El día de la boda, el ramo de novia será mucho más que una extensión de tu brazo. Este elemento complementará a tu vestido de novia más incluso que tus zapatos o los peinados para boda. El bouquet que escojas para abandonar la soltería tendrá el poder de reforzar tu estilismo o de echarlo por tierra. Revisa a conciencia este catálogo de ramos de novia para que tu elección sea coherente con el estilo de tu boda y de tu outfit.

¿Qué flores debe llevar?

Si ya tomaste la decisión de portar uno de los maravillosos ramos de novia naturales que te mostró tu florista, deberás tomar en cuenta la temporada en la que te vas a casar. Hay estaciones y meses del año en los que no encontrarás todas las especies que te gusten o la única solución será pagarlas muy caras. De igual manera, si el modelo que quieres es 100% exótico y no está entre la variedad de flores mexicanas, tendrás que terminar importando, lo que encarecerá sobremanera el coste de tus flores para boda.

Asimismo, otro punto a considerar será la locación de la boda. Los ramos deben adaptarse al escenario del enlace y no solamente por la decoración del tallo o la inclusión de elementos decorativos entre las flores. Aunque dependerá bastante del efecto que quieras perseguir con el ramo (ya sea contrastar o alinearse al resto de elementos), los ramos de novia rojos suelen destacar más en entornos naturales. Sus tonos carmesí vibran con fuerza junto al verde de la naturaleza o los tonos claros de la orilla del mar.

Lo mismo sucede con las especies florales y otras plantas que entraron pisando fuerte en el sector de los arreglos de mesa para bodas. Mientras que la paniculata, las suculentas y las alcachofas irrumpen con bastante naturalidad entre los ramos para bodas al aire libre, podrían ser apuestas un poco arriesgadas para una boda de lo más convencional.

Recuerda que no existen las verdades absolutas, pero tanto tu florista como tu organizador de bodas serán quienes mejor te podrán asesorar sobre las flores que mejor se acoplan al estilo de la celebración que están organizando. 

¿Qué formas funcionan mejor con mi vestido?

Si bien la forma de los ramos de novia artificiales es más fácil de manipular, dado que se confeccionan desde cero, tanto estos como los que se elaboran a partir de flores naturales pueden presentar diferentes arquitecturas. Las más habituales son las siguientes.

  1. Bouquet redondo. Es el ramo clásico en el cual las flores forman una especie de balón, casi como si se tratara de un pomander. Es pequeño y cómodo para llevarlo todo el día. Una versión de este podría considerarse el ramo en domo, que es aquel cuyas flores se unen formando media esfera. Por ser los modelos más tradicionales, son perfectos para ambientes clásicos, como las bodas que se celebran en salones interiores.
  2. Ramillete. Dejando a un lado la silueta ordenada del ramo redondo y sus versiones, los ramilletes son similares pero más pequeños. Al guardar una estética similar a la de un puño de flores recién tomadas en un paseo por el bosque, son un buen complemento para los vestidos de novia de encaje. Por ello, queda ideal en las bodas vintage, campiranas y en cualquier otro escenario natural. 
  3. Ramo asimétrico. Sin una forma predefinida, este tipo de ramos suele tener bastante volumen. Los hay con forma de media luna, de cascada... Son un interesante acento de color y consiguen llamar mucho la atención, por lo que no casan demasiado bien con los vestidos demasiado recargados. En cambio, la libertad con la que se agrupan sus flores y su aura de espontaneidad los definen en el lado de los vestidos de novia sencillos
  4. Ramo de tallo largo. Como su nombre dice, sus flores mantienen el tallo largo, que suele ir adornado, ya sea con encaje, algún pañuelo, listón o mecate. Visualmente, estiliza el cuerpo de la novia. Su composición casa bien con vestidos de novia de corte imperio y faldas rectas. Sin embargo, si lo que buscas en el ramo de novia es un punto de contraste, sus líneas rectas también pueden encajar bien con el volumen de los vestidos de novia corte princesa o con las curvas de las siluetas de sirena.

¿De qué tamaño debe de ser el ramo de novia?

La altura ideal para portar el ramo es a la cadera, aunque para los ramos de tallo largo lo más habitual es llevarlo posado en el antebrazo. Dicho esto, visualiza ahora tu vestido. Si vas a aparecer con un espectacular vestido de novia corte sirena, con un exuberante ramo en cascada tu atuendo corre el riesgo de quedar oculto detrás de las flores.

También será conveniente que tengas en cuenta las proporciones de tu cuerpo, puesto que un ramo de novia pequeño te hará parecer más corpulenta. Entonces, así como los bouquets XXL pueden servir para equilibrar figuras más anchas, las novias de talla pequeña deberían optar mejor por ramos de tamaños moderados. 

Para personalizar un poco más tu ramo, intenta incorporar flores que tengan un significado especial para ti o para tu familia. Además, puedes añadir detalles en él, desde un broche antiguo, un listón con esos pensamientos de amor que te inspira tu pareja, una fotografía, algo prestado, algo azul, algo nuevo (para la buena suerte)... La lista de opciones es inagotable. No importa si tu boda será religiosa y le ofrecerás un ramo a la Virgen de Guadalupe o si portarás un vestido de novia para boda civil y te ves tentada a reemplazarlo por una cartera de mano. ¡El ramo es un must!