La historia de la moda da muestra de los diseños que han permanecido en el gusto de las mujeres por muchos años. Entre los vestidos de novia, los que tienen un escote en V son un clásico que cada temporada se reinventa. Usar este cuello en pico con los accesorios correctos y un peinado de novia que ayude a resaltar sus cualidades será más que acertado para el día de tu enlace. Y aplican los mismos criterios para los vestidos de fiesta de tus madrinas y damas de honor, así que convócalas para que juntas lean este artículo.  

Historia del escote en V

Aunque el escote va casi de la mano de la historia de la moda, fue hasta el Renacimiento cuando empezaron a popularizarse los escotes en U y cuadrados, similares al que hoy conocemos como escote scoop. Evidentemente, la moda era algo exclusivo de la nobleza y las clases pudientes.

Después, en el siglo XVII, los diseños en el busto volvieron a bajar y a ensancharse y también irrumpieron los cuellos con terminación en V. En las cortes más conservadoras, a veces acompañados de una prenda para cubrir el pecho en las cortes más conservadoras. Y desde entonces, los escotes en V han llegado y se han ido, pero siempre han estado presentes. Su gran estallido fue en la década de los 20 del siglo pasado y en las décadas siguientes se tornaron aún más atrevidos y se llenaron de creatividad.

Es el escote más universal

No es casualidad que este tipo de cuello se use igual en un vestido de novia corte princesa que en blusas deportivas, suéteres formales o camisas casuales. Debido a que favorece a la mayoría de siluetas y complexiones, es el escote más universal. Visualmente, añade volumen al busto y estiliza el cuerpo. Además, por la sensación de verticalidad que imprime, para las mujeres de cuello corto y hombros anchos es uno de los escotes más favorecedores.

Alarga visualmente el cuello y estiliza las facciones

El dibujo de la letra V en el busto favorece a la silueta femenina, pero, como todo en la moda, hay a quienes les resulta más favorecedor que a otras.

En el caso de aquellas mujeres que son de estatura baja, los vestidos con este tipo de escote les ayudarán a alargar visualmente el cuello y a dar una impresión de mayor altura. También beneficia mucho a quienes buscan vestidos de novia para gorditas porque son de complexión robusta o a quienes tienen los brazos anchos o la cara redonda. Esto se debe a que los cuellos en V logran que el torso luzca más esbelto y estilizan la figura completa.

A las mujeres muy altas y delgadas se les aconseja optar por otro tipo de escote que resalte más en su tipo de cuerpo y cara, ya que el cuello en V acentúa estas dos cualidades físicas. O bien usar una V más cerrada, de manera que el escote sea más alto. Por supuesto que hay excepciones y lo mejor es probarse tantos vestidos de novia 2019 como necesites para cerciorarte si es para ti o no.  

Un cuello clásico en constante reinvención

Las propuestas tradicionales, pero también las más minimalistas de los vestidos de novia sencillos llevan escote en V. Sin embargo, es posible encontrar este cuello con aplicaciones de encaje, bordados, pedrería, toques lenceros y muchos otros diseños innovadores que acomodan bien para todo tipo de mujer. 

Llevado con tirantes finos, el escote en V puede resaltar la femineidad de la novia y en vestidos de novia con manga satisfará a las mujeres más sofisticadas. Si eres atrevida y te gusta mostrar qué tan sensual eres, los escotes profundos en V tanto en el busto como en la espalda dejarán boquiabierto a todos los presentes. Si te da más tranquilidad, siempre puedes llevarlo velado para que todo quede en su lugar y no muestres de más.   

Además, la posibilidad de usar este vestido en cualquier corte y estilo te da un amplio margen de elección. Lo mismo si prefieres los vestidos de novia corte sirena o aquellos de corte imperio con maxifalda; este escote es muy versátil en este sentido.

Ideal para (casi) todo tipo de busto

No importa el tamaño de tu busto, un cuello V siempre será el indicado, pero tendrás que valorar su profundidad y la ornamentación del diseño. Si tu pecho es prominente, con este escote lucirás de lo más linda siempre y cuando busques el brasier indicado y el pico no rebase la terminación del busto. El efecto de acentuar las curvas, pero a la vez suavizarlas será muy favorable y hará que te veas sensual sin caer en lo grotesco.

Por el contrario, si tienes un busto pequeño, este escote también es para ti ¡y entre más agudo mejor! Ayudará a que la atención no se centre en el volumen, sino en la elegancia y sensualidad que provocas.

Si tienes el busto algo caído o muy separado, puede que haya escotes más favorecedores para ti. Sin embargo, una adecuada lencería y un vestido que te dé suficiente soporte pueden ser grandes aliados, así que no desestimes esta opción.

¿Qué tan aguda puede ser la V?

Escotes en V hay de todos los tamaños y para todos los gustos: desde un escote conservador a uno pronunciado en la terminación del busto o ¡hasta el abdomen! Los escotes plunge, infinitos o en V profunda se han convertido en una auténtica revolución y ya no faltan entre las colecciones de vestidos de novia modernos de los diseñadores más atrevidos.

Es importante tener en cuenta que la regla dicta que si el escote es llamativo deben cubrirse las piernas para balancearlo y no restarle al buen gusto, por lo que habría que prescindir de aberturas en la falda. Además, considera que, en una ceremonia religiosa, un escote muy profundo puede ser interpretado como algo osado. ¡Toma nota para cuando revises vestidos largos de noche para tus damas!

Presta atención a los accesorios

Por sí solo, el vestido de novia de encaje llamará la atención por su diseño y escote; sin embargo, si deseas llevar accesorios para complementar tu escote en V es válido. A este tipo de prendas nupciales les quedan perfectos los collares largos y finos y las gargantillas con cadena delicada y una joya mediana.

Si quieres un look más transgresor, puedes optar por un choker que enmarque aún más el busto. Eso sí, evítalo si tienes el cuello corto o el rostro cuadrado o redondo, pues endurecerá tus facciones.

Respecto a los aretes, estos pueden ir cortos o largos. La decisión dependerá más del peinado para boda que del vestido que elijas. Si llevarás el cabello suelto, van bien los aretes largos y con algo de volumen; si irá recogido, lo mejor es usar aretes pequeños. Recuerda que las líneas verticales estilizan y las formas redondas tienden a ensanchar visualmente la cara.

Sabes que esta es tan solo una guía de lo que se ha dictado en la moda y que ha tenido buenos resultados. Tú puedes hacer la excepción para imprimirle un toque personal, así como lo hiciste al elegir tu ramo de novia, o desafiar lo antes visto. Conserva estas recomendaciones contigo, también cuando te corresponda a ti elegir un vestido de noche para una ocasión especial. Los mejores trucos aprendidos y memorizados nunca sobran, ¿cierto?