Ir al contenido principal
Bodas

Diferencia entre matrimonio y concubinato: todo lo que necesitan saber

El matrimonio y el concubinato son formas de unirse en pareja que están reguladas por las leyes mexicanas. Despejen sus dudas sobre las diferencias entre ambos conceptos e infórmense bien antes de elegir cuál es la ideal para ustedes y su relación.

Diferencia entre matrimonio y concubinato

Diferencia entre matrimonio y concubinato

La diferencia entre matrimonio y concubinato despierta muchas dudas entre las personas que están planeando empezar un familia o una vida en común con alguien más. Ambas formas de vivir en pareja tienen particularidades que están establecidas en las leyes mexicanas. Los datos de este artículo les servirá para tener un conocimiento básico de los términos legales que distinguen al matrimonio y a la unión libre. Despejen sus dudas, infórmense y vivan plenamente su vida en pareja.

Concubinato y matrimonio: ¿qué dicen las leyes mexicanas?

Lo primero que deben de saber es que las reglas sobre el concubinato y sobre el matrimonio han pasado por muchas modificaciones. En los últimos años ha crecido la preocupación por procurar derechos justos para las personas que viven en unión libre, ya que cada vez más parejas eligen esta opción. Por eso, las leyes que regulan el concubinato están en constante revisión y pueden cambiar de un año a otro. Estos cambios se informan en los medios oficiales después de registrarse en las legislaturas correspondientes.

Otro punto muy importante es que los reglamentos y procedimientos tanto del matrimonio como del concubinato varían de un estado de la República a otro. Por eso, será necesario que conozcan el Código Civil de la entidad federativa en la que viven para informarse sobre las normas específicas para su estado civil en su localidad.

Diferencia entre matrimonio y concubinato

Régimen jurídico, ¿qué cambia? 

Una notable diferencia entre concubinato y matrimonio es el nombre que reciben los cónyuges después de su unión. En el matrimonio, el estado civil de los cónyuges cambia de soltero o soltera a casado o casada. El matrimonio se define como un contrato de común acuerdo que crea un parentesco legal entre ambos contrayentes. También se crea parentesco por afinidad en caso de que alguno de los contrayentes tenga familia. Es decir, el matrimonio es la forma reconocida por la ley para establecer una familia.

En cambio, en el concubinato el estado civil de la pareja no cambia ante la ley. Tampoco se crea un parentesco jurídico. El concubinato es la unión libre entre dos personas en igualdad de derechos y que no tienen impedimentos legales para contraer matrimonio, aunque no lo celebren. Esto no significa que las personas que viven en unión libre no tengan garantías o que sus descendientes no son reconocidos ante la ley: significa que su estatus individual no cambia legalmente y su parentesco no está establecido ante el Registro Civil.

Diferencia entre matrimonio y concubinato

Requisitos para la carta de concubinato

Para que un matrimonio quede asentado ante el Registro Civil, lo único que se necesita es la presentación del acta de matrimonio. Esta debe solicitarse y presentarse junto con las identificaciones de los contrayentes y los documentos que cada entidad solicite, como los certificados del curso prematrimonial y el acta de soltería.

Por su parte, para solicitar una carta de concubinato es necesario que la pareja haya vivido en unión libre por algunos años o que hayan tenido hijos juntos. A esto se debe que en algunos estados, el Código Civil se refiera a la unión libre como una relación de pareja de hecho: no es la documentación la que declara el concubinato, sino la acción de que vivan juntos. Este periodo puede variar de un estado a otro, desde los dos hasta los cinco años. Además, el concubinato solo puede vivirse entre dos personas: si una persona vive en concubinato con varias parejas, no podrá declararse su unión oficial con ninguna de ellas.

La carta de concubinato tiene como objetivo la validación de los derechos que se adquieren con la unión libre, como son: el derecho a recibir alimentos, derechos sucesorios, visitas penitenciarias, derechos a los servicios e indemnizaciones de seguridad social, disposición de cadáver o disposición de órganos del fallecido. Como el acta de matrimonio, la carta de concubinato se solicita en el Registro Civil. Para obtenerla, se suelen requerir las identificaciones de la pareja, comprobantes de soltería y testigos de que la pareja ha vivido junta por el tiempo señalado.

Otro aspecto distinto es el reconocimiento de los derechos de las parejas LGBT ante la ley: el matrimonio entre personas del mismo sexo en México es legal en veintiséis de treinta y dos entidades federativas. El concubinato, por su parte, solo se reconoce legalmente en personas del mismo sexo en algunas entidades federativas.

Diferencia entre matrimonio y concubinato

Derechos económicos y la disolución de la pareja

Otra diferencia importante entre matrimonio y unión libre es la forma en la que la ley regula los bienes de la pareja. Para el matrimonio existen dos tipos de régimen patrimonial: separación de bienes y sociedad conyugal; también se puede elegir un régimen mixto. Para el concubinato no existe régimen económico: ambas personas deben acordar cómo contribuirá cada una a la economía de su hogar y cómo dividirán sus bienes en caso de separación. Esto significa que, en caso de separación, las personas casadas pueden encontrar reglamentos que faciliten o esclarezcan la división de sus bienes, mientras que las personas que vivan en unión libre pueden encontrar más dificultades para la mediación de este aspecto.

Mientras que el concubinato termina por la voluntad de ambos o por la muerte de uno de los dos, para que el matrimonio termine es necesario pasar por el proceso de divorcio, es decir, hacer constar la separación en el Registro Civil. En el proceso se establecen las obligaciones de cada uno, pero, en general, uno de los cónyuges puede solicitar una pensión si se encuentra desempleado, y los hijos de la pareja son acreedores a la misma pensión. Aunque es una diferencia sutil, se establece que las personas casadas tienen la obligación de contribuir a los fines del matrimonio, mientras que las personas que viven en unión libre solo deberán contribuir en la medida que a cada uno le sea posible.

Diferencia entre matrimonio y concubinato

Pensión por separación 

Uno de los temas más delicados en los Códigos Civiles es la pensión por separación en el concubinato: aunque en varias entidades federativas la terminación del concubinato o la cesación de la vida en común no origina reclamación entre los concubinos, en otras una persona puede solicitar una pensión alimenticia si se encuentra sin trabajo. Esta puede cubrir incluso un periodo de tiempo equivalente a lo que duró el concubinato. Suele establecerse que la excepción a esta norma será que la persona que ha solicitado la pensión contraiga matrimonio.

Obligaciones familiares

Respecto a las obligaciones hacia la familia, los concubinos y concubinas están obligados a coadyuvar de manera equitativa en el cuidado y la educación de sus hijos menores, lo mismo que las parejas casadas. Los hijos nacidos de una relación de concubinato tendrán los mismos derechos y obligaciones como si lo fueran de matrimonio. También se establece que el concubinato se prolonga hasta muerte de uno de sus miembros, la concubina o el concubino que le sobrevive tendrá derecho a heredar en la misma proporción y condiciones de un cónyuge.

Pensión de viudez y fiscalidad

¿En qué otras instancias se hacen distinciones importantes entre matrimonio y unión libre? Instituciones como el IMSS garantizan la pensión por viudez a personas cuya pareja haya fallecido siempre que tengan la documentación debida respecto a la situación de concubinato. El SAT permite que las personas que viven en concubinato deduzcan gastos realizados por su pareja, siempre y cuando aparezcan en la lista reconocida por dicha institución. Las obligaciones fiscales también se comparten tanto entre personas casadas como entre personas que viven en unión libre.

Ahora que saben la diferencia entre matrimonio y concubinato podrán organizar su documentación para garantizar los derechos que les correspondan ante la ley. Incluso si tienen planes para casarse después de vivir juntos algunos años, es importante que tengan al día los documentos correspondientes para poder acceder a lo que está marcado legalmente. Realicen juntos este proceso y apóyense uno al otro para facilitar los procedimientos necesarios.