Bryan Castro Fotografía

Desde la entrega de anillo de compromiso, la idea de aparecer enfundada en el vestido de novia de tus sueños seguro se ha vuelto un pensamiento recurrente. Puede que también te hayas replanteado si el modelo que siempre tuviste en mente será el que más favorecerá a tu figura. Para que ya puedas dormir y tengas éxito en la elección, te decimos qué te queda y qué debes evitar según la forma de tu cuerpo. Después de leer estos consejos, querrás salir a probarte decenas de modelos y hasta ayudar a tus damas a elegir sus vestidos de fiesta. ¿Empezamos?

Cuerpo con forma ovalada

Si tus hombros son redondeados y tienes más volumen en la parte central de tu cuerpo, lo mejor será que uses estilismos con faldas poco ajustadas. Huye de las faldas de lápiz y de siluetas rectas o de sirena que se ajusten al cuerpo, ya que resaltarán aquello que quieres ocultar. Serán potenciales aliados los vestidos de novia corte princesa, así como los cortes imperio o evasé y los escotes en V o reina Ana, que harán que, visualmente, tus hombros se ensanchen un poco más y mantengan mejor la proporción con el resto de tu figura. 

El objetivo es que la atención esté en la parte superior, que el vestido afine tus curvas y disimule la pancita. Este efecto se logrará con texturas como la organza, ideal para faldas vaporosas que tampoco sumen volumen en exceso a la parte inferior del cuerpo. 

Cuerpo con forma de pera

Si tus hombros son más estrechos que tus caderas, también te irán bien los vestidos corte imperio, evasé y princesa, sobre todo si el escote es strapless, pues visualmente ensanchará tus hombros y se logrará una armonía en tu figura al llevar una falda amplia con caída delicada.

Huye de los modelos sirena, ya que al pegarse a tus curvas, destacarán de más la parte media de tu cuerpo y eso definitivamente hará que tu figura se vea algo desbalanceada.

Cuerpo con forma de rectángulo

Si tus hombros, tu cintura y tus caderas tienen una medida similar, el indicado es un vestido de novia corte sirena que defina las curvas femeninas. Con un diseño de encaje o confeccionado en raso, el vestido se adherirá más a la silueta, mientras que si quieres agregar algo más de volumen al busto y a la cadera, sería mejor optar por algún tejido que ofrezca una sensación más voluptuosa. Por ejemplo, un corsé con tela drapeada a la altura del busto o un vestido de mikado, crepé o chantung de seda sumarán algunos centímetros a la cadera y al pecho, mientras reducen ópticamente la cintura.

Un escote barco, uno de hombros caídos, strapless o cualquiera que deje tus hombros descubiertos o los ensanche visualmente ayudarán a equilibrar tu silueta. Otras opciones de vestido son en corte evasé y princesa, pero deberás huir del recto, ya que impedirá que potencies algún otro atributo de tu cuerpo.

Cuerpo con forma de reloj de arena

Si tus hombros y tus caderas tienen aproximadamente la misma medida y tu cintura es estrecha, eres muy afortunada, pues tus marcadas curvas te harán lucir espectacular con modelos tipo sirena, rectos y evasé. El escote en corazón acentuará tu busto de forma natural; además, puedes darte el lujo de elegir casi cualquier tipo de tela, principalmente las que se ciñen al cuerpo, como el raso, la gasa de seda y un vestido de novia de encaje, que no cualquiera puede usar. Huye del vestido corte imperio porque ocultará tu belleza femenina, al igual que de texturas rígidas como el damasco.

Cuerpo con forma de triángulo

Si tus hombros son más anchos que tus caderas y tu cintura no está muy definida, un vestido de novia corto o uno con largo midi que tenga una falda con corte en A, como el corte princesa, pueden ser un gran acierto. El tipo sirena también es buena opción; cualquiera de los mencionados logrará estilizar el torso y darle equilibrio a tu cuerpo. Más aún si usas a tu favor el escote halter, cerrado detrás del cuello, que disminuirá visualmente el ancho de tus hombros.

Trata de evitar el modelo imperio, ceñido en el busto y suelto desde más arriba de la cintura, pues hará que tu cadera parezca aún más estrecha. También evita los bordados muy profusos o los detalles tridimensionales en el busto.  

Ya con las características claras, identifica la forma de tu cuerpo y considera nuestros consejos para que el próximo vistazo a decenas de imágenes de vestidos de novia sea más eficaz y dé en el grano. Ojo, no porque te quede a la medida tiene que ser caro; si ya tienes el presupuesto, lo mejor será mantener la mente abierta a la hora de buscar entre vestidos de novia de todos los precios. ¿Lista para el desafío?