Lowo Films

En el primer baile de casados, una mirada romántica lo dice todo. El amor de la pareja se respira en la pista y traspasa el blanco vestido de novia y el elegante traje de novio. Y qué decir cuando unen sus manos para cortar juntos el pastel de boda elegante. Las alianzas y el anillo de compromiso destellan en este tradicional gesto de amor y prosperidad. Estos momentos de la boda son parte del guion de sus vidas ¡y merecen ser grabados en video!

Tener un videógrafo profesional y con experiencia en reportajes de boda es fundamental. ¿Es muy caro? ¿Con cuánto tiempo hay que pedirlo? ¿Qué estilos pueden dar como resultado? Si aún quieren conocer todo lo necesario sobre el video de su boda, tomen asiento, que la proyección comienza.

¿Qué incluye el video de boda?

Contratar un servicio de video para boda implica que un profesional o un equipo de profesionales grabe en formato audiovisual aquellos momentos que ustedes consideren importantes en la boda. El resultado seguramente serán horas de material grabado y un video o videos editados, que serán el relato y testimonio de su boda.

Además de los instantes previstos en el programa del día de la boda, el videógrafo deberá tener olfato y ser muy observador para que las anécdotas, las miradas cómplices y todas las emociones que puedan surgir de manera imprevista en el gran día queden registradas.

De manera que tan importante será que el “sí,acepto” de ambos pase a la posteridad como los abrazos efusivos que les darán sus seres queridos, las miradas atentas de sus papás, orgullosos, y el momento en que la abuelita se puso a cantarles a pleno pulmón.

¿Y si queremos grabar aparte de la boda?

Así como en la fotografía de boda han ganado peso las sesiones preboda y posboda, en el video también es habitual que se graben sesiones previas y posteriores al gran día, como en este video de save the date realizado por PhotoFLEXAS. Si este será su caso, será importante que conozcan la disponibilidad de su proveedor y pacten qué tipo de servicio desean, cuántos videos necesitan, en qué estilo y qué expectativas tienen. Solo así podrán tener cotizaciones personalizadas.

Algunos ejemplos de servicios adicionales a la grabación del día B son entrevistas o mensajes donde los novios se dedican pensamientos de amor, la fiesta de compromiso con la familia, un tráiler que podrán compartir en su web de boda o en sus redes sociales o el cada vez más solicitado trash the dress donde el vestido de novia moderno se convierte en protagonista.

¿Qué estilos de video podemos tener?

Cada pareja es un mundo. Así que ustedes platiquen con los profesionales para ver qué estilo los representaría mejor. Y, por supuesto, miren los portfolios de trabajos de sus videógrafos favoritos.

Si ambos son aficionados al cine, una gran elección será el estilo cinematográfico. Si quieren algo más conservador, podrían elegir un paquete más tradicional o de tipo documental.

Pero si la creatividad les sale por los poros, como ya habrán visto al momento de encargar sus invitaciones de boda originales, elijan un estilo artístico, donde se enfoque cada detalle, incluyendo ese anillo de compromiso de oro blanco o tomas que sorprendan al espectador. ¡Hasta querrán preparar palomitas cuando proyecten su video en casa con la familia y amigos! 

Entre opciones de equipo, si quieren tomas de impacto, cotejen que tengan acceso a nuevas técnicas, como drones, cámaras de acción tipo GoPro, lentes en 360° o cámaras en HD, especiales para cine digital. ¿Quieres ver cómo se ven las tomas aéreas y con cámara sumergible en este trash the dress en la playa que filmó By Love?

¿Cuánto cuesta el servicio?

El precio del servicio varía de acuerdo a cada proveedor y el equipo de cámaras, iluminación o personas que requiere. Si desean un video de estilo cinematográfico, con drones, GoPro y más ángulos, obviamente el precio será superior.

Por estos mismos factores, es difícil hacer una estimación realista, ya que cada servicio es completamente diferente. Entre los proveedores de video para boda de nuestro directorio, encontrarán tarifas promedio que van desde los 10 mil hasta 30 mil pesos.

Igualmente, también depende de los viáticos de viaje y de las horas extra de grabación que le pidan al equipo. Aunque querrán que todo salga según el horario marcado, pregunten a su proveedor si tendrá disponibilidad de añadir horas en caso de ser necesario y cuál será la tarifa. Si la cena se atrasó más de lo que creyeron y el lanzamiento del ramo de novia natural tuvo que posponerse, valoren si ese pedacito de la grabación justifica ese tiempo extra.

Generalmente, les pedirán un anticipo aproximado del 20 al 30%; el resto podrá ser abonado el día de la boda o con la entrega final. Como siempre, es importante que todo esto quede escrito en su contrato.

Si desean ajustar su presupuesto, pidan información de qué tipo de servicio podrán recibir por el importe de que dispongan y eliminen lo que pueda ser prescindible para ustedes.

¿Cómo y cuándo lo recibiremos?

Actualmente, el video se entrega en memoria USB o en disco DVD o Blu-ray. Siempre en unas cajas nupciales muy monas. Si quieren ser precavidos, saquen respaldos en diferentes dispositivos y suban una copia del documento de video a alguna carpeta en “la nube”.

Como puede depender del tipo de encargo, el plazo de entrega deberá ser acordado con su proveedor para tener claro desde un inicio el tiempo estimado. Hay estudios que tardan de uno a dos meses en entregarlo, que es lo más común.

Si les parece mucho tiempo, tal vez pueden pactar con el realizador que les adelante algún clip. De preferencia, hablen esto al momento de establecer las condiciones del contrato para velar por sus intereses, pero también respetar el trabajo de los realizadores y editores de video. Un fragmento siempre será un contenido interesante si quieren compartir ese avance con sus invitados a modo de tráiler, como este realizado por Peppermint en San Miguel de Allende. ¡A darle play!

¿Cuándo lo contratamos?

Evidentemente, cuanto antes contraten el servicio, tendrán mayor seguridad de que el proveedor que les gustó estará disponible el día de su boda. Así como la decoración para pastel de boda debe ser encargada con tiempo para que los pasteleros puedan hacer el diseño con tiempo y hasta tengan oportunidad de hacer pruebas, también deben reservar este servicio en cuanto les sea posible.

Hay agencias que solicitan al menos un mes; otras trabajan con hasta seis meses de antelación, sobre todo si su trabajo está muy solicitado. Además, es importante conocer a la pareja, entrevistarse y tener una comunicación certera sobre los gustos y las ideas que desean. Por ejemplo, para el videógrafo será un dato de interés saber si el vestido de novia de encaje fue heredado de la mamá o si el boutonniere llevará una flor autóctona del estado donde nació el novio. Es fundamental comprender a los prometidos, ganarse su confianza y hacer que se sientan cómodos, como lo consiguió el equipo de Motion Lux Cinema con Liliana y Michael, ¿quieres ver su emotivo tráiler?

¿Cuánto debe durar el video?

La duración del video o los videos queda a elección de la pareja. Usualmente se entregan videos cortos, de unos 20 a 30 minutos, como máximo, pero depende de sus preferencias.

Con videos breves de no más de cinco minutos cada uno captarán la atención de todos. ¡Imagínense las reacciones de las personas en sus redes sociales! ¿Han visto videos de sus amigos en redes sociales? Lo que dure una canción; justamente esta es la tendencia.

Con la edición, los momentos más memorables recibirán un tratamiento prioritario y seguramente sacarán una lágrima a más de uno que recuerde haber bailado ese tema romanticón en su vestido largo de noche. Y tampoco faltarán las risas al revivir quién y cómo atrapó la liga de novia.

El video de boda será el documento de amor más fuerte. Ese que capturará esos momentos que se quedan en la memoria, como cuando leyeron sus pensamientos de amor cortos ante el altar e hicieron el brindis con sus familias justo antes de servir el pastel de boda. Así que tomen en cuenta estos tips ¡y planeen el metraje de sus sueños!