Victor Valdes Photographer

El vestido de novia bien puesto, el boutonniere luciendo en el ojal, todos los invitados en su lugar, el ramo de novia más fragante que una campiña, la música celestial sonando… ¡El momento ha llegado! Después de meses de buscar los arreglos de mesa para boda perfectos, el menú más rico y la mejor banda, por fin están listos para su ceremonia y su fiesta de matrimonio.

Los nervios y el estrés son los peores enemigos, porque concentrarse en sus expectativas o dejarse dominar por la ansiedad les impedirá disfrutar al máximo de cada instante. Pero, si se preparan adecuadamente, podrán vivir con plenitud su boda y sus recuerdos serán más vívidos. Sigan esta guía y que nada se les escape en vísperas del gran día.

1. Estudien su programa

Gera Juarez

Para que nada los pille desprevenidos, conozcan la estructura de su boda: el programa de la misa, las intervenciones de los padrinos, las lecturas y oraciones, las palabras que cada participante debe decir. Estudien bien lo que pasará en su ceremonia de boda y podrán disfrutarla. Si se familiarizan con ella, solo les quedará escucharla y disfrutar de todos sus simbolismos y significados.

2. Organicen su cortejo

La formación de entrada y salida del cortejo debe organizarse con suficiente anticipación para que todos tengan claro su lugar. Hay diferentes maneras de formarlo y de agruparlo. Lo más tradicional y característico de las bodas cristianas es que ingresen al templo por parejas, excepto la madrina o el padrino de ramo, quien suele entrar sin acompañante.

Generalmente, los primeros en entrar son el novio y su mamá, seguidos por el papá del novio y la mamá de la novia, los padrinos con las madrinas, las damas con los best men y, finalmente, la novia y su papá. Recuerden que circunstancias hay tantas como familias, así que si alguno de los papás o mamás no los acompaña, se vale que los apadrinen hermanos, tíos, amigos o cualquier otra persona de su confianza.

Tanto en la salida como en la entrada, los hombres se colocan a la derecha de las mujeres. Solo para los novios hay cambios en la formación. Cuando salen del lugar de la ceremonia, la novia va del lado derecho y el novio, a su izquierda. Es un símbolo de que ahora cada uno pertenece a la familia del otro. Si lo consideran necesario, practiquen estas formaciones con sus seres queridos. Soliciten ayuda a su organizador de boda o designen a una dama o a un best men para que supervise el cortejo durante el gran día.

3. Ensayen sus movimientos

Ali Palacios Photographer

Conozcan el espacio en el que se moverán durante su boda. Visiten su templo y caminen por la entrada, el altar, el pasillo, las imágenes de la Virgen o el santo a quien vayan a hacer una ofrenda. Ensayen con sus seres queridos la entrada y la salida de la iglesia, del Registro Civil o de la locación de su boda. No presten atención solo al espacio, sino también al ritmo de la caminata.

No olviden practicar (y que tu pareja no te vea) caminando con su outfit de boda puesto, para que conozcan su peso y no trastabillen. Un vestido de novia corte princesa o unos zapatos nuevos pueden necesitar pericia para dominarse.

4. ¿Cambios en la ambientación?

Tengan presente que, aunque hayan elegido las flores para boda con las que decorarán el lugar, las velas o la música, podría haber cambios de último minuto, según los protocolos de la iglesia. Por eso, aunque la música puede servir como referente para marcar el ritmo de su caminata, practiquen sin ella para no equivocarse si hay alguna modificación.

5. Enseñen a los pajecitos

Luz Escrita

Las pajecitas (también conocidas como “meninas”) y los pajecitos son adorables, pero organizarlos puede implicar mucho trabajo. Conserven la calma: para que su participación en la boda sea un éxito, deben tenerles mucha paciencia, especialmente si aún son muy pequeños. Procuren conectar con ellos en los ensayos y no los presionen. Al final de los ensayos, pueden obsequiar a los pequeños y a sus papás con ricos postres: nadie mejor que los niños para catar la mesa de dulces para boda.

6. Personalicen su protocolo

Las pautas que marcan los protocolos son, en muchos casos, tradiciones más que reglas. Cada costumbre puede modificarse al gusto o a las necesidades de cada familia, pero antes deben plantear sus preferencias a su oficiante o al párroco de la iglesia, ya que algunas instituciones tienen códigos muy estrictos. Planeen los cambios que les gustaría hacer en su boda: por ejemplo, alguna lectura adicional de pensamientos de amor cortos o un cambio en el orden del cortejo para que pueda haber varios grupos de pajecitos. Contemplen cada modificación en sus ensayos para asegurarse de que todo será como ustedes quieren.

7. Relájense ¡y sonrían!

Pammy Prado Fotografía

Practiquen la relajación antes del día B para que no les cueste trabajo dejar atrás los nervios en la boda. Hay muchos métodos para hacerlo: pueden tener sesiones de yoga, técnicas de respiración o hacer alguna actividad divertida que los ayude a descansar después de los ensayos. Practiquen sus sonrisas y poses para la ceremonia de formas que les permitan disfrutar cada momento del gran día: así sus fotos serán las más naturales.

En los artículos de bodas.com.mx encontrarán descripciones de los protocolos de las diferentes bodas religiosas y de las ceremonias espirituales, así como sugerencias para personalizarlos y tener una boda totalmente suya.

Cada momento de la boda es un símbolo o una marca de su relación: los muñecos para pastel de boda, los colores de las invitaciones, los centros de mesa para boda… Recuerden que lo más importante de su enlace es compartir un momento espiritual de amor y unión. Organicen y celebren su boda religiosa, civil o simbólica alrededor de este aspecto y les será más sencillo seguir o modificar sus protocolos.