Todo suma en un enlace nupcial, desde el elaborado pastel de boda hasta los detalles más sencillos. A veces pueden ser los jarrones de los centros de mesa para boda y otras veces, el mensaje de las etiquetas de los recuerdos para boda que se llevarán los invitados. ¡Ni se diga cuando se trata de cuidar la decoración! Los marcos y molduras son objetos de costo accesible que pueden acentuar una decoración vintage o shabby chic. ¡Tomen nota de cómo integrarlos!

Tradicionalmente, los marcos han resguardado fotos familiares, hermosas pinturas e imágenes valiosas. Seguramente en casa de sus abuelos y de sus papás hay colgada alguna fotografía de su boda, donde el hermoso vestido de novia corte princesa que quieren heredarles luce en su máximo esplendor. Hoy en día, los marcos se siguen utilizando, aunque existe la tendencia de dejarlos vacíos, como un elemento más de decoración romántica. ¿Les gusta la idea de llenarlos con ideas para su boda?

Colgados en un árbol

Las bodas en jardín son ideales para crear un ambiente romántico y hasta cierto punto artístico. Si su celebración será de día y con temática vintage o shabby chic, una buena idea es colgar los marcos de un árbol. De diferentes tamaños, grosores, diseños y algunos hasta con un fondo, lo mejor es colocarlos pendiendo de las ramas a diferentes alturas.

Si la intención es aportar un paisaje de misterio, úsenlos en color oscuro y en un tono lo más cercano posible al tronco. En color menta o azul turquesa con un efecto de desgaste reforzarán la temática shabby chic, mientras que, si apuestan por una combinación de rosa con blanco y detalles dorados, el aire se tornará más romántico. 

Enmarcando la mesa de bienvenida

La bienvenida para sus invitados es muy importante. Después de la invitación de boda original, será la carta de presentación de ese día tan esperado en el que ustedes unen sus vidas. Den pistas de la ambientación que encontrarán a quienes apenas se incorporan a su celebración.

Para un resultado vintage, encierren en un gran marco la mesa de bienvenida. Pueden decorarla con una máquina de escribir en la que sus invitados podrían inmortalizar sus dedicatorias para el libro de firmas. ¿O qué les parece si mejor depositan esos mensajes en una maleta antigua que dé continuidad al estilo retro?

Si son más de darle un acabado artístico, elijan marcos con molduras barrocas y pongan al lado un bote con pinceles o una torre de libros de títulos de la literatura universal. Sobre una mesa de madera envejecida en color natural, blanca o verde conseguirán ese toque vintage que están buscando.

Si hacen una interpretación más minimalista y funcional, la idea les puede servir para el altar de su boda civil o la mesa de los novios. Eso sí, que no falten los arreglos de mesa para boda con flores muy vistosas, como unos girasoles. Su mesa sí que parecerá un cuadro de Van Gogh, con marco incluido.

¿Para el candy bar o el seating plan?

¡O para ambos! En las mesas de dulces para boda siempre lucen muy bien la madera con cierto dejo de desgaste, los candelabros, las velas y otros adornos retro. ¿Qué esperan para considerar los marcos vacíos? Ya sea colgados o recargados, los marcos pueden ir con letreros que indiquen lo que se ofrece, que inviten a la degustación o bien compartan los pensamientos de amor cortos más azucarados.

Y para el cuadro de asignación de mesas, ¿qué le parece instalar un marco XXL con tendederos de tarjetas marcasitios? También son muy atractivas las composiciones con portarretratos en cuyo interior aparezca la lista de comensales de cada mesa.

En ambos casos, el tipo de letra es importante: las tipografías manuscritas y estilizadas encajarán perfecto con los temas vintage y shabby chic.

Un photocall aún más fotográfico

A todos los invitados les encanta el photocall. Es la oportunidad para convivir, hacer caras, poses y hasta asumir un rol divertido. Entonces, seguro que deben incluirse marcos vacíos para que aflore la creatividad de sus invitados.

Como parte del escenario, pueden colgar diferentes marcos en un decorado para que sus invitados se retraten como si fueran parte de un cuadro. Otra idea es dejarlos sobre una mesa, apilados en una pequeña montaña con un letrero para que sean visibles. De esta manera, cada grupo de asistentes tomarán los que más les gusten para las fotos.

Estilos decorativos

Existen muchos estilos de marcos, desde los más angostos con madera lisa hasta aquellos que son gruesos y llevan tallada alguna figura o moldura. Los de mayor grosor y con detalles barrocos en su diseño serán ideales para apuntar una temática vintage, aunque si estos son en tonos oscuros se prestarán más para crear un ambiente misterioso. Los marcos delgados sirven para anunciar una decoración bohemia. En cualquier grosor y tamaño, los de tonalidades pastel son perfectos para las bodas más románticas.

Respecto a cómo colocarlos, pueden ir sin ningún patrón en específico, incluso pueden jugar con las diferentes formas geométricas y colores. 

La flexibilidad de este tipo de decoración hará que no se rompan la cabeza. Además, lucirá tan linda que hasta querrán adecuarla para su hogar. ¿Les gusta la idea de poner una pared llena de marcos en su sala? ¿O prefieren aprovechar la inspiración para enmarcar su invitación de boda y el menú o inmortalizar en alguna foto el ramo de novia y el resto del ajuar? ¡Compartan sus ideas!