Catch Me
Catch Me

El invierno, sinónimo de transformación, muestra otra bella cara de la naturaleza por sus colores, escenarios y noches largas. Así como los vestidos de novia pueden complementarse con sacos, abrigos y capas de lo más elegantes, seguro están preguntándose cómo arropar su ceremonia y recepción invernal. Si planean casarse entre diciembre y marzo, sáquenle provecho a ese romanticismo hogareño al que evoca el invierno y que envuelve a sus anillos de compromiso. Atiendan cada detalle de la celebración para que sus invitados también se contagien de esa misma magia al escuchar sus pensamientos de amor ante el altar.

Antes de nada, tendrán que decidir si con la decoración querrán reforzar esa sensación de estar en invierno o si, por el contrario, desearán mitigar sus efectos. Para las dos opciones hay soluciones.

Opción A: decoración proinvierno, una oda a la estación

Si han elegido casarse en esta época porque es su favorita del año, destaquen la majestuosidad del invierno con arreglos que lo evoquen en cada detalle. Su intención podría evidenciarse desde el diseño de las invitaciones de boda originales que harán llegar a sus seres queridos. Para que tengan una idea más clara, les presentamos seis aspectos a considerar.

1. Colores

En los colores comienza la magia del invierno. Opten por tonos fríos como azules, violetas, verdes, grises y negro. Se aconseja combinar no más de tres. El blanco, como el que seguro elegirás para tu vestido de novia corte princesa, también es ideal para imprimir luminosidad y recordar la nieve.

FeelMakers
FeelMakers

2. Materiales

Al tratarse de una época en la que reinan el frío y la noche, la tendencia es utilizar cristal, vidrio, acrílico que dé la impresión de ser hielo y piedra granito para elementos decorativos, así como acero y madera plateada para el mobiliario. En las invitaciones quedará perfecta la cartulina gruesa con efecto arrugado o nevado.

3. Tejidos

En este apartado la recomendación es la seda, por su elegancia y brillo; le siguen el algodón y poliéster, para mantelería y cortinas. En sillones y cojines lucirían bien el cuero, la piel y la lona.

El Romeral
El Romeral

4. Iluminación

Dado que se busca hacer un tributo al invierno, pero también al romance, los acentos en luz blanca que imiten la nieve, el hielo o las estrellas son una excelente opción, pero sin excederse, para que el ambiente no se vuelva muy frío. Algunos tonos bajos de violeta también serán perfectos para generar el mejor ambiente y crearán sutiles matices sobre el peinado recogido elegante durante el primer baile de esposos.

5. Vegetación

Flores blancas o de colores pastel en tonalidades frías darán un toque especial a la celebración, incluso si están secas o acompañadas de naturaleza muerta. Algunas especies son campanillas, orquídeas, pensamientos, violas, alelíes, hortensias y rosas de Navidad, cuyos colores naturales conseguirán ese efecto que desean. Cuiden que luzcan los verdes tallos, pues darán mucha vida.

Otra opción son el musgo, las ramas, troncos, flores secas y frutos naturales como las piñas de pino al natural o con efecto nevado.

6. Elementos decorativos

Como el invierno inspira elegancia, les proponemos cargar su creatividad en cada uno de los espacios: desde las estaciones de comida del coctel hasta los arreglos de mesa para boda o la barra de bebidas en el baile. Además de las flores mencionadas en el anterior punto, los pétalos, las hojas verdes y las enredaderas ayudarán a que el blanco destaque en toda la locación.  

Ya sea que elijan un lugar abierto o cerrado, la mesa de los novios y el techo pueden decorarse con flores o mantos delicados en tonos azules, violeta o plateados. Si no tienen la suerte de encontrarse en un campo o jardín donde haya nieve de verdad, pueden recurrir a la artificial. Una opción por demás romántica para la pista de baile sería cubrir el techo con telas oscuras y pequeñas luces blancas que parezcan estrellas. Si la elegancia los hace inclinarse por los candelabros, cuiden que el metal sea plateado y los vidrios o cristales muy transparentes con luces claras.

Su pastel de boda puede ser excepcional, ya que lucirá como obra de arte si lo decoran como si tuviera estalactitas de azúcar que parezca hielo. Otros elementos infaltables en la decoración del pastel de boda son las flores, naturaleza muerta y las “joyas” comestibles.

Opción B: decoración acogedora para mitigar el invierno

Si han elegido casarse en esta época porque la fecha les resultaba práctica y aunque les agrada que no haga calor, consideran que lo mejor es brindar un ambiente acogedor ante el invierno, los aspectos a considerar son los siguientes.

1. Colores

Los naturales colores fríos de la época como el blanco, el plateado y el verde harán una agradable mancuerna con ciertos tonos cálidos como tierra, café, beige, rojo, vino, terracota, palo de rosa y dorado. Este contraste impedirá que la elegancia y el romanticismo se vayan de la fiesta.

Arte Visual MF
Arte Visual MF

2. Materiales

La armonía a la que invita la nueva mezcla de colores cálidos y fríos permite usar las maderas nobles en todo el mobiliario con algún acabado, sea cubierta de beige con detalles dorados o totalmente al natural. También puede entrar el vidrio y el cristal, además de la porcelana en blanco o beige. Las fibras naturales como el mimbre, el ratán y el ixtle son los grandes aliados para afinar los detalles en mesas y sillas para dar una apariencia más rústica y abrigadora. Respecto a los metales, entraría el cobre y los que tengan acabados en dorado.

3. Tejidos

Dado que el objetivo que persiguen es el de generar un ambiente cálido que proteja del invierno, opten por las telas gruesas y que sean o parezcan calientitas como terciopelo, lana y derivados y sintéticos como el peluche Opten por texturas rugosas y huyan de las lisas. Por su versatilidad, los bordados y el encaje pueden ser de mucha utilidad.

Hacienda Atongo
Hacienda Atongo

4. Iluminación

En esta ocasión, la luz se valdrá de tonos amarillos para neutralizar la palidez invernal. Ya sea con series de focos colgadas de fibras o ramas, en candelabros dorados o las velas en candeleros, este efecto hará lucir cada detalle de la decoración del lugar y aumentará la fuerza en los colores más intensos como el rojo, el café y el vino.

5. Vegetación

Para aprovechar los colores cálidos que buscan, las mejores flores de invierno para ello son las de las familias de las bellis, matiolas, prímulas, margaritas y pelargonias; otra opción son los tulipanes y las versátiles rosas. Pídanle a su proveedor de arreglos florales para boda que también incluya plantas ornamentales verdes y ramas secas, aunque sin efecto nevado.

Bridal Creations
Bridal Creations

6. Elementos decorativos

Además de las flores, el toque elegante para esta celebración se basa en los detalles dorados, las luces y el cristal o la porcelana; por ejemplo, en candelabros, candeleros, bases para velas pequeñas, faroles y sillas se puede aprovechar la fuerza de esa tonalidad. Si desean darle un toque más natural, las ramas vivas con pocas hojas y las enredaderas de fibras naturales, con luces pequeñas o con bombillos, también se verán preciosas. 

Un buen gesto hacia sus invitados, que puede ser parte de la decoración, son obsequios como cobijitas, sarapes o chalinas. Además de ser recuerdos para boda útiles, cumplirían una doble función, pues podrían colocarse en las sillas o en sus respaldos.

NRG Photo & Video
NRG Photo & Video

La mesa de dulces para boda bien podría convertirse en todo un rincón de variedades de chocolates como el blanco, amargo, trufas y bombones o una fuente de chocolate caliente en la que bañar frutas de temporada. ¿Y qué tal un buen repertorio de bebidas calientes y unos frutos secos con los que aportar a sus invitados toda la energía que necesitan para irrumpir en la pista de baile?

Su imaginación complementará esa hermosa fiesta invernal en que querrán convertir su boda. Pero si bien se puede dar vuelo a la creatividad, no debe caerse en la exageración. Más bien se deberá trabajar una armonía entre locación, colores, mobiliario, ornamentación y hasta el menú. No teman pedir opciones al equipo que se ocupe de su banquete y, si requieren algún servicio extra, nuestro directorio de profesionales en decoración para boda queda a su disposición.

Busquen también ese equilibrio en sus estilismos. Ellos pueden llevar trajes confeccionados con lana o cashmere y un chaleco de terciopelo. En tanto, ellas pueden optar por vestidos de novia con manga y algunas piezas que, además de ayudar a mantener la temperatura, impriman glamur al outfit, como una sobrefalda removible o una capa. Y para el ramo de novia, ¿qué flores imaginas? Hagan que cada detalle embone al conjunto ¡y a disfrutar del invierno más romántico de sus vidas!