Fann Reyes
Fann Reyes

Si creías que lo sabías todo después de clasificar los tipos de velos de novia por su longitud, ahora aprende a reconocerlos por los materiales con los que están confeccionados. Así como cada tela proporciona a los vestidos de novia su propio grosor, su propio brillo y su propia textura, también los velos son un lienzo de creatividad. Pueden estar ricamente decorados o ser minimalistas. Conoce los principales telas para el velo de novia.

1. Tul

La mayoría de los velos están hechos con tul. No es extraño que sea el tejido favorito de las grandes firmas: es sumamente romántico y versátil. Se puede decorar con encaje, pedrería, bordados y hasta aplicaciones tridimensionales, también hechas con tul. Incluso, siguiendo las últimas tendencias, los velos de tul se pueden teñir de suaves colores, como blanco marfil, champaña o hasta tonos azulados.

Hay diferentes tipos de tul para los velos de novia. El tul de seda es el más delicado, de ahí que se encuentre entre los velos más costosos. Es un tejido cerrado, suele ser el vaporoso y es el que crea menos contrastes con sus pliegues.

El tul plumeti, con sus divertidos mosaicos geométricos, se presenta como uno de los más populares entre las novias más vanguardistas. Habitualmente, lleva lunares bordados que tejen un sutil relieve, aunque también acepta otras formas. También es posible trasladar el efecto plumeti a otras telas ligeras como la gasa o la organza.

Si lo que buscas es un velo "invisible", el material indicado es el tul cristal, que también se emplea en los escotes ilusión, transparentes o con un color muy sutil. En el velo, será ideal para velos cortos tipo 'blusher' o para largos medios. En cambio, el tul mórbido ofrece un entramado más tupido y opaco que los anteriores. Este tipo de tul con más cuerpo es uno de los que se emplean para las crinolinas de novia y suele ser de material sintético, como el nylon.

Para las novias que quieran evidenciar la cuadrícula o el dibujo que hace este tejido, será ideal el tul de algodón, ya que tiene un hilo más grueso que resaltará ese efecto de redecilla y hará más contraste. Este tipo de hilo, con un entramado ligeramente más espaciado puede dar forma a velos más rígidos o más estructurados. 

Grace Loves Lace
Grace Loves Lace

2. Organza

La organza, que es un material elaborado a partir de algodón, es una tela algo rígida, pero muy flexible. Se trata de un tejido menos transparente que el tul, pero igualmente ligero y vaporoso, por lo que es muy usado para hacer velos de novia.

Por su consistencia, suele usarse en velos de más de una capa o, si la organza es más tupida, en velos de una sola capa. Sus pliegues naturales producen un efecto luminoso y una sensación de armónica asimetría.

3. Raso

El raso es un tejido de seda que tiene un aspecto muy brillante y una textura muy suave. Por su opacidad, suele utilizarse solamente para perfilar los velos de novia, aunque no descartes ver algún velo de raso entre las colecciones más transgresoras de la moda nupcial. Aunque impida la visibilidad, cada vez hay más novias que llevan el velo como complemento y no para velar su rostro hasta la ceremonia.

St. Patrick
St. Patrick

4. Chifón

El chifón es otra de las telas para velos de novia, tiene una caída muy fluida, aunque tiene una textura menos calada que los tejidos anteriormente mencionados, por lo que puede componer piezas poco comunes. Aquellos que tienen consistencias más gruesas dan forma a velos semitupidos de una sola capa. Aunque pueden ser lisos, también pueden tener bordados muy sutiles en los extremos.

5. Encaje

Aunque el encaje se usa principalmente como ornamento de los velos más tradicionales, es un elemento de vital importancia y uno de los favoritos de las firmas más prestigiosas y exclusivas. Sobre todo, cuando se hace con finas blondas tejidas con hilo de seda, así como cuando se aplican detalles en hilo de oro o de plata.

Tanto el encaje como los bordados suelen utilizarse para enmarcar el velo, como sucede en los diseños de tipo mantilla, o para añadir textura a lo largo y ancho de este clásico complemento del ajuar nupcial. También existen ejemplares de encaje en su totalidad, aunque son pocos, por lo costoso y laborioso de su confección. Para estos casos, suele elegirse encaje chantilly, uno de los más finos, que se distingue por su delicadeza y los complejos patrones que describe.

Si quieres llenar tu velo de este tipo de decoración, opta por encajes con hilos de lino o de algodón. El entretejido con estos materiales suele dar lugar a un dibujo algo más grueso, que también puede ser muy favorecedor.

El guipur es otro tipo de encaje muy popular en los velos de novia. Es un encaje que atrae especialmente a las novias más bohemias. ¿Lo has visto en velos colocados a manera de turbante con dibujos geométricos o florales? ¡Seguro que sí!

 Pour Un Oui by Cymbeline
Pour Un Oui by Cymbeline

Decoración con bordados y pedrería

Siguiendo la técnica de los diferentes tipos de encaje, pero cosidos sobre un tejido base, los hilos bordados son el detalle más recurrente de los velos de novia. Las formas que reproduzcan los bordados seguramente crearán sutiles juegos de luz sobre el cabello y la piel de la novia. Con diseños más grandes o más pequeños, es común encontrar calados y bordados en los velos de tul, organza y chifón.

También se ocupa pedrería fina sobre la tela: joyería de vidrio, cristales traslúcidos, perlas y lentejuela se esparcen sobre el velo o sobre el encaje para reflejar la luz. Es un efecto muy lujoso para quienes busquen sumar algo de glamur a los vestidos más sencillos.

St. Patrick
St. Patrick

Inspírate en los detalles de tu velo para lucir todo tu look. Este complemento puede aportar brillo a tus joyas, tu ramo y hasta tus zapatos. Busca la mejor combinación de tejidos para que llegues perfecta al altar.