Seas una persona con mucha o poca actividad social, tarde o temprano las invitaciones de boda llegan. Cuando tienes estas tarjetitas en las manos viene lo bueno: “Ahora, ¿qué me pongo?” Visitar las boutiques de vestidos de fiesta para probarte esos fantásticos modelos que descubriste entre las imágenes de vestidos de noche será algo que disfrutarás. Toma nota de estos tips y revisa esta fotogalería de vestidos elegantes para fiesta que harán que te decidas por tu look ¡en un dos por tres!

¿Cómo construir un look elegante?

Hay quienes llevan el buen gusto en la sangre; para la mayoría implica un talento que, como todos, hay que pulir. Lo primero que has de hacer al buscar un vestido para invitada es no confundir la elegancia con el código de vestimenta. Un vestido de fiesta largo será ideal para un evento con etiqueta rigurosa, mientras que para los cocteles demasiado casuales tal vez los vestidos de noche cortos son más apropiados. 

Segundo, visualiza a las celebrities que admires e imita el look de tu favorita. ¿Qué, qué, qué? No se trata de que te conviertas en un clon, sino de que poco a poco vayas probando piezas con las que te sientas cómoda y logres proyectar la mejor versión de ti misma.

Así, llegamos al tercer punto: encuentra tu propio estilismo. Los vestidos tienen que ser una extensión de ti, no un disfraz. Aunque duela, hay que mirarnos al espejo, identificar nuestro tipo de cuerpo y no usar algo porque sea lo más in del momento, sino porque realmente nos queda bien. Ahora sí, ¡a explotar tu belleza con elegancia!

Colores y estampados

Los eventos de etiqueta y formales siguen estrictamente la regla de colores oscuros para la noche, claros y estampados para el día. En esta línea, encajan el auge de los vestidos de noche azul rey y el toque clásico de los vestidos de noche negros. En las confecciones modernistas se incorpora en dualidad el blanco y negro. Y si lo que buscas es una elegancia atrevida, los vestidos rojos de noche ¡son tu opción!

Saliendo de lo riguroso, se presentan las tonalidades nude que pueden usarse tanto en el día como en la noche, así como, los estampados. La frescura y naturalidad que evocan estos colores pastel predominan en la paleta de los vestidos de noche para embarazadas.

También son una apuesta segura por la elegancia las faldas con motivos florales, lunares o rayas matizadas por tonos lisos en la parte superior. La faceta clara también está compuesta por rosa, azul, gris, verde, amarillo, salmón y lila. Girando hacia tonalidades intensas, se imponen el morado, el fucsia y el magenta.

Escotes y transparencias

Enseñar de más no es elegante, así que deberás cuidar qué tipo de escote empleas. Si este aspecto no lo dominas bien, lo mejor es descartarlo: opta por un favorecedor escote barco o uno discreto en V. Un peinado romano o un chongo bajo puede ser el peinado de noche recogido que mejor coordine con este tipo de cuello.

Si te sientes cómoda llevando los hombros descubiertos, puedes probar con un escote alto, corazón, bardot, hombros caídos o tirantes spaghetti. En tu búsqueda de vestidos de noche encontrarás escotes profundos y transparencias; es recomendable dejarlos para eventos de categoría semiformal, etiqueta creativa y contextos casuales.

Matices satinados y metalizados

Son el toque glam chic con el que puedes destacar tu buen gusto por la moda en ambientes semiformales y casuales. El abanico de tonalidades es amplio, aunque destacan los diseños en dorado, plateado, bronce, ocre, guinda, púrpura, amarillo, morado, fucsia y verde. Son un lienzo propicio para superposiciones vaporosas, aplicaciones de encaje, realces bordados, trajes con pantalón y de dos piezas, cinturones, volantes, moños XXL y flores en tres dimensiones.

Cuida los accesorios

Los vestidos de noche con manga son un acierto clásico y elegante. Los detalles en pedrería también ayudan a enmarcar los hombros, el pecho y la cintura de arquitecturas tanto imperio como en A. En lo que respecta a joyería, los complementos minimalistas son la mejor mancuerna de un look elegante.

La sencillez de los vestidos de coctel puede apoyarse en accesorios más llamativos. Sin embargo, el carácter más ostentoso de los más clásicos vestidos de noche no debería ceder protagonismo a los complementos. Podrías combinarlos mejor con unos aretes sencillos, un clutch y unos zapatos de tonos discretos. Si la elección se complica, siempre puedes recurrir a una regla infalible: la sencillez es elegancia.