Así como hay vestidos de novia para todos los estilos y hasta el mínimo de los detalles puede personalizarse, lo mismo sucede con los pasteles de boda. Los muñecos están en prácticamente todas las imágenes de pasteles de boda y los encontrarán de diferentes materiales: en fondant, porcelana fría, madera, plástico y hasta juguetes. 

Habrán visto que la decoración de pasteles de boda es uno de esos aspectos del catering en los que más se tiende a innovar. Las flores, los naked cakes, las frutas a la vista y los diseños minimalistas son algunas de las tendencias ineludibles en pasteles. Y aunque los muñecos ya no son el único cake topper, siguen siendo la forma más simpática de poner romanticismo, ternura, frescura e incluso humor en este postre nupcial. El abanico de diseños es muy amplio y seguro encuentran las figuras perfectas para adornar su tarta. ¡Exploremos algunos estilos!

1. Amor clásico

Para coronar los pasteles de boda elegantes, nada como las figuras que aluden el romanticismo de las tradiciones nupciales. Un inocente beso, el novio cargando a la novia o la pareja retirándose en el auto de recién casados con todo y latas son las opciones más recurrentes de las parejas más clásicas.

Ahora bien, si su historia escapa de convenciones y es digna de película, podrían narrar su relación en cada una de las alturas del pastel. Realmente existen artistas pasteleros que conseguirán recrear cómo se conocieron, cuál fue el viaje más importante de su noviazgo e incluso cómo fue la entrega del anillo de compromiso. Más o menos realista, con más o menos símbolos, ¿qué historia contarían ustedes desde la base del pastel hasta su cumbre?

2. A fuerzas, ¿seguro?

¡Nos casamos! Otro clásico son los monitos que representan en tono chusco los "suplicios" del matrimonio y las bodas. Cada vez se ven menos, pues suelen retomar algunos estereotipos sexistas de la vida en pareja. Sin embargo, si su estilo es irreverente y no tiene problemas con lo políticamente incorrecto, puede que quieran ver al novio o a la novia enmudecido y aceptando sin refunfuño su unión en matrimonio. Sobre todo, asegúrense de que ningún listón apriete demasiado a alguno de los muñequitos ¡y todos felices!

3. Novios frikis

Las bodas frikis pueden explotarse de muchas formas: ¿por qué no llevar sus gustos a la cima de sus pasteles de fondant para boda? Los personajes de películas, de videojuegos, de series de televisión suelen ser un hervidero de ideas. La mejor parte es que en pareja pueden crear el final alternativo que prefieran casando princesas con superhéroes o tu mini “yo” con Darth Vader... y que la fuerza los acompañe.

4. Gustos peculiares

Si de sellos personales se trata, nada como plasmar aficiones y pasiones compartidas. Podrían ser unos novios tocando instrumentos y cantando, practicando su deporte favorito o disfrutando de su hobby preferido. En este sentido, se pueden hacer minirréplicas de ustedes mismos y personalizar las figuras de acuerdo a su profesión, por ejemplo, unos muñequitos chef.

5. Mundo deportivo

Los deportes llegan a las imágenes de pasteles de boda y qué mejor si comparten esta pasión con su pareja. Se puede abordar vistiendo las figuras con el uniforme de su equipo favorito o, si son novios fitness, ejecutando una rutina de ejercicio. A fin de cuentas, el matrimonio requiere estar entrenado de amor, ¿no creen?

6. Sol, arena y mar

O sea, ¡playa! En un ambiente marino encajan unos novios haciendo snorkel, en traje de baño o de buceo, el novio "pescado" por la novia o viceversa. Si prefieren alejarse de las figuras antropomórficas, puedes servirles unos peces besándose y detalles como estrellas de mar, conchas, caracoles o un mensaje en botella en el que seguro van los más románticos pensamientos de amor para tu esposo. Y hablando de animalitos...

7. Inspiración en la fauna

Si se enamoraron de Judy Hopps, Nick Wilde, Benjamin Garraza bailando al ritmo de Gazelle y de todo el reino animal de Zootopia, entonces a su tarta le sentaría muy bien una pareja de pingüinos, conejos, búhos, hipopótamos, changuitos o ¡los tortolitos que quieran! O si estaban preguntándose qué papel puede tener su mascota en la boda, mientras lo deciden, vayan encargando su muñequito para el pastel. 

En temas de pasteles de boda los precios son un factor importante cuando llega el momento de casarse con el indicado; sobre todo si las invitaciones, el ramo de novia, el banquete y otros detallitos ya han engordado el presupuesto. La buena noticia es que con poco se puede hacer mucho y los famosos cake toppers con letras y siluetas pueden ser una opción más asequible para personalizar su tarta y transformarla en un exquisito recuerdo para boda. Después de todas las ideas, ¿cómo encargarán sus muñecos?