Angélica Ases Fotografía

En México son diversas las tradiciones que se adoptan y que perviven en las bodas. Algunas son propias y otras provienen de diferentes culturas. Como ya sabrás, el martes no es buen día para embarcarte ni para colocar alfileres en los vestidos de fiesta de las invitadas, lanzar el ramo de novia o repartir recuerdos para boda. Sin embargo, hoy sí es buen día para conocer las costumbres más populares de las bodas mexicanas.

Seguramente ya conocen aquello de que el vestido de novia corte princesa debería ser blanco, que los novios no pueden verse antes de la ceremonia, que deben partir juntos su pastel de boda elegante o que las latas en el auto de bodas ahuyentan a los malos espíritus. Además de estas costumbres y un sinfín más extendidas en muchas otras latitudes, existen algunas otras de especial arraigo en nuestro país. ¿Quieren conocerlas?

1. Sin perlas

Jeune Mariée - Tocados de novia

En la antigua Roma, las perlas simbolizaban las lágrimas de los ángeles, por lo que se asocian con el llanto de la novia en su matrimonio. “¿Y si quiero decorar con perlas mi peinado para boda de noche?” En otro sentido, estas joyas eran portadoras de amor para los griegos. Así que todo es cuestión de perspectiva.

2. Ramo para la virgen

Claudia Deschamps

Si tendrán una boda católica y se van a mantener apegados a la tradición, la novia deberá portar tres ramos. No es necesario que sean iguales, así que puedes revisar el catálogo de ramos de novia en busca de tus mejores opciones. El primer ramo es para la ceremonia y es el que suele conservarse. Otro más sencillo será para lanzarlo a las invitadas solteras; para este caso, muchas novias escogen un ramo de novia artificial. ¿Y el tercero? Ese es el que se deja como ofrenda en la iglesia para la virgen.

3. Padrinos de toooodo

De acuerdo a su significado, los novios designan como padrinos de velación, anillos, arras, ramo, cojines, Biblia y rosario a sus seres queridos más cercanos. Asimismo, hay familiares y amigos que ofrecen contribuir para costear los recuerdos de iglesia para boda, los servicios de fotografía, video y hasta el salón y el banquete.

4. Aventar las copas

La esencia de esta costumbre es romper algo de cristal y, como al lanzar los arreglos de mesa para boda podrían descalabrar a alguien, los novios avientan las copas al concluir el brindis. Se dice que entre más cristales rotos, más años de feliz matrimonio.

5. La víbora de la mar

RX Fotografía

Se dice que el ritual de la víbora de la mar está inspirado en la danza de las flores. Aunque ya lo conocerán, los ya esposos se alzan en pie sobre dos silas distanciadas. Tendrán que aguardar unidos de la mano o, como indica la tradición, por el velo o de la cola del vestido de novia de encaje.

Los invitados empezarán a pasar debajo de esta posición, similar a un arco, en representación de los problemas que podrían acontecer a la pareja en el futuro. Si los novios se caen, significa que estos obstáculos pueden más que la relación. Se supone que las personas que sostienen a la pareja estarán siempre cerca para apoyarla ¿y la canción? ¡Es pura diversión para el banquete!

6. El juego de la liga

Photo Love

Remontándonos a la Francia del siglo 16, un jirón del ajuar de la recién casada era de buena suerte para los invitados. Por ello, la perseguían y le destrozaban el vestido. Con el tiempo, esta usanza evolucionó para mantener aparte a los caballeros impetuosos, concediendo al novio el honor de quitarle la liga a la novia y lanzarla a los hombres casaderos.

7. El baile del billete

Sodi Fotografía

El baile del billete es una costumbre muy polémica que sirve para desear prosperidad a los recién casados, ayudándolos económicamente para empezar su nuevo hogar o a pagar su luna de miel. En su versión original, se lleva a cabo cuando los novios abren la pista de baile y al concluir la primera canción. Es entonces cuando los invitados se acercan para colocarles billetes en sus trajes.

8. El muertito

Allan Rice Fotografía

El muertito consiste en que los invitados varones cargan al novio en el aire, como si llevaran un ataúd. Se trata de un guiño humorístico que alude a lo irremediable: estar atrapado en el matrimonio. Esto quiere decir que el novio se despide de las parrandas y se compromete a pasar más tiempo con su esposa e hijos. En algunos casos, al escuchar “la marcha fúnebre” los invitados avientan una y otra vez… ¡a la novia!

9. El mariachi

Una boda es un gran acontecimiento y en México es la oportunidad perfecta para organizar tremendo pachangón. Por supuesto, no puede faltar la comida, la mesa de dulces para boda, el baile ¡y el mariachi! Normalmente, se deja para el final; ya que no hay nada como la música alegre para cerrar con broche de oro la fiesta.

10. Cargar a la novia

En tiempos pasados, se pensaba que la novia era vulnerable a los malos espíritus que se alojaban en los umbrales de las casas y el novio la protegía cargándola para ingresar a su nuevo hogar. En la actualidad, la equidad de género invita a que los dos miembros de la pareja entren simultáneamente para reconocer que ambos pueden dirigir el rumbo de la relación. Sin embargo, muchas parejas conservan la tradición de que el novio cargue a la novia al pasar el umbral de la puerta de su nuevo hogar.

11. Los chilaquiles

Restaurante La Gorda

Desde luego, esto es 100% autóctono de las bodas mexicanas. Aunque es totalmente opcional, está muy en boga que la fiesta se porlongue hasta muy tarde... O hasta muy temprano, según se mire. Para celebrar el éxito de su celebración, nada mejor que un plato de chilaquiles bien picosos. Quizás no sea una tradición de siglos y siglos, pero pocas parejas se resisten a integrar la tornaboda en sus festejos.

Las tradiciones son un ingrediente pícaro para sazonar un día B muy especial. Puede que los cuatro “algos” no combinen con todos los vestidos de novia. O que les preocupe que les llegue la mala suerte por enviar por mensaje algunos pensamientos de amor para tu novio horas antes de la boda. Las tradiciones están para cumplirse o para saltárselas. Y tú, ¿cuáles “sí aceptas”?