Pilar Campos Media
Pilar Campos Media

Conviertan sus pensamientos de amor en diversión con un trash the dress. Esta sesión fotográfica tan peculiar como desenfadada pondrá a prueba ese vestido de novia que tanto costó elegir y el chaqué que horas o días atrás lucía impoluto. El concepto original consiste en desechar los atuendos formales y darle un último uso al ramo de novia natural, sin importar si todo se ensucia. Por esto, un trash the dress se lleva a cabo en lugares de donde difícilmente saldrán impecables. 

Es cierto: las manchas de una sesión de gotcha se resistirán un poco más que las de un trash the dress en el agua, así que consulten en la tintorería qué podría hacerse en cada caso. Y si tanto los acongoja maltratar el vestido de novia corte sirena para el que tanto ahorraron o todavía confían en que el traje del novio pueda reutilizarse en más eventos, usen un atuendo ligeramente distinto en esta sesión o seleccionen una locación menos riesgosa. Ahora sí: alóquense un poco y decidan en cuál de estas locaciones volverá a brillar su amor.

1. Paisajes urbanos

Wedding Day
Wedding Day

Una sesión posboda con temática urbana es perfecta para las parejas que aman la ciudad o no desean desplazamientos largos. Realmente, aunque suene muy trillado, su imaginación será el límite. Piensen en espacios insólitos de la ciudad poco frecuentados por los recién casados vestidos de ceremonia.

Si piensan en espacios cerrados, podrían elegir el transporte público, un museo, una cafetería o un parque de diversiones. En el caso de optar por lugares abiertos, consideren dar un paseo en bicicleta, en moto, tomarse fotos practicando deporte o cruzando una avenida o un parque muy transitados o subir a la azotea de un hotel. También obtendrán imágenes muy coloridas si eligen como locación alguna calle o callejón con arte urbano en bardas y paredes; eso sí, no incurran en vandalismo.

¿Qué les parecería una sesión desayunando en un mercado tradicional? Seguro que el vestido de novia de encaje y el frac contrastarán con los colores de las frutas y verduras o entre los locales de comida. A la lista se suman talleres artísticos o de manufactura, miradores, teleféricos y centros de gamers. ¿Y si agendan la sesión para el concierto de su grupo favorito? ¡Sería espectacular!

2. Edificios viejos o abandonados

Emotion Photography
Emotion Photography

La estética industrial no solo gana adeptos cuando se habla de decoración. Nadie imaginaría que una pareja de novios tendría una sesión de fotos en una estación, un taller mecánico o una fábrica abandonada, entre polvo y vidrios rotos, descubriendo las herramientas oxidadas o jugando a las escondidas. Si prefieren algo al aire libre, las ruinas de alguna casona o una finca que dé la impresión de estar a punto de caerse serían una buena opción. Eso sí, no corran riesgos y asegúrense de que no hay peligros.

En muchos pueblos abundan las casas que conservan sus puertas de madera y ventanales originales. Aunque no estén abandonados, la pintura envejecida de algunas calles le daría el toque vintage a la sesión mientras, al frente, ustedes juegan a las canicas.

3. Carretera y auto

Vanessa Rodríguez Fotógrafa
Vanessa Rodríguez Fotógrafa

¿Harán su sesión posboda poco antes de asalir a la luna de miel? Podrían posar con sus maletas pidiendo aventón a un costado de la carretera, simular que cambian una llanta o lanzar humos de colores en el centro de un camino que se pierde en el horizonte.

Si quieren algo con más adrenalina, compartan sus aficiones a los autos y las carreras con un trash the dress sobre la carretera. Lograrán imágenes espectaculares si se trata de una vialidad fuera de la ciudad, donde haya pocas casas alrededor o solo vegetación. Los colores del entorno darán matices nuevos al vestido de novia corte princesa mientras ella corre para no ser alcanzada por su pareja. La adrenalina aumentará si ambos manejan un auto en su propia carrera de amor. En esa seguro ganan los dos.

4. Un día de campo

Go Diva Weddings
Go Diva Weddings

¿Se imaginan en una granja, dando de comer a las gallinas, o sentados en una barca, pescando, sin preocuparse por la levita o la cauda de la falda? Este decorado natural les daría fotografías memorables, más si las sonrisas siempre saltan a la vista. El campo y su contexto son ideales para sesiones donde la naturaleza y los animales se convierten en grandiosos coprotagonistas.

La frescura y la luz del sol les facilitarán la producción y sentirse libres los hará crear escenas traviesas. Por ejemplo, una intensa lucha por jalar la cuerda y no caer en un charco de lodo o la sesión de montañismo más elegante que jamás imaginaron.

5. Lugares acuáticos

PhotoFLEXAS
PhotoFLEXAS

¿Cómo andan de pulmones? Las fotos de novios debajo del agua recreando la entrega del anillo de compromiso o el primer baile de esposos son realmente espectaculares. En este apartado entran lagos, albercas, cenotes y las hermosas playas que tiene México tanto en el Caribe como en el Pacífico. Decenas de ideas se pueden ejecutar en la orilla del mar, donde el agua salada y la arena se prestan tanto para juguetear creando castillos de arena como para ponerse sensuales y románticos mientras los cubren tranquilas olas.

Sea el lugar que sea, un trash the dress exitoso será aquel en el que se sientan libres de olvidar la compostura y las formalidades, pues el ambiente relajado y divertido debe imperar. Hacer esta sesión es una oportunidad para reivindicar lo que se escribieron en sus pensamientos de amor cortos y hasta puede que sus invitados quieran involucrarse en ella. ¿Los imaginan con sus vestidos de fiesta o piensan que querrán zafarse?