Ziggy's Beach Club

Dicen que, con el tequila, las alegrías son más y que para todo bien, el mezcal también. No importa si su celebración será en la playa, con vestidos de fiesta frescos, o si será una sofisticada recepción en la que los peinados recogidos elegantes se hagan presentes. Estas bebidas quedan con todo tipo de temáticas, ya que permiten explotar los sabores de la gastronomía mexicana e internacional. Al igual que hicieron con las invitaciones de boda, al personalizarlas según el estilo de su enlace nupcial, la forma de servir los cocteles y los shots también será la clave para sumar y no desentonar. Aquí tienen algunos aspectos que deben considerar.

Tequila y mezcal en la boda

Studio 23

Podría pensarse que el tequila y el mezcal se acomodan más en las bodas de temática mexicana con unos coloridos arreglos de mesa para boda y una decoración llena de artesanías y tradiciones. Y es verdad, pero tampoco es el único tipo de celebración donde encajan estas bebidas, ya que son dos invitados imprescindibles en las bodas.

El tequila es tan versátil que puede servirse en recepciones de día, de noche, en ambiente cálido o frío y con muchos tipos de banquetes. Por su parte, el mezcal está viviendo sus mejores años al ponerse de moda. Pese a su elevada graduación alcohólica, cercana o superior al 50%, según el tipo y fabricante de tequila o mezcal, el secreto para integrarlas bien en su boda está en cómo servirlas.

Tequila

Barceló Gran Faro Los Cabos

Tanto el tequila como el mezcal son destilados del maguey, con la diferencia de que el tequila con denominación de origen solo puede extraerse de una sola variedad: el agave tequilano o azul. Esa misma denominación, reconocida en 1974, hace que la producción de tequila solo adquiera ese sello de origen cuando se elabora en ciertos municipios de Jalisco, Nayarit, Guanajuato, Michoacán y Tamaulipas. Pese a ello, el tequila oriundo del municipio de Jalisco del que toma su nombre es la bebida más emblemática del país.

Mezcal

Cúmulo

El mezcal puede elaborarse a partir de 14 tipos de agave. Su denominación de origen, reconocida en 1994, abarca municipios de Oaxaca, Zacatecas, Durango, Guanajuato, San Luis Potosí, Tamaulipas, Michoacán y, de reciente incorporación, también algunos del Estado de México, Aguascalientes, Morelos y Puebla.

¿Blanco, reposado o añejo?

1921 Tequila

No hay necesidad de ser un experto para distinguir las clases de tequila que existen. Además de la etiqueta, su color permite que sea fácil su identificación entre el blanco, el joven, el reposado, el añejo y el extra añejo. Pero para que no se queden con la duda y tomen la decisión de cuál elegir, aquí un repaso a grandes rasgos de cada uno.

  1. Tequila blanco. Es la presentación más clásica. Su color y sabor se deben a que no descansa en ninguna barrica de madera, ya que se deja tal y como sale del alambique, inmediatamente después del proceso de destilación del agave.
  2. Tequila reposado. Se deja por lo menos dos meses en barricas de madera, de ahí que el resultado sea una bebida más suave al paladar y con una coloración ligeramente más oscura.
  3. Tequila joven. Surge de la combinación del tequila blanco y del reposado; debido a esto, su color es caramelo.
  4. Tequila añejo. Debe madurar por lo menos un año en barricas de roble o encino.
  5. Tequila extra añejo. El destilado de agave tiene que descansar por lo menos tres años.

En el caso del mezcal, la clasificación es prácticamente la misma. El mezcal blanco o joven es embotellado después de su destilación, sin ningún tipo de maduración. El mezcal reposado descansa entre dos y 12 meses en recipientes de madera y el mezcal añejo rebasa el año para su maduración.

Cómo maridar el tequila y el mezcal

Ra-Ra Drink

¿La concentración que requirió elegir las flores para boda no les ha permitido investigar si el menú y los alimentos que escogieron maridarán bien con el tequila y el mezcal? No se preocupen, aquí encontrarán una pequeña guía que les ayudará mucho. 

El tequila y el mezcal blanco intensifican los sabores de los platillos de origen prehispánico y la comida del mar, especialmente, cuando se cocinan con cítricos. En tanto, el tequila reposado va muy bien con los platillos más complejos que están elaborados con base de carne roja de res, cordero y con frutas secas.

La mesa de dulces para boda no se escapa en el maridaje con estas bebidas. Los postres con base de chocolate, con frutas o cremosos, como el flan o la jericalla, tan típica de Jalisco, explotan en el paladar con las bebidas añejas.

Aunque los más habituados degustadores de tequila y mezcal preferirán tomarlos solos, está bastante extendido que el tequila se acompañe con un poco de limón y sal; para el mezcal, mejor una rodaja de naranja.

Cuándo servirlos

Victor Valdes Photographer

Como ya leyeron, el tequila y el mezcal combinan bien con todo tipo de bodas, la diferencia para que luzca entre una y otra es la forma de servirlos. Desde los clásicos caballitos de vidrio forrados de cuero hasta envases 100% naturales, las opciones son variadas. 

  • En la bienvenida, prueben con cocteles de sabores frutales o con cremas más suaves a base de tequila o mezcal.
  • En el banquete, podrían ofrecer el tequila o el mezcal mezclado con refresco de cola o de toronja o en caballitos. Hay incluso quienes los aprovechan en el seating plan con los nombres de sus invitados (los mayores de edad, por supuesto). Y no lo duden: la presentación puede convertirse en un buen recuerdo para boda original que guste a sus invitados.
  • En la fiesta, la creatividad estará a su servicio. Además de la clásica barra, un carrito de shots, un animador que "suministre" ampolletas o jeringuillas para beber en pequeñas dosis o una ambientación de cantina privada pueden ser opciones acertadas.

Cómo tomar el tequila y el mezcal

Aquí tienen solo algunos de los tragos que podrán proponer a su proveedor de catering y bebidas. Seguro que a los mixólogos profesionales se les ocurren ideas para servir el tequila aún más elaboradas, pero tomen esto como un punto de partida.

  1. Shots de colores con jugos naturales y en combinación con otros licores. Son ideales para bodas en las que la elegancia y el glamur sean los ingredientes principales.
  2. Caballitos de verduras, en lugar de los clásicos vasos tequileros de vidrio. Podrían usar como recipientes las cáscaras de pepinos, jícamas y zanahorias. ¿Se les antojó? Opten por servirlos de esta manera si su enlace será de día, al aire libre o con un estilo bohemio.
  3. Cantaritos: si la boda seguirá una temática mexicana, no pueden faltar el barro ni los cítricos, ¡al estilo Jalisco!  
  4. Cocteles: margaritas, palomas, Tequila sunrise, mexican mule y oasis son algunas de las preparaciones que no pueden faltar en la barra. Además, darán mucho color a la mesa de bebidas.

More Shots- Jalisco

¿Aún dudan de cómo integrar el tequila y el mezcal en su barra? Si aún quieren llevar más allá su gusto por el tequila, hay pasteles de boda cuyo pan lleva el sabor de estos destilados. ¡Mmmm, delicioso! Ahora sí, ya que tienen este artículo que les ayudará a hacer la elección de qué servir, pueden continuar con la selección de flores que compondrán el ramo de novia natural. Y ya que las pencas del maguey son difíciles de manejar por su tamaño, ¿por qué no una suculenta más pequeña que sea fácil de integrar en el diseño?