Citlalli Delgado PhotographyCitlalli Delgado Photography

El ambiente, el clima y hasta los precios de su viaje de bodas pueden cambiar radicalmente de una fecha a la otra. Después de buscar incansablemente los centros de mesa para boda, de pasarse horas organizando los asientos y hasta de haber aprendido cómo hacer recuerdos para boda, se merecen las mejores vacaciones. Y de paso, la mejor ocasión para lucir ese vestido de fiesta o ese traje de diseñador que han estado guardando. ¡Elijan cuidadosamente la fecha de su viaje y aprovéchenlo al máximo!

Aunque se acostumbra celebrar la luna de miel inmediatamente después de la boda, el viaje puede aplazarse cuanto sea necesario para que la pareja lo disfrute plenamente. Pero también pueden romper por completo la tradición y adelantar su viaje. ¿Se imaginan qué relajados estarían el día de su boda después de haber disfrutado de un masaje en la playa?

Qué necesitan para ponerle fecha a su luna de miel

Lux HuntersLux Hunters

Si han tenido tiempo y energía para organizar su viaje de novios mientras se ocupaban de todos sus preparativos, ¡están listos para partir cuanto antes! Recuerden que una luna de miel bien organizada requiere que sean prevenidos y que presten mucha atención a los detalles. Así como en la celebración hasta las últimas flores para boda hicieron la diferencia, todo en la planeación del viaje de novios debe ser preciso, desde el itinerario hasta la distribución de la maleta.

Además, la luna de miel representa un gasto independiente al de la boda: incluso si reciben ayuda de sus seres queridos para cubrir los gastos del viaje, no está de más contar con un fondo para emergencias, por lo que es importante que hayan tenido oportunidad para ahorrar.

También deben disponer del tiempo libre necesario para viajar sin presiones: volver a las actividades cotidianas después de un largo viaje puede distraerlos y agotar sus energías. Algunas parejas prefieren reservar su viaje para un largo periodo vacacional y tomarse unos días después de la boda para arreglar papeleo, para ordenar su hogar o para hacer actividades juntos, como un libro de pensamientos de amor cortos inspirados en su boda.

A veces el lugar marca el cuándo

Sergio QuezadaSergio Quezada

Puede que no tengan clara la fecha en la que viajarán, pero sí el destino que quieren conocer. En ese caso, deben visualizar las condiciones climáticas que desean para su viaje en ese lugar. Las temporadas de lluvias, por ejemplo, no son el panorama más ideal si lo que quieren es lucir un vestido para fiesta en el jardín o playeras muy frescas.

Si lucirán sus guayaberas y sus vestidos para fiesta en la playa en un destino nacional, recuerden que la temporada de huracanes en México empieza en mayo y termina en noviembre, aunque agosto y octubre suelen ser los meses más temidos en estas regiones, por la frecuencia de los fenómenos meteorológicos. Para viajar a la Ciudad de México, a las playas de Oaxaca o a los Pueblos Mágicos de Hidalgo, es conveniente evitar la temporada de lluvias, de junio a septiembre. 

Aunque el sur del país tiene un clima reconfortante la mayor parte del año, el verano puede ser agobiante en Mérida o Cancún, por lo que es mejor visitarlos en otoño. Un viaje inolvidable a Nayarit, Jalisco o Guanajuato puede ser en plena primavera o a finales del invierno. En el norte, los climas son extremos, así que si su sueño es explorar Chihuahua, en esta misma época del año se toparán con paisajes congelados. Una buena manera de huir del frío en invierno es visitar Los Cabos.

¿Quieren aprovechar al máximo su viaje por Irlanda o Alemania? ¡Viajen para allá en verano o en otoño! Pero, si son lunamieleros que añoran el sur de Europa, visiten España o Portugal en primavera y escaparán de su calor legendario. Si viajarán a tierras sudamericanas, como Argentina o Chile, elijan el invierno de acá, pues es el verano del sur del continente.

¿Temporada alta o temporada baja?

Carlos CarneroCarlos Carnero

Las temporadas altas coinciden con los periodos vacacionales de cada región. La temporada alta en la mayoría de los destinos turísticos va de mayo a agosto. Consideren que en estas fechas puede haber más actividades y atracciones disponibles, aunque también serán muy demandadas por el público y seguramente, los precios estarán más elevados.

Si disfrutan de las multitudes, las fiestas y festivales, esta es la mejor época para ustedes. Pero, si lo que buscan es relajarse, conocer mejor las costumbres locales y disfrutar de los sitios tradicionales, deben viajar en temporada baja. En ambas temporadas pueden encontrar paquetes y promociones, aunque en temporada alta los servicios y productos locales pueden elevar sus precios.

Contemplar estas perspectivas les facilitará la elección de la fecha perfecta para su luna de miel. No olviden llevar un diario de viaje, para registrar los pensamientos de amor que les inspire cada lugar. Si definen el destino de su luna de miel antes que la fecha de su boda, pueden inspirar sus arreglos de mesa para boda en su futuro viaje. En los artículos de Bodas.com.mx encontrarán mucha información sobre los climas y las atracciones de todos los destinos para luna de miel que puedan imaginar. ¿Nos dejan acompañarlos?