Fotografía Gelany Álvarez
Fotografía Gelany Álvarez

Hay por lo menos 10 tradiciones que pueden reinventarse en una boda LGBTQ y es hora de que las celebraciones se transformen. Y es que, mientras que las bodas heterosexuales han establecido protocolos y convenciones, cada matrimonio igualitario puede celebrar las suyas para darle un toque auténtico a su "sí". Incluso, si desean una boda clásica, no descarten estas ideas: pueden divertirse mucho revolucionando las costumbres.

1. La pedida de mano

Miguel Navarro Fotografía
Miguel Navarro Fotografía

La pedida de mano es una de las costumbres más antiguas en los matrimonios hetero, en las familias más estrictas, todavía es obligatorio que el novio pida permiso al papá de la novia para celebrar la unión, mientras que otros prefieren hacer la propuesta o anunciar el compromiso en una fiesta familiar.

Las bodas LGBTQ pueden festejar estas costumbres, pero también pueden desafiar las normas y concentrarse solo en la opinión de la pareja, sin pedida familiar y sin la presión de que alguno o alguna tenga que hacer la proposición. ¡Déjense llevar por el momento y por los sentimientos de su relación, y sabrán cuando sea hora de dar el siguiente paso!

2. El baile

Armando y César
Armando y César

En las bodas hetero, los roles de género son muy claros: la mamá y la suegra bailan con el novio y la novia baila con su papá (bailar con su suegro es opcional). Pero, las parejas del mismo sexo no tienen que seguir ninguna regla, es decir, ambos o ambas pueden bailar con sus papás y sus mamás, así como con sus suegras y suegros. Después del primer baile, pueden solicitar la presencia en la pista de todos sus familiares o de los que abrirán la nueva pieza. Será más animado y, sin duda, muy emotivo.

3. Etiqueta para la fiesta

David Arciga Fotografía
David Arciga Fotografía

Además del dress code para los invitados, es típico que todas las damas de honor luzcan el mismo atuendo y que los best men también coordinen sus outfits. Otras reglas tradicionales son el vestido blanco de novia, el traje formal del novio y pedir o recordar a los invitados que no deben lucir algo parecido o que pueda eclipsar a la pareja. Aunque esta es una de las tradiciones que muchas parejas aman conservar en sus celebraciones, las bodas LGBTQ pueden prescindir de estos roles.

La pareja puede lucir y dejar que cada invitado luzca lo que prefiera, aunque tendrán que informar de esto en sus invitaciones o a través de la web de boda, el resultado puede ser una celebración relajada o con un gran sentido de la moda.

4. Una elección en conjunto...

Stwdio 88
Stwdio 88

Es tradicional que la novia elija su vestido sola o con muy pocas acompañantes, el propósito es que el novio no pueda ver el vestido y que sea sorpresa también para los invitados. Si se sienten más cómodos o cómodas, pueden hacer la búsqueda en conjunto. Incluso, pueden elegir outfits que combinen o que armonicen, o detalles que unan ambos looks. ¡Será un toque muy romántico!

5. Bodas simbólicas y votos

Mauricio Chávez Fotógrafo
Mauricio Chávez Fotógrafo

Ya sea que celebren una boda civil o no, una boda simbólica puede ser tan emotiva y romántica como novedosa. Encontrarán muchas opciones de bodas espirituales, desde rituales sencillos, como la boda de la rosa, hasta bodas llenas de rituales y símbolos, como la boda wiccana o las ceremonias maya. Lo más importante de estas celebraciones es que sientan comodidad y compromiso con su significado y que se entreguen con intensidad al momento.

Tanto en una boda espiritual como en una boda civil, personalizar sus votos será una forma de revolucionar el viejo "se les declara hombre y mujer" y cualquiera de sus variantes conservadoras. Ustedes deciden cómo nombrarse y cómo llamar a su relación, en ese sentido, pueden declararse esposos o esposas o hablar de almas gemelas. La misma búsqueda de su nombre especial puede servirles para crear los votos más románticos de la historia.

6. La caminata al altar

Black Wedding
Black Wedding

Hay todo un protocolo de ingreso a las ceremonias tradicionales, tanto en las religiosas como en matrimonios civiles, lo más común es que el novio entre primero en compañía de su mamá y que la novia sea la última en ingresar al recinto, sola o en compañía de su papá. Para los matrimonios igualitarios no hay ninguna limitante rigurosa, es decir, pueden entrar al mismo tiempo o hacerlo en la compañía de la persona que prefieran, sin importar su sexo.

Actualmente, el concepto de que la novia sea "entregada" en el altar es bastante problemático para muchas mujeres. Las parejas LGBTQ pueden prescindir de este dilema, incluso si entran en compañía de su papá, ni las novias ni los novios necesitan llevar adelante este gesto para reunirse con su pareja en el altar.

7. Asientos asignados

Rebecca Aldama
Rebecca Aldama

Tradicionalmente, tanto en las ceremonias como en la recepción se suele asignar un lado para el novio y un lado para la novia. En los banquetes, los protocolos más estrictos marcan que se debe intercalar un hombre y una mujer a lo largo de cada mesa. Pero, en una boda igualitaria, estas tradiciones pueden reinventarse: la pareja puede darle a sus invitados la libertad de que elijan libremente sus asientos. ¿Se animarían a olvidar la mesa de honor, o conservarán esa costumbre? Para ambos casos, recuerden que en el catálogo de proveedores de Bodas.com.mx encontrarán expertos en decoración y profesionales de catering que podrán ayudarles.

8. El ramo

Dayanna Noh
Dayanna Noh

Uno de los momentos más esperados en las bodas tradicionales es el lanzamiento del ramo, al cual sigue, el lanzamiento de liga, aunque muchas parejas han optado por no practicar esta última. Es una tradición divertida que permite muchas opciones de personalización tanto en los matrimonios lésbicos como en los matrimonios gay puede haber dos ramos o pueden lanzar en pareja uno solo. Otras opciones son repartir ramos individuales, obsequiar ramos solo a las mujeres de la familia, hacer lanzamientos mixtos, repartir ramos a la familia y grupo de amistad o hacer un lanzamiento para hombres y otro para mujeres.

9. First look

Cin San Photo&Video
Cin San Photo&Video

En épocas pasadas, el novio tenía que esperar a la ceremonia religiosa para poder ver a la novia. La superstición decía que, de lo contrario, el matrimonio sufriría mala suerte. Actualmente, muchas parejas hetero practican el first look, es decir, una reunión íntima (o en compañía de damas de honor y best men) en la que ven el outfit del otro antes de la ceremonia. Esta opción también puede ser ideal para parejas LGBTQ, pero, muchas parejas prefieren, de hecho, compartir los arreglos personales y prepararse en conjunto para la ceremonia. Esta renovación de la costumbre puede ser emotiva, quitar mucha presión y nervios de este día tan feliz.

10. Las damas de honor y los best men

K&A Destination Photography
K&A Destination Photography

¿Por qué la novia debe tener ayuda solamente de mujeres y el novio de sus amigos varones? ¡Dejen atrás estos conceptos! Pueden incluir a hombres y mujeres en su team nupcial o no tener un cortejo en absoluto, de esta manera, ni sus amigos ni sus familiares se sentirán excluidos en caso de que quieran un cortejo pequeño.

Esta puede ser la solución si no desean tener padrinos en su boda y prefieren compartir los gastos, aunque la tradición indica que la familia de la novia debe pagar la boda, hacerlo en equipo puede ser muy satisfactorio.

Ya sea que celebren una boda clásica o que rompan todos los esquemas, pongan un sello en su celebración. En las historias reales de Bodas.com.mx encontrarán mucha inspiración para celebrar la de sus sueños y crear los recuerdos más emotivos. Reinventen o creen sus propias tradiciones... ¡y celébrenlas con todos sus seres queridos!