Teal
Por Teal
Teal
Por Teal

París siempre es un referente de elegancia y romanticismo y, si se mezcla con la decoración que predominó en el periodo de entreguerras, la vanguardia brota sin querer. Envolver su festejo con el Art Déco va más allá de elegir un peinado de novia que vaya de lado y tenga ondas. Es también elegir cubiertos en tonos dorados y geometría para la decoración y los centros de mesa para boda. ¡Y no olviden una invitaciones de boda con patrones angulosos!

Una inspiración muy parisina

El Art Déco tuvo su origen en París en la década de los 20 del siglo pasado y fue contemporáneo a las muchas vanguardias que proliferaron hasta fin de los años 30. Sin embargo, hoy sigue vigente en muchas decoraciones vintage e incluso en actuales que emulan a las de esa época.

La principal característica de esta corriente es que las representaciones que plantea son a través de trazos geométricos, con líneas rotundas y sólidas. Cubos, ángulos y patrones en zigzag que combinan líneas paralelas y perpendiculares se convierten en una declarada obsesión de esta corriente, que se plasma, sobre todo, en la arquitectura y la decoración. Destacan a toda costa el lujo, la elegancia y los detalles en tonos metálicos.

Locaciones propicias para el Art Déco

El lugar en donde se llevará a cabo la celebración de su boda es muy importante para evocar la temática Art Déco. Pero calma, no significa que tengan que crear todo un set de película que deje vacías sus carteras.

Para evocar el lujo parisino de la época, del cual se hizo eco también el cine del viejo Hollywood, puede bastar con buscar una locación que tenga elementos definidos en barandales, candiles y candelabros, así como amplios ventanales. Opten por diseños con rombos, hexágonos y otros polígonos para vestir la decoración. Tendrán la opción de buscar hoteles o salones con ese aire retro ya listo o bien invertir en una decoración de esta estética para un espacio más neutro.

Los colores estrella

La tendencia es que sea elegante y glamuroso, por lo que los colores que predominan en el mobiliario y la decoración de este estilo son los dorados, negros, grises y plateados. Para que el ambiente no se vea demasiado oscuro y frío, apuesten por una iluminación en tonos cálidos.

En tanto, para los textiles, pueden decantarse por los rojizos, azules y verdes en sus gamas más oscuras. Estos colores pueden salpicar tanto las invitaciones como los manteles y los diseños de paredes. ¿Y qué decir de los vestidos elegantes de noche de las damas o los accesorios de best men y pajecitos? Dejen que esta paleta de colores que se antoja taciturna inspire el vestuario de su cortejo.

Materiales para el mobiliario

Cumplir con la característica de que el mobiliario de la boda se componga de piezas antiguas y de época no es suficiente. Los más adecuados son los que están elaborados principalmente en tres materiales: madera de ébano, acero y piel.

Las sillas pueden ir en madera con tela estampada a rayas que alternen terminados brillosos con mates. Y si quieren darle una interpretación más moderna a este estilo a la hora de seleccionar el tipo de sillas de su boda, también pueden elegir unas sillas Luis XV en su versión transparente (ghost). 

En las mesas, los cubiertos deben ser de metal en color dorado, tal vez a juego con algún detalle dorado que ribetee vasos, copas y platos. Las servilletas de tela y el menú también pueden llevar franjas con patrones geométricos, así como las orillas de la vajilla. ¿Y qué les parecería que su espacio lounge tenga una sala con sillones de piel en la paleta de colores preferidos de este tema?

Decoración muy cuidada

¿Cuál será el punto fuerte del Art Déco? La decoración, obviamente. Coloquen sus arreglos de mesa para boda en bases y recipientes en los que a simple vista se aprecie esa obsesión por las líneas que destaca en esta corriente. ¿Qué tal algunas macetas o terrarios en forma de prisma o poliedro y unas generosas plumas en lugar de flores?

Por supuesto que no pueden faltar los patrones repetidos en alguna de las paredes importantes de la locación. Podría ser detrás de la mesa del pastel o de la mesa principal de los novios; rombos, hexágonos o líneas onduladas le darán el toque chic. Y si quieren que los recuerden siempre, no estaría mal obsequiar a tus invitados floreros estilizados con líneas definidas, en metal, y en contraste con formas redondas y cuadradas.

La mesa de bienvenida, la del libro de firmas y la mesa de dulces para boda pueden tematizarse con máquinas de escribir, gramófonos y ¿qué les parecen unas cámaras instantáneas tipo Polaroid? Sí, son algo posteriores al Art Déco, pero este anacronismo puede ser la manera más retro de que sus invitados inmortalicen sus looks en un escenario tan rico en detalles. 

Iluminación déco

La luz de una boda Art Déco debe ser tenue. De hecho, si buscan lámparas que cumplan con este tipo de diseño, se podrán dar cuenta de que su función, más que iluminar, será decorar. Las más características de esta época son metálicas en tono dorado, bronce y eventualmente elaboradas en acero inoxidable, aluminio y plata. No podrán faltar candiles con piezas de vidrio o elementos en madera ni las formas en trapecios, triángulos, cuadrados, círculos y zigzags.

Papelería inspirada en el Art Déco

Si han decidido inspirarse en esta temática, es indispensable que lo hagan desde que avisen a sus familiares y amigos sobre su enlace matrimonial. El binomio negro-dorado, las formas geométricas, los ángulos y los cortes láser imprimirán, nunca mejor dicho, en sus invitaciones para boda civil un estilo lleno de lujo y distinción.

Los patrones de figuras geométricas tienen que estar presentes en el papel, ya sea con un toque discreto en una línea que bordee a la invitación o con un diseño más cargado en el que predomine el color dorado en un diseño que abarque gran parte de la tarjeta.

Novios estilo años 20

Cuando el pasado regresa, aunque no se pertenezca directamente a él, y se ponen todos los medios para que resurja de la mejor manera, el resultado es increíble. Un vestido de novia corte sirena que resalte tu figura y unos accesorios con detalles geométricos o flecos te harán ver como una estrella de cine de los años 20. ¡Busca toda la inspiración en El Gran Gatsby! El maquillaje debe ser ligero, pero con unos labios en carmín o rojo escarlata que roben las miradas. El cabello de lado o con ondas da forma a peinados recogidos elegantes aptos tanto para novia como para invitada.  

En el caso del novio, accesorios como un reloj de cadena, una boina, corbata de moño y tirantes (a excepción de quienes lleven frac) serán los compañeros ideales para el look. Y lo mejor de todo es que son piezas que vuelven a ser tendencia, por lo que no se sentirán disfrazados.

Es muy posible que ninguno de sus invitados haya vivido la década de los 20 del siglo pasado, pero seguramente disfrutarán buscando un estilismo de esa época. Para ellas, los vestidos de noche negros con zapatos de estilo d'Orsay y complementos brillantes y geométricos para el cabello serán apuestas ganadoras. En los varones, un traje de etiqueta con corbata o moño oscuro y un peinado de lado sacarán lo mejor de cada uno. ¿Les marcarán el código de vestimenta en las invitaciones de boda elegantes o prefieren ser flexibles para dejarse sorprender?