Los rituales de boda cambian según la latitud donde nos encontremos. Así como los diferentes ecosistemas hacen que crezcan distintas flores para boda, el blanco que en México reconocemos como un clásico de los vestidos de novia no es universal. Y no es porque varíen las modas, como sucede con los peinados de novia. Puede que se sorprendan cuando descubran que hay lugares en los que la futura esposa viste de rojo según la tradición.

1. Egipto: las amigas pellizcan a la novia

Se cree que está en Egipto el origen de que, en la mayoría de países, las mujeres lleven ramos de novia naturales en su boda, pues las hierbas aromáticas ayudaban a espantar los malos espíritus. Puede que eso no te sorprenda tanto como que todavía hoy, en Egipto, las mujeres que la novia considere como amigas deberán pellizcarla con la finalidad de pasarle buena suerte en su matrimonio.

2. India: una manicura diferente

India es un país de tradiciones milenarias. Una de ellas es la llamada “ceremonia de la henna” en la que, con suficiente tiempo de antelación (pues la henna tarda en secar cerca de cuatro horas), las amigas de la novia le pintan manos y brazos con henna.

Por cierto, en este país asiático, las damas e invitadas deben evitar el rojo, pues es el color por excelencia para la novia, que se viste con saris perfectamente ornamentados con tonos dorados.

3. Suecia: solteros besucones

¡Qué tradición tan divertida! Pero nada favorecedora para los novios celosos. Con un pretexto, se le pide al novio que abandone el salón para que todos los asistentes hombres, específicamente solteros, le den un beso en la mejilla a la novia. Posteriormente, la novia se retira para que las invitadas solteras llenen de besos al novio. Quienes creen en las supersticiones, mantienen que este ritual de intercambio de besos es para cederle suerte a los solteros que buscan matrimonio.

4. Marruecos: una fiesta de tres días

Las bodas marroquíes son todo un festín; generalmente duran alrededor de tres días, aunque en algunas regiones transcurren en cinco días. El primer día se purifica a la mujer por medio de un baño, en el cual están presentes amigas y familiares. Posteriormente, el segundo día se le hace un ritual de protección a la novia; es entonces cuando le hacen tatuajes de henna en manos y piernas e incluso se le escriben pasajes del Corán en el cuerpo.

La ceremonia principal se festeja al tercer día. Como dato curioso, los rituales arrancan con la llegada de la novia en una carroza que cargarán algunos de los hombres de confianza de la pareja. En la bienvenida, los invitados comen dátiles y beben leche.

5. Escocia: una felicitación muy particular

También la leche es un elemento muy importante en los rituales de un pueblo de Escocia. Pero allí, la tradición consiste en colocarle a la novia leche podrida, comida quemada, alimentos echados a perder, lodo y otras cosas desagradables para darle una particular felicitación por su matrimonio. Después, la novia debe pasar toda una noche en un árbol bajo los efectos del alcohol.

El acto explica que, cuando la novia se somete a la tradición, es porque se enfrentará a cualquier situación durante el matrimonio. Una prueba de fortalecimiento, se podría decir, que no cualquier novia resiste… ni tampoco los vestido de novia de encaje, así que será mejor guardarlos antes, ¿no creen?

6. Polonia: vodka, sal y pan para el ajuar

En Polonia, los padres de los novios deben regalarles vodka, sal y pan. Mucho antes de la fiesta, se les pide a los novios que beban y coman un poco de estos alimentos cargados de diferentes significados.

El vodka sirve para invocar a los buenos momentos y la alegría; la sal es un recordatorio de que pueden llegar momentos difíciles y el pan materializa el deseo de que jamás les falte el alimento.

7. China: la novia llora durante un mes

En México, cuando una mujer vestida de novia llora, asumimos que acaba de encontrar el vestido de novia corte princesa con el que finalmente se casará, pero en las bodas chinas, el llanto puede cobrar otro significado.

Para ser feliz, en una región de China, las novias, que, al igual que en India, tradicionalmente se casan de rojo, deben llorar por una hora al día desde un mes antes de la boda. Después de los primeros 10 días, la madre de la novia repite la tradición y, posteriormente, la abuela. Se dice que las lágrimas limpiarán el camino que iniciarán los novios.

8. Alemania: ¡a barrer platos rotos!

¿Alguna vez oyeron la palabra polterabend? En Alemania, se conoce con este nombre a la fiesta que se prepara la víspera de la boda o una semana antes del gran día, según convenga la pareja. En la fecha acordada, los invitados regalan a los novios piezas de vajilla viejas que después estrellarán contra el suelo.

Después, los futuros esposos tienen que limpiar todo y recoger los pedazos rotos, que, se considera que les darán suerte en su vida de casados. Esto también son la antesala de los nuevos retos a los que se enfrentarán en pareja.

El espectáculo de vajilla rota recuerda a una tradición similar propia de las bodas griegas, con la diferencia de que en Grecia esto se lleva a cabo después de ser declarados esposos.

9. México: hora de romper los cántaros

¿Cómo les quedó el ojo? Así como en otros países sorprenden los rituales de las ceremonias mayas. desde la óptica de la cultura mexicana, identificamos tradiciones nupciales realmente sorprendentes. Y a veces no hace falta irse tan lejos para encontrar costumbres de boda impregnadas de la cultura local. Y no solo en Alemania y Grecia se quiebran platos…

Por ejemplo, en una boda tradicional de la región del istmo de Tehuantepec, no es raro que se dance el son mediu xhiga. ¡Y es así como México entra en la lista de los países con tradiciones curiosas!

Según esta costumbre, los invitados bailan alrededor de los novios sosteniendo cántaros en sus manos. Mientras, los recién casados permanecen sentados en el centro de la pista. Al terminar la danza, se rompen los cántaros frente a los novios con el fin de atraerles fortuna y que esta jamás les falte. Regularmente, es el momento en el que la pareja recibe dinero en efectivo de aquellos que voluntariamente quieran cooperar con ellos.

No todas las culturas coincidirán presentando mesas de dulces para boda o incorporando los mismos ingredientes para hornear el pastel de boda; en algunos ni siquiera ofrecen pastel. Pero finalmente, aunque las bodas sean celebradas de diferentes maneras, todas tienen el mismo fin: reunir a dos personas que se aman y que buscan emprender un nuevo camino rodeados de felicidad y prosperidad.