Hiram Photography

Si ya tienes el anillo de compromiso entre manos, los planes de la boda no pueden hacerse esperar más. Y aunque consumir imágenes de vestidos de novia te ayudará a tener una idea más nítida de lo que buscas llevar para ese día, ¡hay que salir a las boutiques! Encontrar “el” vestido de novia puede convertirse en una misión interminable para muchas prometidas; sobre todo, para quienes empiezan a buscar sin mucha claridad. Pero, ¿a que eso a ti no te va a suceder?

El proceso de búsqueda de vestidos de novia no es tan sencillo como salir a comprar cualquier otra prenda. Salvo casos muy aislados, no saldrás un solo día y, después de unas horas, volverás a tu casa con tu look nupcial en la bolsa. Necesitarás ver muchos vestidos de novia 2019, hacer citas para ver en vivo los modelos que más te gustaron, conocer otros y dedicar a las pruebas de vestidos unas buenas dosis de energía positiva. ¡Esto es lo que necesitas antes de proclamar ganador a tu vestido!

1. Empieza cuando realmente estés lista

ProFoto

En cuando el anillo de compromiso Tiffany aterriza en el dedo, los sueños de boda despegan. Hay quienes canalizan todo el entusiasmo en buscar la locación perfecta y quienes desean recorrer todas las boutiques posibles para encontrar los vestidos de novia corte sirena más espectaculares. Pero, ¿ya fijaste un presupuesto? ¿Investigaste qué firmas tienen diseños que se ajustan a lo que buscas? ¿Y qué cortes, escotes y telas le sientan mejor a tu figura?

Además, buscar vestido de novia no es como probarse un pantalón. Tendrás que elegir un momento en el que sepas que estarás tranquila, sin presiones externas por el trabajo, responsabilidades familiares o compromisos agendados.

En muchas boutiques necesitarás hacer cita, no podrás pasar al probador con siete modelos y, sobre todo, tendrás que tener la fecha y el lugar de la boda, así como haber definido el estilo de la celebración. Esto será fundamental para que sus estilismos sean armónicos con el tipo de boda que planean. Si ya pasaste todo esto, estás lista para seguir.

2. Lleva un registro de modelos e ideas

Cocos Cabañas

Si investigaste qué le quedará bien a tu cuerpo y a tu personalidad y hasta te inspiraste en las tendencias de los vestidos de novia modernos para acoplar a tu diseño los detalles que más te gustaron, llevar un registro de los modelos y las ideas que más te gusten será lo más práctico. A las clásicas agendas y libretas se suman las herramientas digitales. ¿Ya viste que en el catálogo de vestidos de novia de Bodas.com.mx puedes seleccionar tus favoritos y volver a verlos cuando desees?

Aunque tengas una memoria prodigiosa, cuanto más material e información guardes, más fácil te será trasladar estas ideas al diseñador del vestido o al personal de las tiendas que visites, que te ayudarán a encontrar lo que buscas.

Otro factor que puede ayudar a elegir el vestido es si ya elegiste alguna pieza de tu estilismo. Aunque no es lo habitual, hay mujeres que saben que el día de su boda llevarán alguna joya familiar y quieren portar un escote que no lo eclipse. Otras ya sintieron el flechazo por unas zapatillas o están seguras de querer que las flores de su ramo de novia natural sean de colores muy llamativos y tendrán que tener en cuenta esos tonos para elegir el modelo del vestido. ¡No olvides llevar estas piezas o, al menos, fotos de ellas, a las pruebas de vestidos!

3. Acompáñate de personas de confianza

Lovart

Rodearse de personas en las que puedas confiar es importantísimo. Probarte esos vestidos de novia corte princesa es un momento muy íntimo para el cual querrás estar acompañada de familiares o amistades resolutivas, que conozcan tus gustos y que sean capaces de ser sinceras, pero con mucha sensibilidad y sin intención de desanimarte.

Como recomendación, para probarte vestidos evita ir con muchas personas; incluso cuando no exista esa intención, sus palabras podrían causarte confusión e inseguridad. Tu hermana, tu mamá o tu mejor amiga tal vez sean las personas más apropiadas, aunque nadie mejor que tú sabrá quiénes son esas personas que merecen estar a tu lado en estos momentos.

4. ¡No compres por comprar!

Fredy G. Noyola Memories

La emoción por tener entre tus brazos el vestido ideal será imparable. Pero así como no es bueno precipitarse, tampoco lo es eternizar el proceso de búsqueda: ni es productivo ni es saludable. No compres a la primera de cambio, pero trata de ponerte un plazo.

Incluso si depositaste toda la ilusión en un vestido de novia de encaje que se veía muy bien en las fotos y, después de la primera prueba formal, sentiste que el tejido no era como esperabas, tienes derecho a retractarte. Si no lo apartaste, jamás te sientas comprometida en adquirirlo. De igual manera, tampoco te sientas presionada por aprovechar alguna rebaja especial. Los descuentos van y vienen, pero “el” vestido de novia ideal para ti merece ser escogido con seguridad.

Valora la situación, quizá te guste el corte, pero no la tela. O tal vez haya algunos detalles del vestido que puedan modificarse. Pregunta qué tanto se puede adaptar el diseño original y averigua qué se puede hacer para que el vestido sea exactamente como lo quieres.

5. ¿Inquietudes? ¡Hazlas saber!

Dunkel Blitz

Lo peor que puedes hacer al llegar a una boutique es no preguntar. Si tienes dudas respecto como cuántas pruebas habrá hasta que te puedas llevar a casa el vestido, cómo te lo entregarán, cuáles serán las formas de pago, qué servicios incluye la adquisición del vestido e incluso tips para encontrar ramos de novia artificiales, ¡comunícalo!

Hay dudas que es mejor resolver desde la primera cita, pero si olvidaste algún asunto que será importante más adelante, no aplaces la pregunta. Por ejemplo, ¿ya sabes cómo deberás guardar el vestido desde el momento en que te lo entreguen hasta el día de la boda?

6. Prevé si tu cuerpo va a cambiar

PhotoFLEXAS

Si vas a seguir alguna dieta en los meses previos a la boda, deberás tomar en cuenta los cambios que podrá experimentar tu cuerpo. Sobre todo, después de que ya hayas elegido el diseño definitivo. Para ello, lo mejor será avisar en la boutique de que vas a seguir una dieta (siempre con especialistas) para agendar las fechas más convenientes para las diferentes pruebas y definir cuáles son los límites. Como la última prueba del vestido será en el último mes, lo ideal es que no subas o bajes de peso después de ese momento.  

¡Un consejo más! Tomarte fotos desde diferentes ángulos con los modelos que te pruebes puede ser la mejor forma de recordar cada detalle y así tomar una decisión contundente. Pero ten la consideración de pedir permiso al personal de la boutique, ya que no siempre se permite a las novias fotografiarse con los vestidos, especialmente, cuando son diseños muy exclusivos.

Esas fotografias también serán muy útiles cuando tengas que definir con tu maquillista y tu peluquero cuál será tu imagen y qué peinado de novia combinará mejor con el vestido. Muéstraselas también al proveedor de arreglos florales para boda, pues le inspirarán a la hora de pensar en la ambientación floral y, por supuesto, el ramo de novia. Tal vez incluso te propone una corona de flores como las que están en absoluta tendencia. Y ahora sí, ¡que comiencen las pruebas!