Fotografía Fernando Zúñiga

Para los creyentes, vivir plenamente la espiritualidad es fundamental para disfrutar de un matrimonio dichoso. Pero, ¿qué hacer si su primera experiencia en matrimonio no fue tan dichosa y terminó en divorcio? Si volvieron a brotar los pensamientos de amor gracias a otra persona, con la que quieren contraer segundas nupcias por la Iglesia, no se frustren. Antes de buscar el templo, los recuerdos de iglesia para boda o preguntarse si el vestido de novia podrá ser tan blanco como la primera vez, conozcan cuáles son los trámites que debe tener el proceso. 

Si emprenderán una nueva etapa en su vida amorosa y espiritual y están buscando información para dar los primeros pasos, tomen nota de estos puntos.

La nulidad del matrimonio religioso

Estudio Visual

Es muy importante aclarar que tanto el matrimonio como el divorcio son distintos en cada religión. En el caso del matrimonio judío, por ejemplo, el divorcio está contemplado como una necesidad bajo ciertas circunstancias y el procedimiento para formalizarlo es parte de la doctrina. En el caso del catolicismo, el divorcio no se reconoce, pues es un trámite de la ley civil. En este sentido, el matrimonio católico solo admite la anulación, es decir, declarar que nunca existió.

El matrimonio católico es la fórmula para que dos personas compartan sus vidas de acuerdo a su fe. Pero, incluso cuando una pareja se une con el propósito de vivir su amor por toda la eternidad, puede suceder que lleguen a tomar caminos distintos. Hay quienes continúan sus respectivas vidas sin anular ese matrimonio y quienes optan por la nulidad.

Si, además, alguno de los miembros de esa unión (o los dos) encuentran a alguien con quien quieren recibir de nuevo este sacramento, es natural que se pregunten qué hacer respecto a su primer matrimonio por la Iglesia

De acuerdo a la realidad social actual, en los últimos años se han realizado reformas en el proceso de la nulidad del matrimonio católico. Esto no significa que el trámite sea fácil, sino que el proceso se ha estandarizado para que pueda realizarse con mayor facilidad y en menor tiempo. En cualquier caso, siéntanse cómodos de abordar el tema sin tabúes. Para su tranquilidad, piensen que, de no contemplarse esa posibilidad, ninguna religión permitiría ni el divorcio ni la nulidad bajo ningún concepto.

¿En qué casos puede declararse nulo el matrimonio católico?

Stanly's Photo

Los motivos por los cuales puede declararse nulo un matrimonio están establecidos en el Derecho Canónico. Los más comunes son la incapacidad para asumir las obligaciones del matrimonio y la simulación de la intención en el consentimiento.

La incapacidad se refiere a la inmadurez o la imposibilidad psicológica de acatar o comprender los compromisos del matrimonio. Aplicaría, por ejemplo, cuando se identifica que alguno de los contrayentes padecía una adicción o era demasiado joven para saber lo que conlleva el matrimonio y, por eso, no estaría capacitado para cumplir con estos compromisos.

La simulación en el consentimiento consiste en contraer matrimonio sin tener la intención real de cumplir los preceptos del sacramento, como la fidelidad. Ser obligado u obligada a casarse o casarse bajo cualquier tipo de presión son otras causas de nulidad.

Por extremos que sean algunos casos, la nulidad solo suele concederse cuando el matrimonio se contrajo bajo algunos de los motivos de nulidad. Es decir, las causas de divorcio o separación posteriores al matrimonio no cuentan como nulidad, a menos que estuvieran presentes desde el día de la boda.

En qué consiste el proceso católico de nulidad

Wedding Day

La demanda de nulidad debe presentarse ante el tribunal eclesiástico de la diócesis donde se celebró el matrimonio. Ya sea en esta institución o en la diócesis más cercana al domicilio de los demandantes, un perito en Derecho Canónico orientará a los solicitantes sobre la posibilidad de obtener la nulidad y la forma en que debe procederse. No es necesario que ambos cónyuges se presenten para hacer la demanda.

La nulidad del matrimonio católico se puede solicitar en cualquier momento después de la celebración. Suele solicitarse discreción de las partes implicadas y solo ellos puede intervenir en el proceso, cuya documentación se archivará en el tribunal.

Generalmente, en el proceso se les solicitará un testimonio detallado sobre su matrimonio. También es frecuente que las autoridades eclesiásticas realicen preguntas sobre su relación para determinar si la nulidad es meritoria.

Si tienen dudas sobre los pasos que deben seguir o dónde deben presentar su solicitud, consulten al sacerdote de su templo. También pueden recurrir a abogados especialistas en el tema.

¿Cuánto tarda el proceso de nulidad?

Frésapic Photography

La dilatación del proceso depende de la complejidad de cada caso. En promedio, el proceso en la Iglesia católica solía llevarse entre dos y tres años. Las reformas realizadas hace algunos años marcan un tiempo límite de un año para realizar el proceso, ya que el caso debe llevarse bajo la responsabilidad directa del obispo de cada diócesis y no entre diferentes dependencias.

También se ha establecido que el proceso debe ser gratuito y que las donaciones de los demandantes deben ser voluntarias.

Después del juicio de nulidad

Juan Francisco Valdez Fotografía

El resultado de la deliberación solamente se comunica a las partes implicadas, en persona. Cuando el veredicto es favorable para los demandantes, el registro del matrimonio se declara nulo en las actas donde se registró dicho sacramento y en las actas de bautismo de ambos cónyuges.

Es importante saber que los hijos del matrimonio católico no son afectados por la nulidad: ante las reglas de la religión, siguen considerándose legítimos.

El matrimonio religioso es diferente del civil, ya que pertenece a los procesos de una institución separada del Estado. Sin embargo, la mayoría de las nulidades de nupcias religiosas también pueden certificarse civilmente, en caso de que sea necesario presentar un documento particular. Eso sí, el proceso de nulidad solo puede realizase en las instituciones religiosas correspondientes.

Las segundas nupcias religiosas

Argentina Santa Cruz Fotografía

El único documento necesario para las segundas nupcias, además de los requisitos usuales, es el acta o certificado de nulidad del matrimonio anterior. Es importante saber que la causa de nulidad del matrimonio anterior debe haberse superado para volver a contraer matrimonio. No puede volverse a celebrar un matrimonio para una persona que aún padezca inmadurez o problemas psicológicos. Esta comprobación se lleva a cabo por el tribunal eclesiástico al finalizar el proceso de nulidad o bien antes de las segundas nupcias.

También hay certificados y ceremonias especiales para personas que celebran sus segundas nupcias. Estas deben tramitarse directamente en la diócesis correspondiente al templo de los novios. En ellas se especifica la razón del final del matrimonio anterior y la validez del segundo matrimonio.

Durante los trámites y procesos que deban realizar para celebrar su boda, encuentren inspiración en los textos de su fe. Aprovechen estas escrituras para elegir las oraciones para las invitaciones de boda. Incluso pueden hacer un bonito misal para su nuevo hogar u obsequiarlo como recuerdo de boda: ¡será un detalle inolvidable!