AmperAmper

Para muchos, el de invierno es el clima más romántico. Y como siempre hay parejas que eligen esta temporada para casarse, lucir elegantes vestidos de novia, inspirarse en hermosas decoraciones con nieve artificial, naturaleza muerta y flores para boda propias de la temporada, tampoco faltan los lunamieleros invernales. Gran parte de los destinos recomendados de diciembre a marzo prometen inolvidables paisajes, un ambiente inspirador para nuevos pensamientos de amor y actividades para disfrutar totalmente fuera de lo común.

Si ya decidieron vivir la experiencia después de dar el “sí, acepto”, les dejamos 10 alternativas que los animarán a vivir esta aventura invernal.

Dentro de México

1. Creel, Chihuahua

Comencemos por los Pueblos Mágicos de México. Apostar por Creel asegura una estancia mágica desde su llegada, pues no hay mejor manera que subir y viajar en El Chepe, un tren que permite apreciar los mejores paisajes de Chihuahua en un recorrido sin igual. Estando ahí no pueden perderse las Barrancas del Cobre y, si les gusta la adrenalina, visiten las tirolesas más altas y rápidas del país en esta región montañosa que se cubre de nieve para invierno.

Esta tierra tarahumara tiene actividades suficientes para una larga estancia; incluso habrá días en que solo deseen caminar por la naturaleza y sentarse a apreciar sus bellas cascadas en un clima para el cual necesitarán ropa cómoda y deportiva.

2. Mazamitla, Jalisco

Mazamitla, otra zona montañosa encantadora, se ha convertido en un destino predilecto para connacionales y turistas extranjeros y no se diga para lunamieleros. Sus cabañas situadas, entre los altos árboles y con unas vistas espectaculares, terminan de enamorar a cualquiera. Tan solo imaginen terminar sus días al calor de la chimenea con un chocolate caliente, recordando lo bella que ha sido su experiencia desde la entrega del anillo de compromiso y lo que les falta por vivir.

Aquí los recorridos a caballo, en cuatrimoto y los tours por la Sierra del Tigre les darán acción para diario. Además, a máximo 30 minutos, están Valle de Juárez y el Lago de Chapala, sumados a otros pueblitos para disfrutar de climas variados, pero agradables. Eso sí, mientras se hospeden en Mazamitla, lo mejor será que se preparen para dormir abrazados, pues el frío es intenso.

3. Cuetzalan, Puebla

Un destino más para alejarse del ajetreado mundo es Cuetzalan. Este municipio, ubicado sobre la Sierra Madre Oriental y regularmente cubierto de niebla, también es un Pueblo Mágico. Su estilo colonial y su entorno, famoso por sus cascadas y bosques, los transportarán a un oasis de paz.

Muy cerca está la Zona Arqueológica de Yohualichan, que fue un asentamiento totonaco cuyo máximo esplendor fue alcanzado en el siglo VII. La cultura prehispánica prevalece en el tiempo, lo que da mucho más colorido al lugar, donde no se cansarán de aroma a café que inunda las calles. Para disfrutar la experiencia completa, no descarten hospedarse en alguna cabaña dentro de la Reserva Azul, tierra cafetalera. Si necesitan algo de vida nocturna, ocio o algún plan más citadino, podrán escaparse algunos días a la capital del estado, Puebla, Xalapa o Veracruz y volver a descansar rodeados de tranquilidad.

Destinos internacionales “muy de invierno”

4. Alpes suizos

Para iniciar, viajar en pareja al "país del chocolate" ya es garantía de una luna de miel envidiable. Visitarlo en temporada invernal les dará toda una experiencia de nieve y decenas de actividades para olvidarse del helado clima, principalmente, el esquí. Tengan en cuenta que este es un destino lujoso y por lo tanto, algo costoso, pero indiscutiblemente de ensueño. No se cansarán de disfrutar el paisaje desde uno de sus chalets, mientras celebran su enlace matrimonial.

5. Nueva York

Esta hermosa ciudad iluminada es la favorita de millones de turistas de todo el mundo por todos sus tesoros y atractivos. Una luna de miel en Nueva York siempre estará repleta de actividades. Desde recorrer Central Park a pie o en bicicleta para hacer un picnic (mejor en verano) hasta terminar de compras o viendo anillos de compromiso Tiffany en la Quinta Avenida y pasar días enteros recorriendo los museos. Eso sí, vayan bien abrigados y prepárense para caminar por todo Manhattan y el resto de distritos.

No descarten una buena puesta en escena en algún teatro de Brodway ni subir al Empire State Building o al Top of the Rock. Desde ambos miradores tendrán una vista panorámica impresionante; desde el segundo, además, podrán observar la pista de patinaje sobre hielo de Rockefeller Center. No es la única, pero sí la más mítica de la ciudad y abre aproximadamente de octubre a abril. ¿Se animarían a practicar este invernal deporte?

6. Canadá

Qué decir de este maravilloso país que tiene montañas majestuosas en Whistler y una oferta cultural inagotable en Toronto. La inversión que realicen para viajar hasta este punto será, sin duda, una de las mejores de su vida. Pueden armar un tour por diversos atractivos imperdibles, como las Cataratas del Niágara y el Parque Nacional de Banff, donde hay aguas termales y hoteles de lujo para pasar las noches más románticas, así como la posibilidad de andar en trineos tirados por perros.

En busca de calor

Si su luna de miel coincidirá en época invernal, pero no son fanáticos del frío, tranquilos. Para las almas cálidas también hay de dónde elegir.

7. Baja California Sur, México

Mar, arena y sol brillan en esta zona de México, también el invierno. Resignifiquen el término de “romanticismo” en un clima paradisiaco. El distintivo de Baja California Sur son las ballenas saltando en mar abierto, sin mencionar que a corta distancia se encuentran Los Cabos. Dentro de su agitada vida nocturna, tendrán lugares para escoger dónde estrenar la camisa o el vestido de fiesta corto que compraron para la ocasión. Aquí pueden prolongar su estancia con actividades deportivas acuáticas, una estupenda gastronomía de costa y paseos en barco.

8. Río de Janeiro, Brasil

La segunda ciudad más poblada de Brasil es la ciudad de la alegría por sus llamativos carnavales y sus playas que maravillan a cualquiera. Aquí se olvidarán por completo del frío, pues, al estar en el hemisferio sur, sus estaciones están invertidas y, de diciembre a marzo, allí es verano. Bastante cálido, por cierto, ya que sus temperaturas diurnas oscilan los 30℃. Su carnaval, que se celebra en febrero o marzo, según el año litúrgico, los hará bailar samba hasta el cansancio, mientras disfrutan entre la amabilidad y la simpatía de su gente y sus exuberantes paisajes de diversidad natural.

9. Bali, Indonesia

Esta mágica y paradisíaca isla se ha convertido en uno de los puntos preferidos para el romance gracias a sus aguas turquesas y arena blanca. Situada al sudeste de Asia, ofrece paisajes bellísimos, templos y monumentos imponentes, así como una vida nocturna y actividades al aire libre para una larga estadía.

La vibra en este lugar es completamente relajada, salvo por su tráfico, que supera por mucho al de la Ciudad de México, de manera que la gente opta por transportarse en motonetas. Además, podrían realizar una tradicional boda balinesa para afianzar su amor de manera simbólica y en uno de los rincones del mundo más lindos.

Con temporada baja

10. Ámsterdam, Holanda

Ámsterdam es una ciudad que recibe 17 millones de turistas al año y los meses de invierno son aquellos en los que sus calles no estarán tan saturadas como en el resto de temporadas. Casi todo diciembre las tarifas para viajar a Ámsterdam bajan y es más barato llegar a la Venecia del Norte. Será una buena ocasión para conocer la capital de Holanda, siempre que no les resulta molesto el ambiente lluvioso y los cielos grises. 

Esta vibrante ciudad es mucho más que un escenario de libertad al por mayor. También ofrece paseos en bici, románticos recorridos por sus canales y museos y edificios históricos, entre los que destacan el Museo Van Gogh y la Casa de Ana Frank. También será fácil que llenen todo un itinerario de dos semanas sin parar. Además, podrán acurrucarse con un buen café mientras aprecian la maravillosa vista o visitan los famosos molinos a las orillas de la ciudad.  

Definitivamente, hay muchas razones para que su luna de miel en invierno sea espectacular y se ajuste a sus gustos de viaje y a su bolsillo. Si aún no envían las invitaciones de boda, consideren optimizar recursos para viajar al sitio que más les gustó. Descubran la manera más inteligente de hacer rendir su presupuesto de boda sin poner en riesgo la compra del hermoso vestido de novia corte princesa que tanto tardaron en encontrar ni los lugares de sus seres más queridos. Después, prepárense para cerrar el año que acaba o dar la bienvenida al siguiente celebrando el amor.