Alex Krotkov

Enamorarse es mágico. Dedicarle pensamientos de amor al ser que te ha hecho una mejor persona es lo más normal del mundo y querer compartir tu vida con él también lo es. Pero, ¿qué pasa cuando las leyes no reconocen el matrimonio entre dos personas del mismo sexo? Quizá no todos sueñen con su anillo de compromiso, pero sí con pasar el resto de su vida juntos. Ya no es solo la ilusión del vestido de novia, sino poder ser reconocidas como esposas o esposos. Hablemos un poco del matrimonio igualitario en México. 

Conquista de derechos

Uli Gallardo FotoCinema

Desde hace más de una década, en México se comenzó a debatir el concepto de “matrimonio”, esa fórmula que históricamente se entendió como la unión entre un hombre y una mujer, aun cuando no se especifica así en la Constitución Mexicana. Sin embargo, el activismo por la diversidad sexual ha puesto en el mapa que la figura jurídica del matrimonio ha evolucionado al considerar la unión entre personas del mismo sexo, al cual se le ha llamado “matrimonio igualitario”.

Paralelamente, se ha destacado la importancia que tiene el que esta unión sea reconocida ante las leyes del país y en las leyes locales. Esto se debe a que reconocer un matrimonio implica el reconocimiento de derechos como el acceso a compartir el seguro médico, pensión alimenticia, derechos hereditarios o tener mayor certeza sobre el patrimonio familiar.

La lucha por este reconocimiento ha tenido la fuerza suficiente para lograr buenos resultados, pero todavía falta mucho por hacer. En todo el país se reconoce el matrimonio igualitario, pero no en todos los estados se puede celebrar. Es decir, si dos mujeres se casan en la Ciudad de México, podrán hacer valer sus derechos civiles en cualquier otro estado y ninguna institución se los podrá privar. Sin embargo, si esas dos mismas mujeres acuden al Registro Civil de algún estado donde todavía no se legisla al respecto, es probable que encuentren trabas para que su unión se celebre y tengan que ampararse. O recurrir a una boda destino en un estado donde no sea requisito tener domicilio dentro de esa entidad.

Una breve historia reciente

NRG Photo & Video

Esta cronología muestra los avances que se ha tenido a nivel nacional, desde que se aprobó la Ley de Sociedad de Convivencia en Ciudad de México, hasta la actualidad, en la que aún hay estados que no reconocen el matrimonio igualitario.

  1. Noviembre de 2006. Se publica en la Gaceta Oficial del Distrito Federal la Ley de Sociedad de Convivencia del Distrito Federal (LSCDF), la cual reconoce las uniones de personas del mismo sexo.
  2. Junio de 2009. La Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprueba el matrimonio entre personas del mismo sexo. Seguirían el ejemplo las legislaturas locales de Quintana Roo, Coahuila y Chihuahua.
  3. Enero de 2010. La SCJN emite un fallo a favor de los matrimonios del mismo sexo llevados a cabo en la Ciudad de México para que sean válidos en todo el país.
  4. Febrero de 2010. Los estados de Baja California, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Sonora y Tlaxcala interponen controversia constitucional para impedir que la Ley de Sociedad de Convivencia del Distrito Federal tenga efectos en dichos estados.
  5. Marzo de 2010. Entra en vigor la reforma a la ley que permite modificar el artículo 146 del Código Civil local (Distrito Federal) con un lenguaje neutro en el que define el matrimonio como la unión libre de dos personas.
  6. Junio de 2010. Javier Gutiérrez y Carlos Ramos interponen amparo debido a la negativa del ISSSTE para reconocerles el derecho a la seguridad social; la SCJN les otorga amparo en abril de 2011.
  7. Junio de 2015. La SCJN emite una tesis jurisprudencial que declara inconstitucionales los códigos civiles de las entidades del país en donde se vinculen los requisitos del matrimonio a las preferencias sexuales. Este tribunal resuelve que reducir la idea de matrimonio a la unión de un hombre y una mujer con el fin de procrear es una conducta discriminatoria.
  8. Junio de 2016. El presidente Enrique Peña Nieto envía al Congreso de la Unión una iniciativa de reforma para incluir en el artículo 4 constitucional el derecho al matrimonio igualitario, que además contempla la adopción, tal y como lo determinó la SCJN para contar con un modelo nacional.
  9. [Actualizado] Octubre de 2018. La SCJN emite una sentencia favorable a los mexicanos del mismo sexo que deseen contraer matrimonio vía consular. En mayo, una pareja de ciudadanos mexicanos solicitó casarse en el Consulado de México en Nueva York, pero les fue rechazada la petición. Pese a que en el Código Civil Federal no se reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo, el SCJN resolvió que ese consulado actuó de manera discriminatoria y que, en estos casos en los que se trate de derechos protegidos, la interpretación de la ley debería ser más extensiva.
  10. [Actualizado] Noviembre de 2018. El Senado mexicano aprueba que sea efectivo el acceso a las prestaciones de seguridad social para las parejas del mismo sexo. La reforma tendrá que ser aprobada también por la Cámara de Diputados para completar el ciclo legislativo y que tenga efectos legales.
  11. [Actualizado] Mayo de 2019. La Secretaría de Relaciones Exteriores implementará cambios en los procedimientos consulares y empezará a interpretar la ley de manera no discriminatoria. Así, también en los consulados mexicanos en el extranjero las parejas del mismo sexo podrán contraer matrimonio.

¿En qué estados podrían casarse?

PhotoFeelings Weddings

En más de la mitad de los estados de México se han formalizado matrimonios igualitarios. En algunas entidades se ha legislado por iniciativa propia; en otras, las uniones entre personas del mismo sexo han podido celebrarse con la mediación de resoluciones judiciales. Aquí el listado de estados donde hay precedentes de bodas entre personas del mismo sexo:

  1. Baja California
  2. Campeche
  3. Chiapas
  4. Chihuahua
  5. Ciudad de México (entidad pionera)
  6. Colima
  7. Coahuila
  8. Estado de México
  9. Guanajuato
  10. Hidalgo
  11. Jalisco
  12. Michoacán
  13. Morelos
  14. Nayarit
  15. Nuevo León
  16. Oaxaca
  17. Puebla
  18. Querétaro
  19. Quintana Roo
  20. San Luis Potosí
  21. Tabasco
  22. Tamaulipas
  23. Veracruz
  24. Zacatecas

En el resto del país, es posible interponer un amparo, es decir, demandar por el derecho de casarse y esperar a que los tribunales emitan su fallo en cada caso particular.

¿Ampararse, cómo?

Son muchas las parejas que han interpuesto un amparo y su fallo ha sido a favor. La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha recibido argumentos de todo tipo para que el matrimonio igualitario sea reconocido en estados cuya celebración no es contemplada por sus respectivos códigos civiles. Los argumentos más aceptados son:

  1. Solicitar amparo contra las leyes civiles locales que limiten el matrimonio a personas de diferente sexo y/o con el fin de procrear.
  2. Señalar como autoridades responsables al Congreso estatal y al director del Registro Civil que corresponda a la entidad donde se pretende realizar el matrimonio.
  3. Enfatizar que la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo es discriminatoria, violenta la igualdad y el derecho al libre desarrollo de la personalidad.
  4. Puntualizar que la negación de este trámite es contraria al artículo 4 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que establece que el hombre y la mujer son iguales ante la ley y que esta protegerá la organización y el desarrollo de la familia.

¿Cuántas bodas se han celebrado ya?

Alejandro Álvarez

Según datos del INEGI, en 2010 se registraron 689 matrimonios del mismo sexo (55.2% entre hombres y 44.8% entre mujeres), mientras que en 2015 la cifra casi se duplicó, al registrarse 1,749 matrimonios igualitarios. La cifra sigue siendo baja, pues no representa ni siquiera el 1% del total de matrimonios celebrados al año. Sin embargo, hasta la fecha, más de 10 mil parejas del mismo sexo ya han pasado por alguna de las oficinas de Registro Civil de cualquier parte de la República.

La Ciudad de México concentra cuatro de cada cinco registros. El 82% de los matrimonios igualitarios se celebran en la capital del país. Le siguen Coahuila (9.7%), Colima (4.1%) y Guerrero (1.1 por ciento).

Con todo lo anterior, antes de planear y empezar a ver los recuerdos para boda, es necesario informarse del respaldo legal que su unión recibirá en el estado en donde quieren vivir. O bien trasladarse a uno en el que el trámite sea más sencillo y no cause contratiempos. Sus seres queridos recibirán con alegría sus invitaciones de boda en caso de que los convoquen a una destination wedding. ¡A vivir el amor!