Carol Cavazos Fotografía

Las bodas mexicanas están llenas de tradiciones que las hacen únicas y que las distinguen de las de otros países. En ellas se suceden rituales colmados de significado de nuestros antepasados y que pasan de generación en generación. Desde aventar el ramo de novia hasta el sentido simbólico que se le da a la entrega de los anillos de compromiso. Todas las tradiciones tienen un procedimiento para atraer la suerte y tener una vida llena de bendiciones. Y el pastel de boda no podía quedar exento de costumbres.

Se cree que la tradición de que en las bodas se coma un pastel como postre principal tuvo su origen en la antigua Roma. Entonces, se servía un pastel de trigo y sal, que se rompía en la cabeza de la novia en símbolo de fertilidad. El concepto fue evolucionando y con el tiempo se le agregaron las ideas de agregar betún, tradicionalmente blanco para simbolizar la pureza de la novia, o las figuritas del pastel que representan claramente a los novios.

Las imágenes de pasteles de boda son reflejo de todo lo que han cambiado las tendencias en este postre nupcial. Si son una pareja clásica, encontrarán multitud de opciones entre los pasteles de boda elegantes: las flores serán unas aliadas inseparables. ¿Y ya tienen la pala para partirlo?  

1. Cortar el pastel de boda… ¡juntos!

Mevo Films

Una vez terminado el banquete, llega el momento en que ustedes, los novios, van a hacer el primer corte al pastel de bodas. Este es un momento que hay que guardar para la eternidad, así que seguramente estará con ustedes el fotógrafo de boda. Tampoco faltará uno que otro familiar tomándoles las fotos de rigor que después querrán que les compartan en su Wedshoots.

Esta tradición viene desde la época medieval, en Europa, cuando se ofrecían panecillos en lugar de rebanadas de pastel. De manera azarosa y siempre deliciosa, esta idea evolucionó hasta integrar el pastel de bodas tal y como lo conocemos ahora. Se le da tanta importancia porque es la primera actividad que realizan juntos los novios como recién casados; al hacerlo, se bendice el matrimonio con dulzura y prosperidad. ¡Vivan los novios y viva el trabajo en equipo!

2. Primera mordida juntos

Diego Sánchez

Es una tradición que ustedes den juntos la primera mordida del pastel. Si desean ponerse un poquito juguetones y embarrarse un poco de pastel, con esto lograrán unas fotografías muy divertidas de este momento. Tal vez sea mejor idea si el postre nupcial será de crema chantilly; en cambio, no es muy recomendable si será un pastel de fondant para boda que tenga colores de lo más intensos. ¿Por qué? Tal vez esté de moda saltarse el protocolo y ser un poco más irreverente, pero para nada será tendencia que te caiga una mancha en tu vestido de novia 2018 que con tanto empeño escogiste, ¿no? Entrelazar sus brazos mientras cada uno sostiene una cucharadita de pastel puede ser una opción muy elegante.

3. Guardar una rebanada de pastel

Chic Foto & Cinema

Apartar una rebanada del pastel de novios o el piso más pequeño de este es una tradición muy romántica. Hay quienes deciden congelarlo y comerlo en su primer aniversario de casados. Pero si no quieren esperar tanto, pueden comerlo después de la noche de bodas. Les encantará desayunar un pedazo de tarta mientras recuerdan los momentos más intensos de su gran día. Podrán transportarse no solo a las emociones vividas en la jornada de su matrimonio, sino también al día en que se pudieron el anillo de compromiso para empezar este proyecto de vida en común.

4. ¿Cupcakes y pastel del novio?

Cupcakes Postres & Café

Se refieren así a los pequeños pastelitos de porciones individuales que van ya sea alrededor del pastel de boda principal o en la mesa de dulces para boda: la misma esencia, pero en formato pequeño. Se crearon con la finalidad de que los novios pudieran compartir con los invitados, además de una rebanada de pastel, sus otros postres favoritos. Además, empieza a permear una costumbre del sur de Estados Unidos: el groom’s cake (pastel del novio), que es un pastel que se sirve separado del principal y que suele ir en blanco.

Estas son las tradiciones más comunes en las que podrán inspirarse para encargar la decoración de sus pasteles de boda. Así que ahora solo hay que pedir al repostero que haga el pastel con el que siempre han soñado y que no olvide poner los muñecos para pastel de boda en él. Cuéntennos cuáles van a llevar a cabo y qué tipo de ornamentación van a elegir para que la tarta no solo sepa deliciosa, sino que también se vea suculenta.