AJ Fotografía

Con bellos pasajes y pensamientos de amor, las lecturas de su boda católica transmitirán los valores, los sentimientos y las esperanzas que los han guiado hasta el altar y que regirán su matrimonio. Por esta razón, también sirven de inspiración para los textos para invitaciones de boda, los votos y las notas que acompañen los recuerdos para boda. La segunda lectura de la misa es un mensaje de solidaridad y amor al prójimo que los unirá con sus seres queridos. ¡Inspírense en estos ejemplos!

Requisitos para la segunda lectura

Beto Silva Mx

Antes que nada, deben tomar en cuenta que cada recinto tiene sus propias reglas. Así como algunos hacen una selección de los adornos y flores para boda con los que se puede decorar, no todos permiten que los novios elijan sus lecturas. Recuerden que cualquier decisión relacionada con su ceremonia religiosa debe consultarse puntualmente con su oficiante y con la parroquia, para constatar que están cumpliendo con las reglas.

Aunque en algunos casos se permite leer textos literarios, poesías o incluso dedicatorias de los invitados, las lecturas que forman parte de la estructura clásica de la misa de boda son, por lo general, estrictamente religiosas. Esta misma tradición dicta que la segunda lectura debe tomarse del Nuevo Testamento

Recuerden que, al igual que con los textos para la primera lectura, es importante que citen el pasaje que elijan exactamente como está en su Biblia: no deben cambiar ni una palabra. Consulten solamente biblias oficiales y, de preferencia, ediciones disponibles en su templo. Además, la segunda lectura puede ser el momento perfecto para contar con la participación de un ser querido cercano a los novios que la lea en la ceremonia.

Cómo elegir la segunda lectura

Wedding Day

El tema principal de los textos del Nuevo Testamento suele ser el amor y el poder de Dios al sembrarlo en los corazones de todos los seres humanos. La amabilidad, la sinceridad y la humildad son solo algunos de los tópicos que se mencionan como parte de las enseñanzas de Jesús que deben seguirse para honrar la fe católica. Estos pasajes son enseñanzas que no solo enriquecerán su vida en pareja, sino la convivencia con sus seres queridos.

Por tanto, no solo deben buscar un pasaje que los motive, sino que también se concentre en las virtudes que admiran y que están comprometidos a inculcar en su hogar. Inspírense en estas lecturas para encontrar el mensaje perfecto para su matrimonio.

Textos para la segunda lectura

Entre las lecturas bíblicas que siguen podrán encontrar opciones muy válidas para este momento de su ceremonia religiosa.

1. Carta de San Pablo a los Romanos (Rm 8, 31b-35, 37-39)

  • Hermanos: si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no perdonó a su propio hijo, sino que lo entregó a la muerte por nosotros, ¿cómo no nos dará todo con él? ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién condenará? ¿Será acaso Cristo que murió, más aún, resucitó y está a la derecha de Dios, y que intercede por nosotros? ¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo?, ¿la aflicción?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada?
    Pero en todo esto vencemos fácilmente por aquel que nos ha amado. Pues estoy convencido de que ni muerte ni vida ni ángeles ni principados ni presente ni futuro ni potencias ni altura ni profundidad ni criatura alguna podrá apartarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, señor nuestro. Palabra de Dios.

Kaptura Producciones

2. Carta de San Pablo a los Romanos (Rm 12, 1-2, 9-18)

  • Hermanos: os exhorto, por la misericordia de Dios, a presentar vuestros cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios; este es vuestro culto razonable. Y no os ajustéis a este mundo, sino transformaos por la renovación de la mente, para que sepáis discernir lo que es voluntad de Dios, lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto.
    Que vuestra caridad no sea una farsa: aborreced lo malo y apegaos a lo bueno. Como buenos hermanos, sed cariñosos unos con otros, estimando a los demás más que a uno mismo. En la actividad, no seáis descuidados, en el espíritu manteneos ardientes. Servid constantemente al señor.
    Que la esperanza os tenga alegres: estad firmes en la tribulación, sed asiduos en la oración. Contribuid en las necesidades del pueblo de Dios; practicad la hospitalidad. Bendecid a los que os persiguen; bendecid, sí, no maldigáis. Con los que ríen estad alegres; con los que lloran, llorad. Tened igualdad de trato unos con otros: no tengáis grandes pretensiones, sino poneos al nivel de la gente humilde. No presumáis de listos. No devolváis a nadie mal por mal. Procurad la buena reputación entre la gente. En cuanto sea posible, por vuestra parte, estad en paz con todo el mundo. Palabra de Dios.

Antílope Studio

3. Primera carta de San Pablo a los Corintios (Co 12, 31-13, 8a)

  • Hermanos: ambicionad los carismas mejores. Y aún os voy a mostrar un camino mejor. Ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles; si no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o unos platillos que aturden. Ya podría tener el don de la predicción y conocer todos los secretos y todo el saber; podría tener una fe como para mover montañas; si no tengo amor, no soy nada. Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aun dejarme quemar vivo; si no tengo amor, de nada me sirve. 
    El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia
    ; el amor no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita, no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, crece sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca. Palabra de Dios.

4. Carta de San Pablo a los Colosenses (Col 3, 12-17)

  • Hermanos: como pueblo elegido de Dios, pueblo sacro y amado, sea vuestro uniforme: la misericordia entrañable, la bondad, la humildad, la dulzura, la comprensión. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos, cuando alguno tenga quejas contra otro. El señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo. Y por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada. Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón: a ella habéis sido convocados, en su solo cuerpo.Y celebrad la acción de gracias: la palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; exhortaos mutuamente. 
    Cantad a Dios, dadle gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados. Y todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre de Jesús, ofreciendo la acción de gracias a Dios padre por medio de él. Palabra de Dios.

Lovart

5. Primera carta de San Juan (Jn 3, 18-24)

  • Hijos míos, no amemos de palabra ni de boca, sino con obras según la verdad. En esto conoceremos que somos de la verdad, y tranquilizaremos nuestra conciencia ante él, en caso de que nos condene nuestra conciencia, pues Dios es mayor que nuestra conciencia y lo conoce todo. Queridos, si la conciencia no nos condena, tenemos plena confianza ante Dios y cuanto pidamos lo recibiremos de él porque guardamos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada. 
    Y este es su mandamiento: que creamos en el nombre de su hijo, Jesucristo, y que nos amemos unos a otros tal como nos lo mandó. Quien guarda sus mandamientos permanece en Dios y Dios en él; en esto conocemos que permanece en nosotros: por el espíritu que nos dio. Palabra de Dios. 

6. Primera carta de San Juan (Jn 4, 7-12)

  • Queridos hermanos: amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: en que Dios envío al mundo a su hijo único para que vivamos por medio de él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su hijo como propiciación por nuestros pecados. Queridos, si Dios nos amó de esta manera, también nosotros debemos amarnos unos a otros. A Dios nadie lo ha visto nunca. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor ha llegado a nosotros en plenitud. Palabra de dios.

Wedding Memories

7. Apocalipsis (Ap 19, 1-5, 9a)

  • Yo, Juan, oí en el cielo como un gran ruido de muchedumbre inmensa que decía: "Aleluya. La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios". Y salió una voz del trono que decía: "Alabad a nuestro Dios todos sus siervos y los que le teméis, pequeños y grandes". Y oí como el ruido de muchedumbre inmensa y como el ruido de grandes aguas y como fragor de fuertes truenos. Y decían: "Aleluya. Porque ha establecido su reinado el Señor, y nuestro Dios todopoderoso. Con alegría y regocijo démosle gloria, porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha engalanado y se le ha concedido vestirse de lino deslumbrante de blancura, el lino son las buenas acciones de los santos." Luego me dice: "Escribe: dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero". Palabra de Dios.

8. Carta del apóstol San Pablo a los efesios (Ef 4, 1-6)

  • Hermanos: yo, Pablo, prisionero por la causa del Señor, los exhorto a que lleven una vida digna del llamamiento que han recibido. Sean siempre humildes y amables; sean comprensivos y sopórtense mutuamente con amor; esfuércense en mantenerse unidos en el espíritu con el vínculo de la paz. Porque no hay más que un solo cuerpo y un solo espíritu, como también una sola es la esperanza del llamamiento que han recibido. Un solo señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y padre de todos, que reina sobre todos, actúa a través de todos y vive en todos. Palabra de Dios.

Gera Juarez

Para que los invitados no se pierdan ni un solo detalle de su boda, repartan misales con las lecturas y el programa de la ceremonia. No solo será un detalle genial, sino también un inolvidable recuerdo de boda para iglesia que a muchos de los presentes les gustará conservar. Disfruten eligiendo las lecturas para su misa y de paso piensen qué tipo de decoración desean en la ceremonia porque las invitaciones de boda señalan una fecha y no hay tiempo que perder.