretejiendo ambos cabos; puedes ir haciendo nudos para fijar cada cruce.

4. Chongo de nudo

Es uno de los peinados recogidos fáciles que te fascinará por su sencillez y su aspecto moderno. Te quedará muy bien si quieres lucir un escote en la espalda, pues servirá para crear un efecto visual de que tienes el cuello más largo.

  1. Separa tu cabello en dos lados y retuerce un poco cada uno para que sea más fácil peinarte.
  2. Haz un nudo con los dos lados. Sí, un nudo, como el que haces cuando vas a abrocharte las agujetas.
  3. Retuerce los extremos que han quedado sueltos y enróscalos alrededor del nudo, hacia lados opuestos.
  4. Asegura con pasadores. Puedes soltar algunos mechones para darle caída al peinado.
  5. ¿Truquito vintage? Con un listón que lo rodee y que termine formando un moño encima del chongo obtendrás un estilismo muy retro y chic.

5. Corona hacia dentro

¡Una combinación ganadora! Excelente para novias bohemias que estén a la caza de peinados para boda de noche.

  1. Divide tu cabello en tres secciones: una media, una izquierda y una derecha. La parte central será la más generosa, pues, como verás después, habrá de enroscarse alrededor del resto.
  2. Enrolla sobre sí mismo el mechón de la izquierda y después llévalo hasta la nuca, donde tendrás que atorarlo momentáneamente al resto del cabello con pasadores.
  3. Haz lo mismo con el mechón de la derecha y una vez tengas el cabo de este mechón atrás, suelta los pasadores del anterior mechón y une izquierda y derecha con una liga. verás que resulta una especie de corona.
  4. Enrolla los extremos de ambos mechones y el cabello suelto que había quedado en el centro alrededor de la corona que acabas de formar con los mechones laterales y asegura todo el cabello por encima. Puedes darle un toque más romántico decorando el recogido con las flores para boda de la misma especie con la que ambientarán la ceremonia y la recepción.

6. Trenza superior

Si quieres lucir una cabellera espectacular y mantener tu rostro despejado, prueba este estilo.

  1. Divide tu cabello en una parte superior y una parte inferior; la sección de arriba tendrá que ser un rectángulo cuya anchura equivalga a la distancia que va desde el centro de un ojo al otro.
  2. Divide el frente de la parte superior en dos mitades: este será el nacimiento de una trenza de raíz en la que solo emplearás el cabello comprendido en el rectángulo que acabas de formar.
  3. Cuando acabes la trenza, sin salirte del rectángulo, sujeta la trenza con una pequeña liga y enrolla el cabo sobrante sobre sí mismo.
  4. Enrosca el rollo resultante formando un chongo alto y ¡listo!

7. Cola estilo gladiola

Te encantan las trenzas, pero ¿también las flores? ¡Estás de enhorabuena! Este peinado parece totalmente inspirado en una cadena de gladiolas. Además de estético, es súper funcional, pues solo tendrás que hacer una coleta y enrollar varias veces.

  1. Hazte una coleta; puede ser baja o alta, como quieras, pero sujétala con una liga que te guste, pues quedará a la vista.
  2. A unos cuatro dedos de distancia de esta liga, anuda nuevamente otra. Lo ideal es que esta sea del color de tu cabello o transparente, para que pase desapercibida.
  3. Separa por la mitad el segmento de cabello que hay entre ambas ligas, como si fueras a hacer un hoyito.
  4. Introduce por el agujero el cabo de la coleta y ata otra liga a otros cuatro dedos de distancia de la anterior.
  5. Repite el mismo movimiento tantas veces como el largo de tu cabello lo permita y cuando ya no puedas retorcer más veces, sujeta el extremo con otra liga.
  6. ¿Quieres introducir color? Anúdate al extremo superior de la coleta un listón del color temático de tu boda o a juego con el resto de los elementos. Tendrá que ser al menos de dos veces el largo de la coleta. Haz que los cabos se entremezclen en cada uno de los giros. Finalmente, este listón te servira para hacer un moñito alrededor de la última liga.

8. Nudo en la nuca

Si tienes el cabello ondulado y buscas una solución desenfadada que no desentone con tu vestido de novia sencillo, este peinado te gustará. Especialmente si estás planeando una boda campirana.

  1. Separa dos mechones a la altura de tus sienes.
  2. Llévalos hasta la nuca y anúdalos.
  3. Fija con unos pasadores el nudo; así evitarás que se deshaga, especialmente si tienes un cabello difícil de domar. Súper sencillo, ¿verdad?

9. Chongo trenzado

Otro estilo perfecto para lucir la espalda. No te tomará más de 15 minutos.

  1. Empieza dos trenzas holandesas en sendos lados de la cabeza; con este trenzado queda muy vistoso, dado que el tejido es al revés, pero puedes probar con diferentes tipos de trenzas.
  2. En la parte de atrás de tu cabello, entrelaza ambas trenzas con el resto del cabello para crear un chonguito.
  3. Asegura con pasadores. 

Por su versatilidad, estos peinados también pueden lucirse tanto con un vestido de noche como con un vestido para fiesta de día. Así que es una opción maravillosa si no irás de blanco a tu boda civil o si quieres proponerle alguno a tus damas de honor. Puedes usarlos como base o como inspiración para peinados más elaborados. Contacta ya con tu estilista profesional y decide con cuál de todos los peinados de novia querrás verte el día de tu boda.