Camilo Jaimes Photographer

Organizar el mejor día de sus vidas no será sencillo, pero tampoco imposible. En esta etapa es crucial la comunicación y explotar lo buenos que son haciendo equipo, tal como lo lograron para acordar la entrega del anillo de compromiso. Tampoco hay que dejar de lado la disposición y el buen humor, ya que habrá situaciones que pueden prestarse a debates, principalmente a la hora de hablar del presupuesto, que es la base de todos sus movimientos, el estilo de las invitaciones de boda y la locación. Como no queremos que dejen de disfrutar esta experiencia, les presentamos los seis temas de discusión más frecuentes para que les sea más fácil abordarlos y no perder la inspiración de sus pensamientos de amor.

1. Casarse solo por el civil o también por la Iglesia

Jardín Quinta Real

Nunca pierdan de vista que cuando se conocieron, el interés de uno en el otro los hizo aceptar sus diferencias en personalidad, forma de pensar y hasta gustos musicales. Eso significa que desde que inició su noviazgo lo que ha destacado es el amor y la comprensión, sentimientos cruciales en una pareja para tener la fuerza de enfrentar juntos cualquier obstáculo. Al querer formalizar su relación eso es precisamente lo que debe seguir destacando, así que al tomar la decisión de casarse platiquen de sus sueños y creencias, y siempre tomen la decisión que los beneficie y satisfaga a ambos; por algo reza el dicho: “Lo que cuenta a veces no es lo que se da sino lo que se cede”.

2. El presupuesto

Saycheese Photography

El presupuesto es el eje central de su celebración, pues de él dependerá el resto de sus decisiones. Al abordar este tema les recomendamos dejar bien claro qué es lo que cada uno desea y de esa lista, qué puede cambiar o descartarse. Un ejemplo muy claro es el vestido, que si bien tienes una idea de lo que siempre has soñado, es posible que al observar decenas de imágenes de vestidos de novia encuentres el indicado a un menor precio. En este tema es importante tener presente que los reyes de la fiesta son ustedes, por lo que su satisfacción debe estar por encima del apapacho de los invitados.

3. La lista de invitados

Luís Houdin Fotógrafo

Ya que tienen claro el presupuesto, ambos deben asumir lo importante que es respetar el número de invitados. Recuerden todo lo que han soñado tener en su boda y que será posible si evitan gastos en otros rubros. En este aspecto lo más sencillo será empezar a elaborar la lista contemplando los familiares y amigos que ambos quieren en el festejo; luego pongan los que no pueden omitir; al final revisen cuántos espacios quedan y para evitar discusiones, otorguen esos últimos lugares a las personas más cercanas a los dos, a quienes no se arrepentirán de haber invitado.

Tampoco olviden que como anfitriones, ustedes ponen las reglas, y que sus verdaderos seres queridos las acatarán porque saben lo importante que este día es para ustedes, así que no duden en controlar el acceso otorgando pases en sus invitaciones de boda originales ni en prohibir la asistencia de niños.

4. El banquete

La Vila

La cosa es simple: ¡es su boda! Ustedes son dueños y señores de decidir lo que más les guste y convenga, así que no se sientan mal por ser algo egoístas. Hablen de los platillos que a ambos les gustan y reduzcan la lista a lo más práctico o más ad hoc a su boda.

Ahora que si consideran que lo mejor es tener dos o tres opciones de menú acorde a los gustos culinarios de sus invitados, elijan qué otros rubros del festejo pueden omitir o recortar, como elegir recuerdos de boda económicos; es decir, hagan todo lo necesario para respetar lo más importante para ustedes. No dejen ir la luna de miel en Grecia que siempre han deseado.

5. La locación de la boda

Sunset Monalisa

Basados en lo que más les gustaría para la boda, dense a la tarea de buscar individualmente las cinco mejores locaciones, reúnanse para comentarlas y organícense para visitarlas todas, pues hasta que se encuentren en el lugar será más fácil enlistar los pros y contras de cada uno para poner las cosas en su justa dimensión. Guíense en el presupuesto que ambos han acordado e imaginen lo bello que lucirá todo con los arreglos florales para boda.

6. La ayuda externa

Verónica Rivera Photography

Por sencillo que parezca, este aspecto puede generar discusiones, ya que para empezar deben decidir si están en condiciones de pedir ayuda o aceptarla, y de ahí se desglosan más cuestiones como ¿a quién pedirla o de quién aceptarla?, ¿qué sí y no pedir?, ¿cómo pedirla dejando claro que debe ser a nuestro gusto y acorde a los tiempos que marca la organización? Y así puede formarse una larga lista, por eso es importante que ambos estén de acuerdo y sean conscientes de que no será justo reclamarse en un futuro si uno de los familiares o amigos que ayudó con la mesa de dulces para boda quedó mal o no hizo las cosas como se le pidieron.

Esto puede evitarse desde que deciden quién puede participar o de qué forma; si se tratara de los padres de uno y otro, por ejemplo, busquen que la ayuda sea equilibrada, aunque también acepten la posibilidad de que unos estén en mejor disposición o condición económica para dar más. Juntos deben asumir que es bueno “soltar” ciertas responsabilidades y agradecer la ayuda sea el resultado que sea, finalmente para ustedes representará un ahorro.

Como un buen ejercicio para reforzar sus lazos escriban sus pensamientos de amor cortos cuales votos que se dirán en su enlace nupcial y tomen las cosas con calma; procuren hablarse con respeto y cariño cada que expongan su opinión, así sea por el pastel de boda. Planeen todo con mucho tiempo de anticipación, pues el gran día de sus vidas debe convertirse precisamente en eso.