El encanto que tienen los vestidos de novia es innegable. No por nada arrebatan suspiros a quien los contemple por el solo hecho de asociarlos a un romance que está por sellarse para siempre. Aunado a su belleza pura, hay detalles que los embellecen y hacen a estas prendas aún más inspiradoras: una cauda larga, un trazo bien definido, una falda voluminosa y ¡los moños! Pues cuando se integra al ajuar nupcial, le aporta un aire romántico y de ensueño.

¿Amas los vestidos de novia con moños? Entonces no pierdas de vista estos encantadores modelos y descubre cómo se integran esos nudos en los diferentes diseños.

Moños discretos

No todos los moños tienen que ser exagerados o incluso bien definidos. En cuanto a nudos discretos, hay una gran variedad de materiales con los que puede formarse, desde el clásico listón satinado que resalta con el vestido, hasta lo que son confeccionados de la misma tela de la prenda nupcial.

Ya sea bien formado, rígido o uno que tenga la caída natural de la tela como el tul, un moño discreto acentuará el toque romántico al vestido de novia.

Maxi moños para vestidos de novia

Los moños en grandes proporciones o XXL arrasan con las miradas de quienes quieren dar el sí con mucho estilo, y con aquellas que no temen agregar un detalle extragrande a su vestido de novia porque se sienten seguras de sí mismas y del protagonismo que cada elemento tiene en el look.

Por lo general, estos moños pueden transformar prendas minimalistas creando un contraste llamativo en tamaño, dar un aspecto más sofisticado y deslumbrante.

Con color

Añadir color puede ayudar a lograr el objetivo que se quiera, por ejemplo: un moño en tono rosa palo o incluso negro resaltará con el blanco del vestido de novia y romperá la homogeneidad, también permitirá acentuar la espalda o cintura. Pero ¿qué tan grande o qué tan colorido? Solo tú podrás decidir según tu gusto.  

Diseños con pedrería

Más elegantes y sofisticados, los moños con pedrerías quedan perfectos para las celebraciones formales y nocturnas. Su delicadeza y brillo lo convierten en el ideal para acompañar looks con vestidos de novia modernos en donde se destaque espaldas, cintura o escote con este detalle.

Hay moños que son de perla, para aquellas novias que no son supersticiosas, y otros que son elaborados con materiales brillosos que siguen la línea del vestido, como el canutillo.

¡Ponte tus moños!

Ahora que conoces los detalles de los vestidos de novia con moños, puedes decidir en qué posiciones usar este nudo.

En los hombros

Los hombros son una parte del cuerpo muy sensual. Los vestidos con escote asimétrico o de tirantes son perfectos para atraer las miradas hacia la parte superior, así que un moño en esta zona será perfecto. ¿Novia romántica? Unos moños de tul se verán lindos.

En la cintura

Además del sentido decorativo, en esta parte del vestido servirá para delinear la figura o disimular detalles que no se quieren mostrar, por ejemplo, poca cintura. ¡Se admiten todos los tamaños!

El pecho

Más discretos que en el resto de las posiciones, aquí pueden llevar un moño de pedrería que defina a la perfección un escote. Le dará un aire elegante y femenino.

En el cuello

Para aportar un estilo más sofisticado, los moños en el cuello son ideales. Si te atreves, úsalos de tul, de gran tamaño y deja que las cintas caigan para darle mayor movimiento.

Espalda baja

¿Algo más encantador que los vestidos de novia con moños en la espalda? La sensualidad resalta a distancia cuando se ubican en la parte baja, sobre todo si esta va descubierta o con encaje ilusión.

Como podrás darte cuenta, los moños aportan mucha estética y un aire inocente, pero también sensual y atrevido. Recuerda que podrás encontrar diferentes versiones y estilos, solo tendrás que decidir con cuál te sientes cómoda.