Para elegir un centro de mesa para boda ideal hay que tomar muchos elementos en cuenta. Básicamente entran en juego el estilo de la boda, la forma de las mesas y el entorno donde se llevará a cabo la recepción. Si el presupuesto también es un factor determinante y buscan centros de mesa para boda economicos y originales, no se diga más. Estas cuatro ideas despertarán su artista interior; cuando menos se lo esperen estarán creando con los recuerdos para boda con sus manitas. 

No se preocupen si piensan que no nacieron para las manualidades. Con este artículo aprenderán cómo hacer centros de mesa para boda al más puro estilo DIY ("hazlo tú mismo"). Con un diseño atractivo, una ejecución sencilla y cero complicaciones podrán elaborar unos centros de mesa para boda sencillos y ahorrarse unos cuantos pesos.

1. Topiarios 

Essenza Riviera

Los topiarios están llenos de textura y de vida. Se trata de composiciones con flores colocadas en forma de esfera. Pese a parecer todo lo contrario, no resultan nada complicadas de hacer. Ustedes mismos pueden cotizar por mayoreo las flores para boda de su elección e incrustar los tallos sobre una superficie de espuma verde para darle esa forma de bola. El truco está en que la cobertura sea muy tupida para que la superficie quede compacta y sin huecos.

Estos floreados balones lucen con base, sin base o incluso colgados. Si, además, dejan pétalos sueltos a su alrededor, se verán acompañados y crearán un conjunto de muchas texturas, bastante llamativo para el ojo. 

2. Bases originales

Para crear un centro de mesa vistoso, nada mejor que pensar en una base original. Hoy en día las hay de todas formas, tamaños y colores. Una copa, un vaso, una taza, un tarro, un molcajete, un baúl o una maceta ya constituyen un recipiente muy interesante dentro del cual podrán introducir las flores y el follaje que consideren. Pídanle consejo a su proveedor de arreglos florales para boda para emplear las especies más armónicas con su celebración y conseguir un acabado impecable.

Las bases transparentes dan mucho juego para usar líquidos de colores, geles, cristales o poder sumergir otros objetos flotantes como velas o las mismas flores. Si el estilo de la boda lo amerita, usen centros intencionalmente diferentes para cada mesa con bases distintas y el mismo tipo de flores y claven en ellos pequeños letreros con pensamientos de amor cortos para endulzar la velada a sus familiares y amigos. Hasta pueden bautizar cada mesa con nombres temáticos que conquisten a sus comensales y adaptar la decoración de cada una.

La creatividad también es bien recibida a la hora de los postres, así que lúzcanse a la hora de decorar su mesa de dulces para boda; ¿qué les parecería colocar las flores dentro de unas canastitas o unos dulceros?

3. Centros altos

Violett

La altura es un recurso decorativo que llama la atención y puede ser la solución perfecta para hacer que sus mesas destaquen, ya que los centros altos de inmediato captarán la atención del ojo. Cuiden que la altura de los arreglos de mesa para boda no moleste a la vista e interacción de los comensales. Los floreros y los jarrones altos podrían vestirse con ramilletes y listones, encaje, yute o cuerda, según el estilo de la boda. Este tipo de decoración floral encajará mejor en un elegante banquete de estilo clásico

4. Flor única  

Pammy Prado Fotografía

El concepto de flor única es la última y más sencilla opción para dar vida a sus mesas. Hay flores que son hermosas y llamativas por sí mismas, así que ponerlas en un florerito bastará para crear el detalle central que necesita su banquete. Esta solución es perfecta para bodas íntimas donde la esencia está en el minimalismo.

Esta sobriedad decorativa casa muy bien con los vestidos de novia sencillos. Y si los naked cakes son los pasteles de boda que más les hacen salivar, apúntense a la tendencia de los arreglos minimalistas. Comprobado: cada detalle es una forma de consentir a sus invitados, por lo que pensar que es accesorio invertir tiempo y dinero en adecuar la decoración de su boda es un error. Después de constatar que con estas cuatro formas de hacer centros de mesa para boda no es necesario complicarse demasiado, ¿cuál les gustó más?