Blaisse Franco Wedding Photographer

Una boda exige mucho, lo sabemos; desde asegurarse de que todos confirman asistencia después de entregar las invitaciones de boda hasta elegir los complementos del vestido de novia que tanto tiempo te llevó escoger. Y aunque es un evento que se quedará en la memoria, también hay que tomar en cuenta detalles que siempre surgen en la planeación y de lo que no muchos les advertirán. Los entendemos: por eso queremos decirles que es normal que se demoren en elegir un sabor y presentación entre todos los pasteles de boda.

Puesto que es un proyecto entre dos y la organización depende de su voz y voto como pareja, les prevenimos de aquellas situaciones que tarde o temprano llegarán. No se muerdan las uñas por la ansiedad ni permitan que esto afecte a sus relaciones amistosas, pues sí, ¡una boda no es cualquier cosa! Verán que, si se anticipan, todo saldrá excelente.

1. Pareja monotemática

“Encontré el ramo de novia natural perfecto”, “estamos planeando una comida excelente, ¿qué opinan?”, “¿te gusta este peinado de trenzas modernas o no va conmigo?” Sí, es momento de hacerles saber a sus amigos que, por lo pronto, su principal tema de conversación será la boda, la boda y la boda.

Sean también comprensivos si notan algún decaimiento de interés entre ellos y traten de engancharlos con aquellos temas que más ilusión les hagan a sus amistades. Por ejemplo, puede que tus damas estén deseando saber qué tipo de vestidos para fiesta en jardín tienes pensado para ellas. Oxigenen también su mente y traten de pensar en otras cosas, no sea que sus amistades terminen cansadas de ustedes.

Iván Feliciano

2. Alguien tiene que ceder

¡Es la primera prueba de su vida en matrimonio! Si no coinciden en cómo serán los recuerdos para boda económicos o la música que se escuchará durante la cena, alguien tiene que ceder. Trátenlo como una negociación: valoren opciones del agrado de los dos. Pero si esto no sirve, si alguno elige tal cosa, el otro tiene libertad en otra área. ¡Y todos contentos! Recuerden que tienen que estar felices de lo decidido.

3. Ni modo: a organizar todo

La planeación de una boda requiere de anotar, cotizar precios con proveedores, hacer pruebas de maquillaje o de traje de novio… Todo esto compártanlo en pareja y tomen apuntes de las tareas que hay que realizar y cúmplanlas con ciertos plazos. En Bodas.com.mx te ayudaremos a tenerlo todo bajo control con nuestra lista de tareas, que incluye todos los detalles que han de tomar en cuenta.

Siéntense y tengan sus reuniones para palomear lo que ya se ha hecho y sacar dudas e ideas, pero siempre con una organización que no deje en el aire ni las flores para boda, pues cada cosa cuenta.

Iram Ortega

4. Bodas en el ring: ¡nuestros amigos también se casan!

Otra situación es que los amigos también tengan una boda cercana en fechas y parezca que se vuelva una competencia por ver quién deslumbra más, quién tendrá las mejores invitaciones de boda elegantes, quién consigue la más alta calidad del catering y al mejor precio o quién entregará los recuerdos para boda más originales… ¡Relax! Sí, parece una competencia, pero al final son dos parejas distintas: siempre busquen que su boda sea digna de su propia esencia.

5. Se pondrán emocionales

Abordar una empresa de esta magnitud, los contratiempos que vengan, tanto económicos como de situaciones inesperadas, o simplemente el hecho de trabajar en equipo los harán ponerse emocionales.

En caso de que aflore demasiado la sensibilidad o si llegan a ponerse  muy susceptibles y hasta irritables, tomen un respiro y aplacen aquello que les preocupe. Tomen en cuenta siempre la opinión del otro y apóyense mutuamente.

También los amigos y familiares podrán ser su paño de lágrimas y ese hombro al cual acudir. Nunca falta aquel novio o novia que se siente agobiado por presiones de tiempo o de conseguir tal cosa para la boda. El camino puede parecer difícil, pero mejor valoren lo positivo: ¡su gran unión!

Protestante

6. ¡Esos gastos que no contábamos!

En el presupuesto no solo hay que incluir esos detalles que han considerado, como los muñecos para el pastel de boda, sino también los imprevistos. Muchas parejas terminan sorprendiéndose y asustándose con pagos que no esperaban hacer, pues no se cotizaron. No dejen que el gasto no contemplado en propinas, descorches, horas extras de proveedores durante la boda o algún imperfecto durante la recepción nuble su tranquilidad financiera.

No entren en pánico y mejor anticipen estos gastos. Escriban muy específicamente así sea el mínimo detalle y métanlo en su presupuesto para que estén un paso adelante. Pero les advertimos que pueden surgir otros. ¡Hagan su “colchoncito”!

7. ¡Tenemos muchas ideas!

Llega un punto en el cual las ideas de todo tipo aparecen. Y más si están ávidos de imágenes de recuerdos para boda, son amantes de lo foodie y de ver presentaciones de comida y mesas de dulces para boda o… ¡Alto! Mantengan prioridades y siempre discutan si aquello que les maravilla entra dentro del presupuesto. No pierdan de vista cómo quieren que sea su boda.

Sí, es común saturarse, pero aprendan a filtrar. Hablar con parejas que ya tienen su boda a sus espaldas ¡será de gran ayuda!

Allan Rice Fotografía

8. Recomendaciones que no pidieron

Casi todos a quienes les compartan la noticia les darán sus recomendaciones: “debes usar uno de los vestidos de novia de encaje que vi en tal o cual sitio". O "espera que te muestro el peinado recogido que llevó mi prima en su boda”. Y siempre están esos amigos cazatendencias que les llenan la bandeja de entrada del correo con todas las tendencias: “fíjate que el ultra violet es el color del año” o “miren qué bien se ven estos monitos de pastel de Star Wars”.

Sí, a veces se pasarán de descabellados, pero piénsenlo dos veces: ¡lo hacen desde el cariño! A veces, la recomendación que ustedes menos solicitaron puede ser de lo más inspiradora. Sonrían y acepten que todos querrán colaborar en su enlace, pero la última palabra la tienen ustedes.

9. ¿Y si debimos contratar un wedding planner?

Sí, puede llegar un momento de pánico, en caso de no haber elegido meter en su presupuesto un wedding planner. Aunque es posible que ambos lo hagan por su cuenta, con alguna ayuda voluntaria de padrinos o amigos y familia, muchas parejas descartan a esta figura externa de organización por considerarla costosa.

Sin embargo, este tipo de profesionales puede ser muy práctico para solucionarles muchas situaciones. Son especialistas, tienen una buena cartera de contactos y hasta les dirán en qué mano va el anillo de compromiso si la duda surge.

Pero en caso de que no lo hayan hecho, sí, sabemos que se preguntarán “¿por qué no lo hicimos?” Respiren y cuenten hasta 10. ¡Sí se puede, sí se puede!

True Colors Wedding Dance Lessons

10. La temible lista de invitados

Siempre existirá este conflicto y hasta podrán entrar en discusión de si sí o no invitar a tal persona, si darle pase doble, si hacer una boda sin niños… Tomen en cuenta el presupuesto, el estilo de la boda, la cercanía de cada persona con ustedes y la posibilidad de que asista, entre otros factores. Y siempre hablen en pareja, porque sí, ¡todos los novios han pasado por ese eterno dilema!

¿Se identifican con alguno de estos puntos? ¿Los acecha alguno? ¿Están con los pelos de punta por elegir ramo de novia o el tipo de catering? No se preocupen, aquí los ayudaremos con nuestros artículos y verán que elegir los arreglos florales para boda puede ser menos temible de lo que parece. ¡Compártannos sus inquietudes!