Entre el amplio abanico de tipos de mangas, está la que va ceñida al brazo y llega a la mitad del antebrazo, conocida como francesa o manga tres cuartos, porque es justo la superficie que viste. Es un clásico por excelencia, pero los vestidos de novia con manga van más allá de longitudes. Las maniobras de texturas no solo hacen que el diseño resulte más favorable para algunas siluetas que para otras. Sino que, determinan si el vestido de novia se apega más a un estilo romántico, urbano o campestre. Si aún no has cerrado tu repertorio de diseños favoritos, ¿por qué no recorres esta galería y aprovechas para recopilar algunas ideas de peinados de novia con los que puedes acompañar el vestido con manga tres cuartos que más te guste?

Estilos multifacéticos de manga francesa

La manga francesa que va ceñida al brazo es el estilo más clásico y elegante. Los brazos vestidos de encaje son tan románticos como los vestidos de novia corte princesa. Los holanes dan a las mangas un sutil acabado acampanado que combina mejor con estéticas más relajadas, como las bodas de estilo campestre. Asimismo, se vislumbran algunas terminaciones de tipo poeta ideales para las novias apasionadas por looks vintage.

La practicidad no está peleada con el glamur y las piezas desmontables ya tienen un lugar reservado entre los vestidos de novia modernos. Las mangas se pueden poner durante la ceremonia y quitar en la fiesta para lucir unos hombros más sensuales.

Acabados versátiles

Las mangas ilusión no solo hacen que los brazos se vean románticos, sino que, son el equilibrio perfecto entre ingenuidad y sensualidad. Las mangas de encaje chantilly son las más tradicionales. Los diseños lenceros y algunos vestidos de novia corte sirena se extienden en mangas de tul cristal con aplicaciones de pedrería y flores superpuestas. Otras siluetas sirena visten los brazos con crepé. Las mangas de encaje guipur se ven más en los vestidos de novia sencillos de aire bohemio.

En el lado urbano, están las mangas confeccionadas con otomán y mikado que acompañan a los diseños más arquitectónicos. En otras piezas estructurales, estos tejidos se contrastan con mangas ilusión. Los vestidos rectos de corte midi acompañados con sacos con mangas tres cuartos, son un acierto para quienes buscan vestidos de novia para boda civil que trasciendan en el tiempo.

Brazos estilizados con manga tres cuartos

La manga francesa se considera como una de las más favorecedoras porque ayuda a que los brazos se vean más largos y estiliza la cadera. Aunque de forma general sea beneficiosa para la silueta, el efecto visual puede variar de acuerdo a su textura y aplicaciones.

Los tejidos gruesos como el otomán y mikado, las aplicaciones grandes, así como los vestidos de novia de encaje con mangas con bordados florales, suman volumen a los brazos. En cambio, las mangas ilusión con encajes delicados como el chantilly y pequeñas flores salteadas sobre lienzos de tul cristal, dan un efecto más estilizado.

¿Con qué accesorios se puede combinar?

Como diría una de las grandes impulsoras de la manga francesa en los años 40, Coco Chanel: “la simplicidad es la clave de la verdadera elegancia”. Si bien es cierto que un parámetro útil puede ser que entre más larga sea la manga, más minimalistas los accesorios, la elección va en gustos y personalidades. Por ejemplo, Audrey Hepburn, otra de las grandes promotoras de la manga tres cuartos le añadió su toque personal usándola con guantes.

Considerando que los accesorios pueden recortar visualmente los brazos, las pulseras y relojes discretos son ideales para quienes deseen un efecto estilizado y van mejor con los diseños arquitectónicos, bordados intrincados o aplicaciones ostentosas. Una delicada dosis de gemas de color puede ayudar a romper la sobriedad del look. En un tono discreto y romántico, están la aguamarina, amatista o el citrino. El zafiro, rubí o la esmeralda tienen tonalidades más intensas, pero muy sofisticadas. Si el temor es que el brillo de las joyas choque con el del vestido o del anillo de compromiso Cartier, el ópalo puede ser una opción más sutil.

En cuanto a los ramos de novia, los vestidos clásicos con faldas voluminosas se pueden equilibrar con la forma semiesférica y romántica del bouquet. Las siluetas más ceñidas al cuerpo como el corte sirena pueden guardar mejor proporción con un ramo nosegay. Los ramos de novia naturales de tipo asimétrico combinan con la espontaneidad de las líneas fluidas y caídas ligeras que distinguen a los diseños bohemios. ¿Te imaginabas estas conjugaciones de accesorios? De acuerdo a tu estilo, ¿qué complementos usarías con un vestido de novia con manga tres cuartos?