Wtoo
Por Wtoo

¿Has visto muchos vestidos de novia con escote redondo? Lo que pasa es que esta geometría sienta bien a prometidas con busto grande y pequeño, además de ser discreto, cómodo y multifacético. Combina con peinados de novia de diversos estilos y los accesorios no implican quebraderos de cabeza. ¿Te interesa conocerlo para que le saques partido como una experta?

Efecto sobre el busto

Si tu busto es grande, los escotes profundos lo realzarán y, entre más se aleje el corte de esta zona, el tamaño se disimula. Si temes que tus pechos se sientan apretados con los vestidos de novia que tienen escotes cerrados, pero tampoco quieres enseñarlos de más, una profundidad que se quede a medio camino del busto y cuello, les puede brindar la libertad y el confort que necesitan.

Por el contrario, si no tienes mucho busto, podrías lucir cortes más profundos con aberturas laterales que sutilmente simulan el escote side boob. Si no te sientes cómoda desvistiendo tanto tus pechos, los escotes cerrados pueden hacer que se vean aún más pequeños, pero el efecto podría nivelarse con el volumen que aportan los brocados, las superposiciones florales o aplicaciones de pedrería.

La sujeción es otra de las ventajas que ofrecen los vestidos de novia con escote redondo, en especial, si tus pechos están algo caídos o separados. Te convendrían los cortes no tan profundos, diseños con talles más arquitectónicos como de estilo corsé y los escotes ilusión que se fusionan con discretas figuras corazón. Los tirantes gruesos y las mangas te darán mayor soporte en caso de que tengas mucho pecho.

Efecto sobre el rostro

El escote redondo suaviza los rostros cuadrados y rectangulares que se caracterizan por tener los ángulos de la mandíbula muy marcados. Las caras cuadradas, en forma de corazón o de triángulo invertido, se pueden alargar visualmente despegando el escote del rostro. Acercándolo, se rompe su verticalidad, compensando así, la longitud de las caras rectangulares, ovaladas y cuellos alargados.

Hay mujeres con rostros redondos que se animan a portar esta geometría aproximándola al busto y, prestando atención al diseño del vestido, las líneas faciales podrían estilizarse con escotes ilusión o decoraciones triangulares que apunten hacia el pecho. Despegando el escote de la cara, el cuello también puede ganar longitud y despejándolo con peinados recogidos luce más estilizado.

Efecto sobre los hombros

Otra de las funciones de los tirantes y las mangas es equilibrar los hombros con las caderas, para armonizar la silueta. El truco sería, básicamente, separar tirantes o mangas del cuello para aumentar la distancia entre los hombros y acercarlos para que parezcan menos anchos.

Los vestidos de novia con manga pueden sumar o restar atención al busto, pero hay que considerar el impacto que tienen en los hombros y caderas. Por ejemplo, las mangas cortas y abullonadas aportan volumen al pecho y ensanchan los hombros. Las mangas acampanadas roban protagonismo al escote y añaden volumen a las caderas. Las mangas de tejidos lisos y que se ciñen a los brazos son más neutrales, solo hay que cuidar la horizontalidad que define la anchura de los hombros.

Estilo de novia que proyecta

Algunos escotes van, otros vienen y el redondo pervive porque es sencillo, juvenil y muy versátil. Los vestidos de novia corte sirena con escotes más profundos expresan una personalidad atrevida y glamorosa.

En el repertorio romántico están los escotes ilusión y los diseños princesa que, a su vez, son siluetas clásicas. Los diseños en A son el equilibrio entre lo clásico y moderno. Los trajes office style, los vestidos largos y rectos de dos piezas son alternativas urbanas y vanguardistas para quienes buscan vestidos de novia para boda civil.

Decoración y aplicaciones

Los diseños se valen de diferentes recursos decorativos para compensar la sencillez que caracteriza al escote redondo. Las aplicaciones de pedrería realzan el busto de forma sofisticada y, en los escotes ilusión, restan atención al corte redondo, salpicando encajes florales o perfilando otras geometrías. Además de darle un aire coqueto al look, las flores y moños maximalistas que se posan en los hombros o van atados a la cintura, armonizan la silueta.

Las aplicaciones de pedrería se pueden equilibrar con joyas que no brillen como unos aretes de perlas. Los complementos pequeños respetan el protagonismo de los moños y flores de talla XXL. Los ramos de novia que tienen aspecto irregular, los accesorios cuadrados y triangulares, aportan una asimetría interesante al look. Los vestidos de novia sencillos se pueden contrastar con collares y pendientes grandes y largos.

Ahora que ya que tienes una imagen más completa de tu outfit nupcial y sabes cómo sacar partido a tus atributos, ¿le das el “sí” al escote redondo? ¡Seguro será un gran aliado para que luzcas hermosa el día de tu boda!