Joel Isaac Fotógrafo

La elección de proveedores puede hacer la diferencia entre una boda correcta y una fascinante. Y la música es uno de esos elementos emocionales que no debe ser dejado al azar. Elegir el vestido de novia te hizo preguntarte si comprarías uno de colección o si mandarías a hacer el tuyo a medida. Tal vez pidieron al florista que les preparara un mix con los centros de mesa para boda que más les gustaron. Y para el gran día, qué mejor que dejarse abrazar por esos pensamientos de amor que, convertidos en canciones, los llevaron a comprometerse.

A la hora de elegir el tipo de música que ambientará su boda, no es suficiente hacer la lista de temas que incluirán en la ceremonia, la recepción y la fiesta. Una vez resuelvan cuáles son sus géneros de música favoritos, sus canciones imperdibles y todo aquello que mantendrá el ánimo de todos en cada una de las etapas de la boda, falta decidir a qué tipo de servicio confiarán el acompañamiento musical.

Ubiquen la atmósfera que quieren crear, tengan en cuenta los gustos de aquellos que confirmaron asistencia a sus invitaciones de boda elegantes y revisen estas prácticas recomendaciones para resolver el dilema: ¿grupo en vivo o DJ?

1. Versatilidad del repertorio

Stereosoul

Una de las principales ventajas de contratar a un DJ para una fiesta es que este tipo de servicios ofrece amplia versatilidad y flexibilidad, pues generalmente se adaptan con gran facilidad a todo tipo de estilos musicales. Sin embargo, también hay grupos de música en vivo con mucho repertorio. Todo dependerá de lo que estén buscando, pues así como hallarán agrupaciones especializadas en jazz, mariachi, rock, banda o ritmos latinos, también hay orquestas versátiles capaces de hacer vibrar a todos con estilos muy dispares.

En cualquier caso, conozcan bien el repertorio de su proveedor de música para boda y cuál es la flexibilidad de cada servicio. Tendrá mucho valor que la opción que elijan, además de un vasto listado de opciones, les ofrezca un servicio poco rígido y con oportunidad de cambiar el playlist.

Cada fiesta es diferente y el equipo que esté a cargo debe ser sensible, intuitivo y reactivo para captar rápidamente el tono que la celebración y el auditorio van pidiendo y adaptarse a ello. La capacidad para detectar en apenas unos pocos temas qué es lo que prenderá la fiesta es una virtud muy valiosa. 

2. Valor emocional

Juan Francisco Valdez Fotografía

¿Qué es más significativo para ustedes: la calidez de la música en vivo o escuchar las canciones que les han acompañado siempre en su versión original? ¿El espectáculo de la música siendo interpretada a unos pocos metros de ustedes o la garantía de que ese tema tan especial sea cantado como lo conocen? ¿De qué tipo de experiencia musical disfrutan más?

La música en vivo transmite mucho, a veces sin necesidad de que intervengan muchos instrumentos, y tiene un impacto visual muy fuerte. Tener en vivo y a color un show de calidad es fascinante; las fibras de la piel vibran al ritmo de las notas musicales puestas en voces prodigiosas.

También es cierto que los grupos en vivo no incorporan con tanta inmediatez algunos temas del momento a sus repertorios como lo hacen los DJ, pues hacer una versión propia, con arreglos y ensayos, demora más tiempo. Por esta razón, tal vez no siempre les puedan proporcionar el top ten de moda. Sin embargo, nada como hablar y llegar a acuerdos, ¿cierto? A fin de cuentas, todo es cuestión de preferencias, especialmente cuando se trata de emociones.

3. Según el momento

A&A Fotografía

El día de la boda tiene diferentes etapas. El DJ puede ser fantástico para prender la fiesta con las versiones originales que todos conocen, pero no es lo habitual para la ceremonia. En este sentido, un grupo en vivo puede ofrecerles covers con arreglos muy sugestivos y también pueden pactar con ellos un paquete integral que incluya ceremonia, banquete y fiesta.

La música en vivo es perfecta para ver entrar a la novia, para verla portar con cadencia el vestido de novia corte princesa, para el intercambio de votos matrimoniales... Los instrumentos de cuerda como los violines, guitarras, violonchelos y pianos trasladarán a todos a un ambiente solemne; en tanto, los de viento (trompetas, flautas, clarinetes, saxofones) evocan entornos alegres y festivos. Con y sin el acompañamiento de intérpretes, volverán el momento muy especial.

Las versiones acústicas aportan calidez a la boda; el sonido en vivo reúne a los novios al centro de la pista para su primer baile, pero también ayuda a que los invitados disfruten especialmente el banquete.

Rumba Pop México

Ahora bien, si el grupo versátil que contrataron los acompañará de principio a fin de la fiesta, necesitarán programar sus pausas. ¿Qué tal si en el banquete la ambientación queda en manos de un DJ? También un DJ puede ocuparse del primer baile de los recién casados, pues la atención de los invitados merece estar en la pareja de esposos y no en el virtuosismo de los músicos.

Llegada la fiesta y hasta la partida del pastel de boda elegante y más allá, un grupo en vivo también puede ser útil, pero el DJ se convertirá en el alma de la fiesta. Sus mezclas enloquecerán a todos evitando los bostezos con música para todos los gustos. Sobre todo, cuando las chicas se reúnan al centro de la pista para atrapar el ramo de novia natural.

4. Según el espacio

Alejandro García Photography

Analicen de qué espacio disponen en su salón de fiestas, pero también la infraestructura y la acústica de las locaciones. Midan la superficie que estará disponible para el proveedor de música y su espectáculo, pues los grupos requieren condiciones especiales de acústica y algo más de espacio que un DJ.

5. Costos

Victor Zubiate Photography

Cuantos más músicos intervengan en la fiesta, más se incrementa el costo del servicio por honorarios y traslados. Aunque esto no siempre es matemática pura, pues todo dependerá de aspectos como la tarifa, el equipamiento de que disponen, si asumirán la iluminación o no o si incluyen algún extra como animación o bailables.

Tomen en cuenta también los descansos y el menú de sus proveedores. Tanto el grupo versátil como el DJ necesitan hacer pausas; prográmenlas y prevean si necesitarán cubrirlos o no. Además, aunque algunos equipos no lo solicitan, brindarles alimentos y bebidas que los hidraten es una cortesía que siempre es bienvenida.

En la medida de lo posible, antes de contratar alguno de los dos servicios, escúchenlos en vivo para elegir el que más les guste. Obviamente, no se trata de que se autoinviten a alguno de sus eventos privados. Si no tendrá una presentación en público próximamente, asistir a un ensayo puede ser de utilidad.

Si cuentan con la posibilidad de contratar ambos servicios, estará increíble, pues ambos aportarán lo necesario en función de las necesidades de cada momento. Expectativa para la llegada a la ceremonia, júbilo para el beso de los novios, romanticismo para el primer baile de los esposos, aceleración para agarrar el ramo de novia y concentración para partir el pastel de boda. ¿Lo tienen todo?