Manuel Martínez
Manuel Martínez

Después del ajetreo de elegir el pastel de bodas perfecto para su celebración, vienen los días de sol y las noches de fiesta. Y es que Acapulco es un paraíso para la luna de miel ¡y hasta para hacer su sesión de trash the dress! ¿Se imaginan el vestido de novia mojándose y perdiéndose en la arena a la orilla de las playas guerrerenses? Tomen nota de las actividades para cinco días en esta ciudad. ¡Querrán irse ya!

Destino de celebridades

Acapulco se ha mantenido entre los primeros lugares para vacacionar no solo por el gusto de quienes habitan a los alrededores, sino también a nivel mundial. Su fama en los años 50 se extendió a tal grado que María Félix y Agustín Lara, así como Elizabeth Taylor y Mike Todd se casaron en esta playa. John F. Kennedy y Brigitte Bardot vivieron su luna de miel y muchos otros empresarios y artistas, como Luis Miguel, compraron propiedades para gozar de sus playas paradisíacas. Además, los hoteles en Acapulco están más que preparados para recibir a los lunamieleros con todo lujo de servicios y comodidades

Pese a que, en los últimos años, los actos de violencia en poblados cercanos han desviado la atención de los turistas a otras locaciones, las tres zonas más concurridas de la ciudad aún se mantienen tranquilas. Es importante considerarlo para tomar precauciones al respecto, pues si bien en otros destinos es posible aventurarse un poco y explorar, la sugerencia es que aquí se limiten a puntos turísticos.

Día 1. Acapulco tradicional

Hotel Mirador Acapulco
Hotel Mirador Acapulco

La parte más conocida de Acapulco es su famosa grieta, La Quebrada, cuya altura es de más de 60 metros. Sus hermosos paisajes y bellos atardeceres propician el ambiente idóneo para el intercambio de pensamientos de amor cortos entre los recién casados. 

Sin embargo, la adrenalina también se hace presente en este lugar gracias a los atrevidos clavadistas que se lanzan hacia el mar desde 45 metros de alto, aprovechando el rompimiento de las olas. Un espectáculo que por nada del mundo se puede dejar de apreciar.

Y como no todo es playa, ya que están en la parte más antigua de Acapulco, caminen por sus barrios y su centro histórico. Es ahí en donde se conoce la verdadera esencia del municipio. La Catedral de Nuestra Señora de la Soledad es una de las paradas obligadas, así como el Fuerte de San Diego, un lugar en el que no dejarán de sonar las historias de piratas.

Día 2. Deportes acuáticos

Terramar Fotografía
Terramar Fotografía

Muchos de sus visitantes coinciden en que Acapulco posee una de las bahías más hermosas del mundo. ¡Compruébenlo! El calmado oleaje de algunas de sus playas favorece la práctica de deportes como el snorkel, el kayak, el buceo y los deportes de vela. Después de dedicar horas y horas a la selección de los recuerdos para boda originales, es momento de enfrentar en pareja sus miedos, de retarse y divertirse quizá con cosas que no habían hecho juntos.

Las mejores playas para estas actividades son Barra de Coyuca, Pie de la Cuesta, Las Brisas y Condesa. Como les llevará toda la mañana y parte de la tarde, en lo que se broncean y recargan pilas, por la noche dedíquense a disfrutar del sonido de las olas del mar, mientras degustan una rica cena y un exquisito vino.

Día 3. Paseo en yate

Terramar Fotografía
Terramar Fotografía

Consiéntanse con un paseo sin igual en uno de los yates que ofrecen en tour. Adéntrense en las aguas acapulqueñas y gocen de la maravillosa vista que tienen desde alta mar. Además, algunos tours son nocturnos, por lo que podrán vivir la fiesta al ritmo de la música tropical y admirar las luces de esta bella ciudad, mientras brindan por la etapa que comienzan.

Día 4. Relax y un poco de vida nocturna

Plasmarte Studio
Plasmarte Studio

Un día tranquilo se compensa con una noche de fiesta. Acapulco se ilumina en todo su esplendor y los espera con sus antros, bares y vida nocturna distribuida a lo largo de la zona costera Miguel Alemán y la llamada zona Diamante. La oferta es amplia, hay para todas las edades, para todos los gustos musicales, ambientes y presupuestos. Entre los antros más famosos están el Baby´O y el Palladium.

Día 5. Barra Vieja

A 25 minutos de Acapulco, se encuentra Barra Vieja, una playa que inundará de belleza sus ojos ¡y saciará su estómago! Pues es famosa por su rica gastronomía. Mientras descansan en una de las hamacas colocadas en el lugar, prueben el pescado a la talla, uno de los platillos típicos de la región, preparado con mayonesa, chile y horneado a las brasas. Si se decantan más por los camarones, los preparados al mojo de ajo o a la diabla harán que, literal, se chupen los dedos.

No dejen de visitar la Casa de Cultura, ahí podrán conocer un poco más la historia de esta zona gracias a los objetos que ahí se exhiben. Aprovechar también el buen clima y la tranquilidad de esta playa para una sesión de spa es una buena idea. ¡Se lo merecen después de la extenuante tarea de hacer los arreglos de mesa para boda!

¿Les gustó hasta como destino para su earlymoon? No es mala idea, por supuesto, si ya tiene listos los últimos detalles de su celebración, como los centros de mesa para boda. Incluso, si deciden visitar este lugar previo a su enlace, consideren traer de ahí artesanías, como accesorios de plata, cerámica, madera y textiles, para sus recuerdos de boda. ¡Se lucirán con sus invitados!