Cliché

¿Están planeando su sesión de fotos preboda y le dan varias vueltas al clóset? ¿Qué tal ese elegante vestido de noche? ¿Se usan tacones o tenis? ¿Un traje formal o informal para el prometido? ¿Cometen sacrilegio al usar el vestido de novia y el traje del novio? ¿Ya puede hacerse la prueba del peinado de novia? Si tienen estas dudas y más, les ayudamos a resolverlas, pues para este momento hay que tomar en cuenta varios factores: especialmente, el lugar, el concepto que desean mostrar y el vestuario.

Eviten caer en el error de subestimar sus estilismos. Cuidándolos, podrán lucir al máximo ese espíritu de alegría y transmitirlo a todos sus seres queridos. No solo se trata de mostrar con orgullo en qué mano va el anillo de compromiso. Les damos algunas pautas que pueden seguir para que todo salga a la perfección y se vean impecables.

Coherencia con el estilo de la sesión

Daniel Saavedra Fotógrafo

Dejen volar su imaginación y creatividad, pero también deben ser coherentes con el estilo de fotos que buscan. Pregúntense si quieren que las fotografías posean un espíritu elegante, romántico, atrevido, con un toque de humor, campestre, informal o que demuestren algo que ambos tienen en común.

Pueden ir a la playa, a la montaña, a la calle o al lugar donde se conocieron. Todo depende de lo que ambos decidan, pero también pueden (y deben) asesorarse con su fotógrafo de boda, quien quizá les pueda mostrar opciones en su portfolio que ustedes pueden aprovechar.

Todo esto lo pueden hablar en pareja, pues de aquí partirán para todo lo demás. Desde elegir la locación, la hora del día o el vestuario hasta decidir qué uso le darán a esas instantáneas. ¿Servirán para un save the date de lo más visual o mandarán imprimir copias para anexarlas en sus recuerdos para boda originales?

Un vestuario con vida

José Alfredo Lerma

Una vez elegido el concepto, ya pueden ir al clóset o a la tienda de ropa que deseen, pues ya tendrán algo en mente. Regularmente, no se usa ese vestido de novia de encaje que ya fue elegido o el traje de novio del varón. Y no solo porque la tradición marca que, hasta el día de la boda, el vestido debe ser el secreto mejor guardado.

El espíritu de una sesión preboda es mostrar una unión más cotidiana y que exude la química que mantienen en el día a día. Sean fieles a ustedes mismos y no traten de fingir un look que jamás usarían, pues la autenticidad es lo ideal. Y llevar algo que facilite la movilidad del cuerpo es también algo por considerar.

Si su sesión preboda será en la playa, una guayabera para el novio y para la novia un vestido para fiesta de día pueden ayudarles a mantener cierta elegancia. Si están valorando algo más desenfadado, ¡saquen los trajes de baño, las faldas livianas y los shorts!

Uriel Mateos Wedding Photographer

O si van a un bosque, y siempre dependiendo del clima, pueden usar un suéter con espíritu más campestre, así como atuendos ligeros y de colores ocres o claros. Lo importante es que ambos se complementen y no haya una disparidad de looks.

Si ella elige un vestido rojo de noche para una locación en la ciudad, el novio puede vestir un traje y no acudir demasiado casual. Se recomienda no usar prendas con estampados de marcas o con palabras que puedan distraer el sentido de la foto, a menos que ambos decidan hacer una playera con sus iniciales para la ocasión o alguna idea acorde al concepto.

Apuesten por los colores que les gusten

Cronos Films

La paleta de colores que escojan depende del lugar elegido y de la personalidad de ambos. Si es en un campo que da a la montaña, se puede armonizar con colores tenues o dar un efecto de contraste con colores vivos, pero con prendas acordes al lugar.

Colores vivos como el azul son muy recomendables. Incluso puede abrirse la ambientación nupcial a través de prendas blancas o beige que hagan pensar que ella está por usar su ramo de novia natural y él su boutonniere dentro de poco tiempo.

Su mejor complemento, la sonrisa

Chic Foto & Cinema

Salir a presumir su unión llenará de energía sus pasos y sus sonrisas, por lo que también pueden elegir poses con las que se sientan cómodos y naturales. Un abrazo al lado de un lago, la recreación de la entrega del anillo de compromiso, sus cuerpos recostados sobre hojas de árbol otoñales en un bosque o una mirada y sonrisa cómplices también tienen que ver con el concepto que desean.

El fotógrafo también puede darles indicaciones y ustedes decidirán aquellas situaciones con las que más se identifiquen. Él o ella ya tienen en mente ideas de acuerdo a la locación, pero ustedes son libres de dar más opciones, especialmente para no verse forzados. No sean tímidos y propongan algo que les parezca interesante. Aprovechen el escenario, experimenten y diviértanse: verán que será todo un festejo previo.

¿Necesitan llevar utilería?

Uriel Mateos Wedding Photographer

Los hay de dos tipos: los complementos que se relacionan con el lugar y los que tienen que ver con ustedes dos y su relación. Un ejemplo de los primeros son los sombreros o los picnics en el campo, una corona de flores o una bicicleta, utilería ideal para una sesión campirana.

En cambio, mostrar en primer plano las imágenes del anillo de compromiso, una joya indispensable, con las manos de ambos entrelazadas dando hacia la cámara y ustedes dos en romántico beso, dirá mucho más de su relación. Además, hay que pensar en la comodidad, pues si se usará un gran espacio, con lugares abiertos, y se estará caminando, lo ideal es llevar en mente qué se utilizará para no cargar con demasiada utilería.

¿Tacones o no?

Recuerden que lo ideal es estar cómodos y ser auténticos. Por eso, dependerá del lugar donde se hará la sesión que decidan usar o no tacones. Por ejemplo, en la ciudad parece tener sentido, para acompañar a un vestido de coctel mientras el novio luce sus brillantes zapatos formales y traje. Pero si es en algún lugar montañoso, pueden ser tenis casuales, semiformales, botas, botines o incluso sandalias. ¡Depende del outfit, por supuesto!

Maquillaje y peinados

Alicia Espinoza Fotografía

Como se busca la naturalidad, un peinado con trenzas modernas o simplemente cabello suelto para la prometida y un peinado cotidiano para el novio pueden ser acordes a un look casual. Dependiendo del concepto, se puede usar un maquillaje formal o más tenue. También se recomienda al novio utilizar toallitas matificantes, solo para evitar los brillos que pudieran aparecer bajo efecto del sol o de la actividad física.

No es necesario hacer una prueba de maquillaje ni de peinados para boda, pero sí puede llamarse al maquillista profesional del día B para que comiencen a conocer su trabajo y él o ella se familiarice con sus rasgos faciales.

¿Qué uso le darán a las fotos?

Néstor Winchester Fotógrafo

Y finalmente, se ha de pensar en el objetivo de las fotografías. ¿Serán para ser colgadas en la pared de los novios? ¿Para la invitación de boda? ¿Para recuerdos para boda originales? ¿Para un video que se proyectará durante la boda? De esta forma pueden entablar con el fotógrafo la idea de la sesión e incluso agregar de manera física o en edición la información necesaria, como la fecha de la boda. Asimismo, convengan si solo necesitarán los archivos digitales o si mandarán a imprimir copias.

Esto tiene relevancia, pues si es para obtener invitaciones de boda elegantes, se recomienda un look más formal y cercano a una apariencia nupcial. En cambio, si es para compartir las fotografías con familiares o en las redes sociales, una apariencia más desenfadada será lo más idóneo.

¿Qué les parecen estos tips? ¿Qué agregarían para poder lograr estos bellos recuerdos? ¿Agregarían fotografías a sus invitaciones de boda junto a románticos pensamientos de amor? Platíquenlo entre ambos y verán que valdrá la pena cada segundo que le dediquen.