Las asimetrías aportan elegancia y personalidad a los vestidos de novia. Desde hace ya algunas temporadas llegaron a las pasarelas nupciales para dar un aire vanguardista y juvenil, que seguirá presente tanto en los modelos nupciales como en los vestidos de fiesta. Esta tendencia también se trasladó a los ramilletes que dieron paso a los ramos de novia con flores de diferentes tamaños, formas y colores para llenar de encanto el look nupcial. 

El escote asimétrico queda bien en vestidos princesa y sirena, siluetas rectas, cortes en A, modelos evasé, diseños cortos, trajes de dos piezas y con pantalón. Pero, ¿cómo se distingue este tipo de escote? ¡Aquí te lo contamos!

El hombro más coqueto

¿Ubicas los diseños con escotes en diagonal que dejan un hombro al descubierto? Esta es la forma más clásica y rápida de filtrar los escotes asimétricos. El plus de los vestidos de novia 2020 son escotes lenceros, contrastes de alto impacto, asimetrías que se extienden a los brazos y superposiciones.

Te platicamos más sobre estas tendencias para que puedas aplicar el siguiente filtro a tu búsqueda. ¿O será que ya tienes algunas de estas imágenes de vestidos de novia guardadas en tus favoritas?

Tirantes lenceros

En los vestidos de novia corte princesa y en A se ven tirantes de encaje que suben en diagonal o en línea recta para sujetarse de un hombro. En algunos diseños, los motivos florales parecen flotar gracias al efecto de las transparencias. La delicadeza de este estilo es ideal para las novias románticas que quieren lucir sensuales sin revelar demasiado.

En un tono más glamoroso están los vestidos de novia corte sirena con tirantes revestidos de cristales y pedrería. ¡Elegancia pura!

Hombros oversized

Entre los vestidos de novia modernos, en especial los que tienen volumen, están los diseños que rescatan el protagonismo de los hombros en los años 80. En este tipo de modelos se dramatizan los escotes asimétricos con holanes, flores y moños maximalistas.

Si el contraste de formas y tamaños no es suficientemente audaz, están los acentos de color que van desde los tonos beige y rosas, hasta dorados, plateados, azules y rojos tornasolados. Sin perder de vista el lado romántico de la feminidad, el escote también se enmarca con elementos en versiones más discretas y muy coquetas. 

Brazos asimétricos

Los vestidos de novia con manga son tan versátiles que se fusionan con el escote asimétrico para contagiarse de sensualidad, sin perder elegancia. En este caso la asimetría radica más en los brazos al descubierto que en el clásico corte en diagonal. Aunque los contrastes con manga larga lucen más, el escote asimétrico también resalta con mangas estilo poeta, hombros caídos y trajes de dos piezas.

Escotes sobrepuestos

Además de vanguardistas, las piezas que se pueden quitar y poner han sido aclamadas porque permiten armar dos looks con un solo vestido. Lo radical que sea el cambio va en gustos y personalidades.

Con los maxilazos desmontables se pueden crear escotes y mangas asimétricas dependiendo de cómo se acomoden y un nudo original o un prendedor pueden ayudar a marcar la asimetría. Eso sí, hay que tener cuidado con la geometría del escote base para que luzca bien en conjunto con la superposición asimétrica.

¿Qué tan favorecedor es el escote asimétrico?

Por regla general, las asimetrías crean un efecto alargador en beneficio de la silueta. En cuanto a los escotes, estilizan el cuello y hacen que los hombros se vean más finos.

En caso de que quieras realzar tus hombros y busto, pero no te sientes segura con un vestido strapless, el escote asimétrico es una buena opción. Ademas de brindar soporte al sujetarse de un hombro, queda bien a cualquier tamaño de copa.

¿Y con qué peinado y accesorios se ve mejor?

Tomando en cuenta el contraste de formas que ofrece el escote asimétrico, no suele usarse con collares o gargantillas. De esta forma, no se romperá la armonía ni se recargará el diseño. 

Los vestidos de novia sencillos con escotes discretos permiten pendientes largos o voluminosos. Por el contrario, a mayor volumen, aplicaciones o contraste de formas, son preferentes los aretes chicos o broqueles. Dependiendo del tipo de escote, los minis y maxiaretes pueden acentuar la asimetría.

El tocado y el peinado también deben tomarse en cuenta. Los moños altos o bajos son un acierto porque despejan la zona de hombros, cuello y espalda para que el escote luzca más. Cuidando que la melena caiga hacia atrás o al lado contrario del tirante o de la manga, el escote asimétrico puede enmarcarse con peinados medio recogidos o el cabello suelto.

Ahora que conoces todas las características y con qué accesorios se pueden complementar, ¿te gustaría llevar alguno de los vestidos con escote asimétrico de la galería en tu día B? Seguro que el peinado de novia que elijas ayuda a que el diseño luzca más cuando camines hasta el altar con tu ramo de novia natural. ¿Te lo imaginas? ¡Te verás sensacional!