Cropix Foto Studio

El amor y la unión de una pareja se consagran en las bodas. Mediante símbolos y rituales, que varían de una creencia a otra, las bodas reconocen el vínculo entre dos personas, lo vuelven oficial ante la fe de cada pareja, y los seres queridos de los novios festejan esta ocasión memorable. Idealmente, una boda es voluntaria y esto también es digno de celebrarse. Las bodas religiosas no suelen tener validez legal, pero sí son muy importantes socialmente.

La importancia de las bodas ha cambiado debido a las modificaciones sociales y culturales que permean nuestro pensamiento. Sin embargo, su significado y el de sus símbolos se conserva, las tradiciones se adaptan y cada pareja resignifica los ritos.

Pammy Prado Fotografía

Las bodas católicas se celebran en iglesias o bien, si así lo permiten las creencias de las familias de los contrayentes y el sacerdote que oficie, en exteriores como jardines o playas. En las bodas están presentes los novios con sus familias y amigos. Los futuros esposos se ubican ante un altar y sus invitados observan y escuchan la ceremonia desde las bancas de la iglesia.

El novio y su acompañante o acompañantes, que puede tratarse de un cortejo de padrinos y madrinas o un familiar, esperan a la novia. La novia entra a la iglesia y camina hacia el altar tomada del brazo de su papá o de su mamá, mientras suena la marcha nupcial o se canta un himno. La novia también puede ir seguida de un cortejo de damas o de pajecitos. Estos detalles serán decididos por los novios, por los organizadores de la boda y, especialmente, por el oficiante, ya que cada iglesia puede tener disposiciones diferentes.

Pammy Prado Fotografía

Antaño, el vestido blanco de la novia en las bodas católicas simbolizaba que no había tenido relaciones sexuales hasta el día de su matrimonio. Aunque actualmente sigue siendo el caso de muchas novias, ya no es algo que se cuide rigurosamente: las mujeres han conseguido la libertad de decidir sobre su cuerpo en la mayor parte del mundo, por lo que el color de su vestido es una elección que depende del gusto de cada una. Como las bodas católicas son ocasiones muy solemnes, lo apropiado es asistir de etiqueta, para honrar a los novios.

Al llegar al altar, la novia se coloca a la izquierda del novio y la ceremonia inicia oficialmente. El sacerdote da la bienvenida a los novios y a los invitados y ofrece una misa. Esta misa transcurre, generalmente, con los siguientes elementos:

  • Se canta o se recita el Gloria.
  • Una oración inicial.
  • Primera lectura de un texto bíblico.
  • Canto de un salmo.
  • Segunda lectura de un texto bíblico.
  • Canto de la aclamación de evangelio.
  • Proclamación del evangelio.
  • Palabras del sacerdote a los novios, u homalía.

Los novios pueden elegir algunas de las lecturas y los invitados más cercanos a la pareja pueden participar dirigiendo uno de los cantos o realizando algunas de las lecturas. También pueden leerse textos literarios o poéticos, si es la elección de la pareja.

Después de estas lecturas, el sacerdote dicta a los novios la declaración que harán. Algunas parejas aprovechan para leer votos que ellos mismos prepararon. Esta declaración es muy importante, porque en ella se manifiesta que los novios se casan por voluntad propia, que se serán fieles y que su matrimonio será guiado por los mandamientos de la iglesia católica, o con valores afines.

Cropix Foto Studio

Después de que los novios han intercambiado promesas, se bendicen los anillos de boda y la pareja los intercambia. El anillo simboliza el amor interminable y es la representación física del vínculo invisible que une a los contrayentes.

Otros rituales simbólicos en los matrimonios católicos son la entrega de arras y la unión con el lazo. Las arras son 13 monedas de metales valiosos que el novio entrega a la novia; significan la prosperidad del nuevo hogar y el compromiso de compartir y procurar la abundancia.

El lazo es colocado por los padrinos o por una pareja cercana a los nuevos esposos: simboliza la unión entre ambos que los separa del mundo y que los vuelve uno mismo.

Cropix Foto Studio

Aunque es poco común, en algunos casos pueden realizarse otras ceremonias, como encender velas o vaciar agua en un jarrón, y esta ceremonia también puede recibir la bendición del párroco.

Después de estos rituales, la misa continúa con los siguientes elementos:

  • Lectura del credo.
  • Plegaria universal.
  • Presentación y preparación de ofrendas.
  • Oración sobre la eucaristía.
  • Comunión.
  • Recitación del Padre nuestro.
  • Bendición nupcial (¡y el tan esperado beso de los novios!)
  • Despedida o señal de paz.

La pareja ahora está casada y sale acompañada de un himno. El sacerdote puede caminar con ellos y la novia puede hacer una ofrenda de flores o velas a la virgen o algún santo. Los invitados esperan afuera para recibir a la nueva pareja con arroz, flores, o algún otro símbolo de buenaventura.

Ale Alba

Aunque esto no forma parte como tal del rito religioso, es una tradición; debe solicitarse permiso a la iglesia para llevarse a cabo sin crear mucho desorden. Las bodas católicas son las más celebradas en México, debido a nuestras raíces españolas. Si no eres católico pero quieres casarte por esta fe, acércate a una iglesia y solicita informes.