X&M
Por X&M
X&M
Por X&M
X&M
Por X&M

Sofisticado, misterioso, versátil… El negro es simplemente irresistible. Nunca pasa de moda, estiliza cualquier figura y puede usarse en cualquier ocasión… ¿O no? Antaño, el protocolo y la tradición marcaban estrictamente que el negro estaba prohibido en las bodas. Pero muchas cosas han cambiado en las últimas décadas: el vestido de novia, por ejemplo, ya no tiene que ser forzosamente de un blanco puro, y los vestidos de fiesta largos ya no están prohibidos en las bodas de día... ¿Cómo han cambiado las reglas para los vestidos de noche? ¡Descubre todo sobre el negro en las bodas y dale el sí a los modelos más seductores!

¿Qué significa vestir de negro?

Se dice que no hay nada más elegante que un vestido negro. Ha sido el favorito de las firmas más importantes en la industria de la moda y no ha abandonado las pasarelas desde que Coco Chanel lo aprovechó para crear y bautizar su “Little Black Dress” (LBD). Este ha sido uno de los descubrimientos más importantes en la historia de la moda que, según la diseñadora y toda la comunidad, es un imprescindible en el clóset de toda mujer.

Después de Chanel, el vestido negro ha sido considerado un símbolo de liberación femenina, de audacia y distinción. Aunque un LBD podría ser demasiado corto para ir como invitada a una boda, hay muchos ejemplos de vestidos elegantes de noche en color negro que se han vuelto icónicos. Para encontrar tu outfit ideal en negro, puedes inspirarte en el emblemático vestido largo Givenchy que lució Audrey Hepburn en Diamantes para el desayuno. O en los impactantes modelos de terciopelo que portaron Angelina Jolie (Atelier Versace, 2012) y Julia Roberts (Valentino, 2000) para asistir a la ceremonia de los Oscar en diferentes ediciones.

No lo vamos a negar. El negro también es un color que tiene algunas connotaciones negativas. Principalmente, nos remonta a la ropa que se usa durante los lutos. También se ha asociado este color con las clases más pobres, aunque, por esta misma razón, se le ha relacionado con la nobleza de espíritu y la humildad. A pesar de que se cree que el color negro es negativo, psicológicamente suele dar seguridad a quien lo usa. Corónalo con alguno de estos peinados de noche recogidos y el éxito está más que garantizado.

¿Se puede usar en las bodas?

Los diseñadores aseguran que no hay nada de malo en usar negro en una boda. Sin embargo, por mito, tabú o tradición, todavía hay quien se opone a que las invitadas luzcan vestidos negros, por lo que suele considerarse un gesto atrevido llevarlo. Es necesario que te armes de confianza ya que, si lo usas, tu presencia será original e intensa, pero definitivamente llamará la atención. Por otro lado, debes recordar que una boda no es una alfombra roja ni una pasarela: el propósito del estilismo de invitada es hacerte ver estupenda con tu vestido elegante para fiesta sin robar cámara a la novia.

Antes de descartarlo por completo o de correr a comprar tu modelo, ten en cuenta el tipo de ocasión en el que lo lucirás: si la boda es muy formal, glamurosa o moderna, un vestido de noche negro no lucirá fuera de lugar. Sin embargo, para una boda en verano o de estilo casual puede haber alternativas más apropiadas, como un vestido de noche azul rey o púrpura. Ni hablemos de cómo te verías de negro si te invitan a una boda en la playa.

Cómo llevarlo

La elegancia del negro radica en su simplicidad. Es un color impactante, especialmente en las bodas, por lo que no debes cargarlo con mucho brillo o demasiados accesorios. Lo más adecuado para restarle seriedad a tu imagen es elegir acentos que contrasten o armonicen con el color de tu vestido. Los contrastes con colores sólidos, como el rojo o el azul, son apropiados y pueden ser muy alegres, sin dejar de ser formales. Usa estas tonalidades en tu cinturón o en tus zapatos.

También puedes optar por matices metálicos en tus accesorios, zapatos e incluso en tu maquillaje. Desde perlas hasta oro amarillo, la pedrería es una buena alternativa, que además lucirá mucho, pues el negro atrapa la luz. Usa pocas piezas para acompañar tu atuendo y asegúrate de que tengan la fuerza para revitalizar tu look sin exagerarlo. Por ejemplo: si llevarás aretes grandes, acompáñalos con una pulsera y no con un collar. Los vestidos de noche cortos requieren de muy poco para sobresalir, sobre todo si son negros. 

Cortes y escotes

Recuerda que el protocolo dicta que los escotes más profundos no son apropiados para las invitadas de boda, pues para estar espectacular no es necesario querer eclipsar a la novia. Si estás buscando vestidos de fiesta para gorditas y quieres estilizar tu figura, plantéate el negro como una opción. Toma en cuenta que el corte de un vestido se define por la parte más ceñida al cuerpo, así que si quieres disimular tu cintura o tu cadera, busca un corte que se ajuste debajo del pecho. Recuerda también que lo más importante para elegir el corte perfecto no es el tamaño de tu cuerpo, sino su forma. 

Todo cuenta

Vestir de negro en una boda requiere un balance muy delicado, así que equilibra desde la elección de los zapatos hasta el peinado. Si llevarás abrigo, atrévete con uno que sea de un color distinto al de tu vestido y haz lo mismo a la hora de buscar calzado. Los contrastes discretos siempre son un éxito.  

Coordina tu peinado recogido elegante con el diseño del escote y cuida que tu maquillaje respete los tonos del outfit. No temas darle un toquecito de color extra al rostro para no verte muy pálida. Decídete por un bolso pequeño de un color que combine con tu vestido de fiesta. Y ahora sí, ¡atrévete a causar sensación con tu vestido de noche negro!