Monociclo Lab

Dar el anillo de compromiso es eso: un compromiso con tu pareja, con quien planeas crear una nueva historia de amor que quizá derive en formar una familia. La emoción de portar un vestido de novia no es muy distinta a lo que siente un varón antes de hacer su camino al altar y es inevitable que en los preparativos surjan los sentimientos de felicidad, anhelos y planes de futuro. Pero ¿cuáles son esas inquietudes antes de enviar las invitaciones de boda? ¿Qué piensan los hombres antes de casarse?

Los varones también tienen sentimientos, hay que dejarlo claro. Y por eso, a continuación les mostramos lo que pasa por su cabeza mucho antes de partir felices su pastel de fondant para boda junto al amor de su vida. Entiendan que estas son algunas de las preocupaciones más comunes y que en la mayoría de los casos terminan siendo temores infundados, así que no se asusten.

¿Qué dicen los amigos?

Bridal Day

Todo hombre comprometido tiene a sus amigos de añales, que tomarán con felicidad que este esté a punto de proponer matrimonio a su pareja. Algunos incluso lo acompañarán a elegir el anillo de compromiso de oro blanco. Pero una arma de doble filo puede ser el humor negro: los amigos aguafiestas le dirán que lo verán en el futuro como parte del club de los Divorciados S.A. o que la barriga le va a crecer y que con la familia y los niños su vida social terminará.

Para estas ocasiones, deben tomar las bromas con el mejor sentido del humor. Y si estas se pasan de pesadas, nada como guardar distancia con esa persona que no siente empatía con la felicidad por la que están pasando en estos momentos. No se desalienten, pues están seguros del paso que han dado y saben que la boda es la primera parte de una gran aventura. Puede que sus vidas cambien un poco, pero es parte del proceso de madurar. Y desde luego que habrá retos, pero como pareja forman el mejor equipo para enfrentarlos con buena cara.

¿Será mi cómplice?

Victor Zubiate Photography

Como la mujer, los varones también tienen aspiraciones individuales: los planes profesionales, los proyectos familiares, los deseos de viajar y sus aficiones son algunas de ellas. Cuando se ha elegido a la pareja ideal, estos pensamientos no tienen por qué ser frecuentes, pues la respuesta seguro que ya la tienen. Solo habría que contestarse: ¿será mi cómplice, apoyará mis ideas y planes?

No es necesario que sus proyectos e inquietudes personales sean una copia, pero sí es importante que sus caminos puedan convivir y llevarlos de la mano. De igual manera, también es crucial que ambos se apoyen, se estimulen y se motiven para alcanzar sus metas individuales. Una pareja es una travesía de dos, así que solo hay que ser abiertos y comunicar todo. ¡Sean cómplices!

¿Formaremos una buena familia?

Alejandro Álvarez

Entre los planes de pareja, quizá haya surgido el de crear una familia. La llegada de los hijos siempre crea expectativa, pero a la vez temores: ¿seré un buen padre, será mi esposa una buena madre? Si no se han estrenado ya como papás, recuerden que no hay un manual concluyente para la paternidad. Sin embargo, es completamente normal que los dos miembros de la pareja busquen tener a su lado a alguien responsable, maduro, con valores y con quien poder cimentar un futuro familiar. Que tenga buen gusto o no para las flores y la decoración pasa a un plano secundario: para eso ya tienen proveedores de arreglos florales para boda en quienes delegar.

¿Podremos mantener un hogar?

Artyx Studio

En cuanto a lo monetario, la mayoría de los varones parece tener integrada en su psique la responsabilidad de que el futuro matrimonio tenga una estabilidad. Pero la importancia de sostener económicamente un hogar siempre es compartida y las finanzas familiares competen a los dos tanto si ambos trabajarán fuera de casa como si alguno de los dos se dedicará al hogar.

¡Adiós a los roles de género! Es tiempo de descartar esas ideas arcaicas de que los hombres deben procurar el sustento doméstico o de que las mujeres son las que se dedican a todos los preparativos de la boda. Ellas también pueden ser muy organizadas con la economía familiar y ellos, muy habilidosos cuando se trate de aprender cómo hacer centros de mesa para boda. Preocúpense y ocúpense en pareja de que todo en la boda esté en orden, pues será una prueba para demostrar que este nuevo “equipo” puede salir airoso en las finanzas y vivir bellos momentos juntos.

¿Seremos capaces de mantener la “llama” encendida?

Camilo Jaimes Photographer

Entre los emocionantes retos a largo plazo que tiene una pareja está el de explorar nuevas formas de conducirse en dualidad. Una de las partes importantes en todo matrimonio es tener una vida sexual activa. ¡Pero este pensamiento no solo lo tienen ellos!

Confiésense cuáles son sus fantasías, comuníquense, descubran y refuercen qué da placer a su pareja y atrévanse a experimentar. No dejar que el aburrimiento se instale en la cama será algo que ambos deben practicar y disfrutar ¡y no por estar casados significa que la llama se apagará!

¿Tendremos libertad individual?

Vallarta Pictures

Todas las personas necesitan tiempo a solas y en una relación de pareja se debe comprender que el equilibrio implica estar juntos, pero también darse la oportunidad de desarrollarse individualmente. Sin descuidar al otro, lo laboral, los hobbies, las amistades y demás áreas de desarrollo personal deben dejarse fluir.

Así como cada uno de ustedes se ocupa de buscar el vestido de novia moderno y el smoking a solas o, en una pareja del mismo sexo, ambos elegirán por su cuenta sus accesorios para sorprender a la pareja, trasladen esto a su día a día. Vivir en pareja no implica que cada uno pierda su individualidad. ¡Al contrario! Cultiven el apoyo mutuo y respeten el tiempo a solas de cada uno.

¿Nos aceptarán nuestras familias?

De Gante Studio

Algo que llevamos todos es el apellido: las familias de ambos (padre, madre, hermanos, tíos…) ahora cruzan un camino y se vuelven una parte de gran relevancia en el futuro. Aunque seguramente ya conocerán bien a su familia política, es normal que se cuestionen si su prometida o su prometido tendrá una relación amable y abierta con la familia propia o si serán capaces de convivir incluso a pesar de las diferencias.

Aunque las relaciones personales se cultivan con tiempo, dedicación, comunicación y mucha empatía, una forma de consentir a ambos árboles genealógicos es obsequiarles unos recuerdos para boda originales que harán de su fiesta una velada inolvidable. ¡Será oficialmente la unión de dos familias!

Ya ven que una boda no solo genera mil pensamientos en la cabeza de una mujer. También los hombres tiene sus preocupaciones, que van desde sus perspectivas de futuro hasta cuál será la mejor mesa de dulces para boda para apapachar a sus invitados y ser los mejores anfitriones. Desde las inquietudes financieras hasta probar los pasteles de boda que incluirán en la recepción, todo se reduce a un trabajo en equipo. Disfruten con alegría la nueva etapa del amor más grande de su vida y compartan sus inquietudes en pareja para despejar dudas y confirmar que están en la misma sintonía.