El yoga es una disciplina que logra conectar el cuerpo, la mente y el espíritu a través de posturas físicas y ejercicios de respiración. Su práctica está basada en la meditación, por lo que además de propiciar pensamientos de amor por la vida y lo que les rodea, también reduce los niveles de estrés cuando ya no saben en dónde buscar centros de mesa para boda o qué postres deben elegir para su mesa de dulces para boda. Hay muchos tipos de yoga, si tienen la inquietud de practicarlo investiguen cuál es el más favorable según su estilo de vida y objetivo, aunque deben saber que hacerlo en pareja incrementa sus bondades.

Después de la entrega del anillo de compromiso, comienzan los preparativos y todo lo relacionado con la organización de la boda. Esto generalmente causa estrés porque necesitan que el tiempo rinda. Pensar en practicar yoga en pareja es una excelente idea para relajarse, que además les brindará varios beneficios. ¡Les compartimos cuáles!

1. Un momento solo para ustedes

Es normal que al anunciar la boda, sus familiares y amigos quieran colaborar con la selección de las flores para boda o con algunos detalles de la decoración. Además, la vida no se detiene y las actividades laborales y sociales se vuelven más apremiantes. En medio de todo eso, será muy gratificante tener 45 minutos para ustedes, que es lo que duran, generalmente, las sesiones de yoga.

No necesitan hablar para conectarse. Las miradas y compartir un objetivo será suficiente para que fluyan los pensamientos de amor cortos y se mantengan todo el tiempo con buena energía.   

2. Mejorar el trabajo en equipo

Es verdad que organizar la boda requiere de mucho trabajo en equipo. Algunas veces, las parejas se reparten las tareas y cada uno las cumple cuando puede hacerlo. Y aunque el objetivo se alcanza, dedicar algunos días de la semana para reunirse y practicar yoga hará que fortalezcan este aspecto. El esfuerzo de ambos para controlar el cuerpo y la mente, además de ayudarse con ciertas posturas para lograr equilibrio o coordinación, será muy favorecedor para su relación.

3. Descubrir a su pareja

Los pensamientos de amor para tu novio se despertarán aún más cuando lo contemples en un ambiente de meditación, calma y espiritualidad. El yoga propicia una introspección, una búsqueda del “yo”, pero al hacerlo en pareja el descubrimiento se comparte, se vuelve más interesante y más enriquecedor para los enamorados. De esta manera, juntos sabrán sus limitaciones, sus habilidades, sus miedos y la actitud que toman ante los nuevos retos.

4. Aprender a comunicarse

Seguramente uno de los consejos que más les dan sus seres queridos al entregar las invitaciones de boda elegantes es que siempre mantengan una buena comunicación. Suena trillado pero es verdad; todo lo podrán solucionar si existe diálogo e incluso si saben pedir lo que cada uno espera del otro y, por supuesto, si el otro lo sabe interpretar.

Cuando ustedes estén en sus sesiones de yoga, aprenderán a comunicarse con y sin palabras. El tacto, las miradas y la respiración les permitirán reconocer si su pareja necesita ayuda para hacer una postura o si le parece complicado el ejercicio de meditación.

5. Incrementar sus niveles de confianza

La relajación que trae consigo el yoga invita a crear un clima de confianza en el que pueden abordar temas de pareja con mayor serenidad, empatía y complicidad. Pero no solo en cuestión de comunicación, también en el aspecto físico tiene esta bondad, ya que se afianzará la confianza cuando no usen las manos sino otras partes del cuerpo para lograr alguna de las posturas. Cerrar los ojos, continuar con los ejercicios con la seguridad de que el otro está pendiente y ambos están entregados por completo a lograrlo, será señal de que son el uno para el otro.

Ahora que ya conocen los beneficios de practicar yoga en pareja, deben decidir qué tipo es mejor para ustedes. El hatha yoga es ideal para principiantes, mientras que el kundalini yoga puede ayudarles a controlar el estrés que ocasionó la búsqueda de los recuerdos para boda y el bikram yoga será perfecto para sudar y ponerse en forma para que el día de la boda luzcan el traje y el vestido de novia como siempre soñaron. ¿Cuándo inician?