Entre tantos ramos, elegir el indicado no es tarea sencilla. Junto al tocado, el peinado de novia, el maquillaje, los zapatos, la joyería y toda la infinidad de accesorios que existen, las flores que elijas pueden hacer resplandecer el vestido de novia o, por el contrario, pueden arruinar el estilismo. Si ya te decantaste por la intensidad del rojo entre todos los ramos de novia, descubre cómo portarlo con toda seguridad y sin que se contraponga con otros elementos.

El poder del color rojo

El color de las flores para boda dice mucho de la personalidad de cada pareja. Aunque se trate de sus tonos favoritos, hay que tener cuidado al incorporarlo al look nupcial y a la decoración, porque todas las tonalidades reflejan aspectos tanto positivos como negativos. El rojo es el color de la pasión y el amor ardiente, una excelente opción para las personalidades apasionadas, románticas, elegantes y atrevidas que encuentran en el rojo de los arreglos florales para boda la oportunidad perfecta para transmitir su amor lleno de pasión.

Si estás buscando elementos que puedan hacer una mancuerna en rojo con tu ramo, no te será en absoluto complicado. Tu vestido de novia corte princesa podría abrirse paso a la salida de la ceremonia entre un lecho de pétalos rojos. ¿O qué tal si empiezas a buscar atuendos rojos para tu cortejo de damas de honor entre todos los vestidos de fiesta 2018? Hasta podrían investigar qué coctel de bienvenida con fresas y frutos rojos será el más delicioso: tal vez puedan llevar estos mismos ingredientes a la decoración del pastel de boda.

Combinaciones armoniosas

La temática red & white es uno de los clásicos que ha trascendido y uno de los ambientes nupciales más recurridos. En su esencia más pura, esta estética propone los contrastes totalmente rojos, incluidos los ramos de novia artificiales, a los cuales también se les puede incrustar pedrería. Por otro lado, la intensidad en rojo puede aplicarse en efecto degradado con tonos de la misma paleta como el vino, escarlata y llegar hasta el rubor. Asimismo, puede combinarse con otras gamas como el naranja, el morado, el verde, el fucsia y tonalidades nude como el melocotón o el rosa palo.

Tendencias en rojo

Los clásicos no pasan de moda y las rosas rojas son por excelencia el símbolo del romanticismo, por lo que continúan vigentes en los escenarios más tradicionales. Dando un giro a las costumbres, aparecen en el catálogo de ramos de novia confeccionados con otras flores rojas como tulipanes, peonias, hortensias, dalias, petunias y otras menos comunes como las flores del cardenal, anturios, claveles, pentas, gerberas, amarilis, lirios o zinnias.

Los ramos de novia naturales de estilo silvestre marcan tendencia esta temporada y parece que perdurarán unos cuantas más. En cuanto a la forma, es innegable el protagonismo que, por un lado, han tomado los ramos en cascada y, por otro, el que asume una vez más la infalible delicadeza del bouquet.

Por último, es recomendable que los ramos de novia para eventos de día sean más sencillos y en colores más claros. En caso de optar por uno totalmente rojo, has de saber que es garantía segura para las celebraciones de noche. De igual manera, conservar la armonía no necesariamente implica que el ramo deba ser igual que los centros de mesa para boda o que debas mantener las mismas flores en el pastel de boda. Utilizar distintas flores con efecto degradado en los elementos de decoración hará que quede claro que la protagonista ¡eres tú!