X&M
Por X&M
X&M
Por X&M
X&M
Por X&M

De día o de noche, las bodas son ocasiones perfectas para lucir deslumbrante y glamurosa. Sin importar si el evento será en un ambiente relajado o si necesitarás un vestido de coctel para un evento más formal, elegir el modelo perfecto siempre requiere investigación. Por suerte, esto implica medirte un montón de vestidos de fiesta, ponerse al día con las tendencias de moda y tomar nota de los outfits de tus películas favoritas. Para empezar con el pie derecho, aprovecha esa invitación de boda para lucir un estilo envidiable. En este artículo te guiamos para que elijas el vestido perfecto.

La locación

El entorno de la boda es muy importante para seleccionar tu vestuario. Ante todo, debes procurar tu comodidad. Elige tu calzado, el largo y el volumen de tu vestido, tus accesorios y el diseño de tu escote basándote en la locación en la que pasarás todo el día. Un vestido para fiesta en la playa puede ser un poco más escotado que un vestido para fiesta en jardín, por ejemplo. También debes tomar en cuenta que las bodas, sean en donde sean y a la hora que sean, son ceremonias. Puedes variar tu atuendo lo suficiente para demostrar tu estilo, pero debes conservar cierta mesura: las faldas muy cortas y los escotes excesivamente llamativos están fuera de lugar.

Siluetas y escotes

Elige el corte de vestido que favorezca más tu figura. Los vestidos tubulares son muy ceñidos, por lo que son mejores para figuras delgadas. El corte evasé es un clásico ideal para bodas de día, ya que remarca la cintura y tiene el largo ideal para alargar las piernas sin dejarlas descubiertas. Los vestidos ablusados también pueden disimular la cintura y ampliar el pecho, además de que son muy cómodos y lucen los muslos.

¿Te cuesta encontrar un perfecto vestido de fiesta para embarazada? Los modelos camiseros son muy cómodos, pero pueden ser demasiado informales para una boda. Sin embargo, si la ocasión lo permite, este tipo de vestidos resalta el pecho y disimula la cintura.

El corte imperio siempre compone vestidos elegantes para fiesta, pues le da porte a la figura, luce el busto y alarga el cuerpo, además de que disimula la cadera, por lo que es una opción excelente para quienes buscan vestidos de fiesta para gorditas. En confort y universalidad, le sigue el corte túnica, que es recto, pero amplio y suelto. Si usar vestido no te resulta del todo cómodo, los conjuntos con pantalón siempre son bien recibidos.

Busca un escote que sea cómodo y fresco, para que el calor no te arruine el día. Los cuellos redondos o en V son los mejores para lucir el busto, mientras que los cuadrados y los halter afirman los hombros. Recuerda que los tirantes delgados ensanchan la espalda y los hombros y las cintas más gruesas adelgazan la figura. Aunque no lo diga en las invitaciones de boda elegantes, los escotes profundos son poco recomendables. Durante la ceremonia religiosa o espiritual, procura cubrir tus hombros con una chalina, un bolero o un saco corto.

Colores y tejidos

Los colores oscuros no son los más favorecedores para celebraciones durante el día, aunque se admiten excepciones si el atuendo está confeccionado con tejidos vaporosos o tiene algún estampado floral o étnico. Por lo general, un vestido negro, púrpura o azul marino será un éxito seguro en una fiesta nocturna, mientras que un vestido rosa, anaranjado o amarillo en una boda de día es un hitazo. Las tonalidades claras y pastel de colores como el verde y el azul son muy frescas, aunque los tonos vibrantes como el rojo y el lila también son permitidas. El único color realmente prohibido en todas las bodas es el blanco… a menos que la celebración tenga etiqueta white party, lo cual no es habitual.

Las bodas de día son la mejor oportunidad para lucir un vestido vaporoso y suelto. Amplio o ceñido, los modelos más frescos son los más convenientes. Lo más aconsejable es no cargar tu imagen como invitada con demasiado brillo, así que descarta los excesos y apuesta por un look más ligero. Los estampados y detalles multicolores están permitidos, y son ideales para combinarse con texturas suaves y volátiles, mientras que los vestidos minimalistas dejaron de ser una tendencia para convertirse en un éxito atemporal.

¿Largo o corto? El eterno dilema

El protocolo para invitadas de boda dicta que los vestidos no deben ser extracortos. A diferencia de las bodas nocturnas, donde predominan los vestidos de noche largos, en las bodas de día, los vestidos de fiesta cortos son garantía total. Pueden quedar un poco por encima de la rodilla y por debajo de esta. En los últimos años, las tendencias han favorecido el uso de vestidos largos en bodas diurnas o matutinas, aunque es preferible que se trate de un modelo de tela ligera, especialmente si la boda es en verano o en un lugar cálido. El largo midi, otra tendencia muy moderna, llega a la mitad de la pantorrilla, entre la rodilla y el tobillo, y es una gran alternativa si no te sientes cómoda con modelos más cortos.

El broche de oro

Selecciona accesorios que sellen tu imagen. Los sombreros amplios tipo pamela son excelentes aliados en las bodas en exteriores y unos guantes pueden ser un toque de distinción excepcional. Para abrigarte o cubrirte del viento, las capas y mascadas son un accesorio que nunca pasa de moda. Tanto en tus complementos como en tu maquillaje, cuida que el brillo no recargue tu imagen y úsalo solo para darle un toque vibrante a tu look. Además, elige tu calzado según el largo de tu vestido; si la boda será en un exterior, cuida que el tacón de tus zapatos sea grueso para que no te quedes clavada en el pasto.

Entre todos los peinados recogidos elegantes, escoge uno que se coordine con el escote de tu vestido para resaltar los rasgos de tu rostro que más te gusten. Un tocado discreto con acentos florales también puede ser ideal para completar tu look, pero no exageres con los adornos florales: recuerda no competir con el protagonismo del ramo de novia. Navega entre lo mejor de los vestidos de fiesta 2019 y escoge el estilo que te dé más seguridad. ¡Serás la invitada mejor vestida de la fiesta!