La despedida de soltera es un evento muy ansiado por la mayoría de las novias, madrinas, damas de honor, primas, hermanas, sobrinas, abuelitas. Es la ocasión perfecta para desestresarse de los preparativos y la tensión de la búsqueda del vestido de novia, para relajarse antes de la boda y olvidar por un momento los centros de mesa para boda y hasta si queda por confirmar la decoración del pastel de boda. Este momento es para divertirse y para estrechar los lazos entre las mujeres más cercanas a la novia.

Sin embargo, hay algunas actividades en las que es mejor moderarse o evitar por completo, para que la festejada y sus acompañantes no sufran ningún contratiempo. A continuación te decimos a qué cosas es mejor decir que no y por qué.

Hay muchas formas de celebrar

Generalmente en lo primero que pensamos cuando oímos “despedida de solteras” es en un grupo de chicas con vestidos de fiesta cortos y algún peinado recogido fácil, listas para pasar una noche por todo lo alto. Sin embargo, esta celebración tiene que ser al gusto de la novia. Hay muchas alternativas divertidas: pasar un fin de semana en un pueblo mágico o en la playa, ir a un spa, tomar una clase de yoga… Si organizas tu propia despedida de soltera, eres tú quien debe decidir lo que se hará; y si la van a planear por ti, no está de más que des algunas pistas de lo que quieres.

Decir que no está bien

Ante todo, recuerda: cualquier cosa que te haga sentir incómoda o que consideres inconveniente, puedes y debes rechazarla. No sólo aplica en tu despedida de soltera, pero, especialmente en este día en el que eres la festejada, di que no sin temer herir susceptibilidades al igual que se lo dijiste a tu proveedor de flores para boda cuando te mostró opciones que no te convenían. Tú conoces tus límites y tus gustos mejor que nadie y la gente que te quiere y que quiere verte contenta te entenderá.

Di no al exceso de alcohol

Hay muchas razones por las cuales debes evitar beber de más en tu despedida: para no resecar tu piel, para no desgastarte, para evitar mareos, accidentes y blackouts, para cuidar tu cabello… No pierdas de vista tu salud antes de la boda: cada momento cuenta para estar fresca en tu gran día. Unas copitas en tu despedida son totalmente adecuadas, pero no te sobrepases.

Los stripers no son obligatorios

Los strippers son lo segundo en lo que pensamos cuando oímos “despedida de soltera”. Lo vemos todo el tiempo en series de televisión y en películas: parece y puede ser muy divertido. Sin embargo, si quieres una celebración tranquila, te sientes incómoda o no tienes ganas de un show de este estilo, no dudes en decir que no.

Guarda tu dinero

La despedida no debe ser muy costosa para ser divertida e inolvidable. Si quieres regalar o invitar algo especial a tus acompañantes, cuida que esto no afecte tu economía. Planea algo que tus invitadas y tú puedan costear sin perjudicarse. Y, por si acaso, no salgas con más efectivo del que realmente quieres gastar.

No te desveles

A menos de que tu despedida sea bastante tiempo antes de la boda, lo mejor es que no te desveles ni descuides todo lo que tienes que hacer. Ya que tú tienes tanto que organizar, lo más conveniente es que tu despedida la planee alguien más, pero, si lo haces tú, dedica el tiempo justo a los preparativos, la celebración, y el descanso después.

No agotes tus energías antes de la boda

Invita a quien tú quieras, si ya fue un triunfo cuadrar el número de invitados para hacer el envío de las invitaciones de boda originales, no pases esta tortura con tu despedida. No todas las invitadas de la boda tienen que estar presentes en tu despedida de soltera: tú decides si quieres una fiesta en grande, una celebración íntima, o incluso una fiesta mixta. Si quieres que todas las mujeres de tu familia estén presentes, planea una despedida que tenga actividades para todos los gustos, y si prefieres una fiesta con tus amigas y familiares de tu edad, comunícalo con tacto y firmeza. Oh, y ni siquiera consideres invitar personas negativas: sólo arruinarán el momento.

No hagas algo de lo que puedes arrepentirte

Despedirte de tu soltería no significa olvidar tus compromisos: ante todo, conserva tu integridad, tu paz mental y el control de tus acciones, y no olvides que tienes una relación de respeto con tu prometido. Cuida de tus invitadas, y no incurras en una infidelidad, aunque sólo sea un desliz.

No olvides tus sentimientos

Goza tu despedida de solteras sin que nada te preocupe. Disfruta la compañía de tus invitadas y recuerda el propósito de la ocasión: celebrar que pronto compartirás tu vida con un hombre muy suertudo. Dedica un momento para analizar tus sentimientos e, igual que en tu boda, vive cada instante conscientemente.

No es para ponerse triste

Los estados alterados llevan a los excesos y viceversa. Conserva la calma: tu familia y tus amigas seguirán estando contigo después de la despedida y después de la boda. Este evento es algo positivo, y todas las presentes deben recordarlo. Si la nostalgia las invade, hagan un plan para reunirse algún tiempo después de la boda.

Son muchas las emociones que nos rodean durante la organización de una boda. Disfruta al máximo cada momento porque la revisión de catálogos de ramos de novia y las pruebas de maquillaje y peinados de novia terminarán, pero todo el cariño de tus seres queridos continuará antes, durante y después de la boda. Pásalo muy bien en tu despedida y cuéntanos cuál fue el estilo de la tuya.