Photoboda

Algunas parejas logran identificar sin problema cuándo es momento de que sus pensamientos de amor se transformen en frases para invitaciones de boda. Cuando se trata de parejas con diferencia de edad, el proceso puede complicarse un poco. Sobre todo, porque la sociedad a veces no ayuda e incluso hay familiares que se oponen a estas relaciones. Entonces, ¿cómo saber si el anillo de compromiso es el siguiente paso? Si su relación pasa por estos ocho filtros, ya tienen señales más que suficientes para llevar su amor a un nuevo nivel.

1. Las críticas no hacen ni cosquillas

You Beautiful Fotografía

Hay muchos tabúes en torno a las relaciones de pareja. Si le sumamos la polémica que siempre ha causado la diferencia de edad, en algún momento los novios pueden sentirse vulnerables. Con el paso del tiempo, las parejas comprenden que opiniones tanto positivas como negativas siempre habrá y que el vínculo solo puede debilitarse si estas se asumen de manera personal.

2. La relación es madura

Aunque no hay una etapa definida para alcanzar un pleno desarrollo, deberán estar seguros antes de empezar a indagar los precios de los anillos de compromiso. En el caso de los novios con diferencia de edad, las parejas se enfrentan a un reto mayor porque, de acuerdo a cada momento vital, los objetivos pueden estar muy alejados y cuesta más trabajo alinearlos. La empatía y paciencia son primordiales para entender que sus ciclos son diferentes, pero pueden compartirlos y así aprender uno del otro.

3. Los intereses son compatibles

Photoboda

Ya sea o no muy marcada la diferencia, cuando los intereses van por el mismo camino, las relaciones suelen seguir la misma dirección. Es totalmente válido tener metas personales y, por supuesto, no necesariamente deben ser iguales. La buena noticia es que se pueden compatibilizar los objetivos tanto individuales como en pareja y, como dos cabezas piensan mejor que una, al emparejarlos el proceso sabe mejor y así es más sencillo alcanzarlos.

4. Nada de buscar un padre o una madre

Los especialistas han atribuido estas relaciones a necesidades psicológicas no resueltas. Por ejemplo, la atracción hacia personas mayores puede reflejar la carencia de afecto paternal o maternal, según sea el caso. Las estadísticas son una referencia, mas no significa que los anillos de compromiso de oro blanco sean un imposible. Si bien es cierto que en casi todas las parejas uno de los miembros suele ser más protector, por más que uno de ellos haya vivido más primaveras que su pareja, jamás habrá de desempeñar el rol de padre.

5. La realidad no se evade

Estudio26

Antes de sumergirse en las imágenes de invitaciones de boda, es preciso aceptar que entre mayor sea la diferencia es más difícil congeniar. ¿Por qué? Si uno quiere comerse el mundo y el otro ya está pensando en llevar una vida tranquila, los ciclos pueden desequilibrarse y corren el riesgo de vivir etapas que no les corresponden. Planteen abiertamente estas situaciones para evitar reclamos futuros.

6. Las diferencias se respetan

No todas las etapas pueden compartirse y no es malo. Lejos de ser muéganos humanos, hay que respetar el espacio personal y aprovechar al máximo los que comparten juntos. No pretendan manipularse ni cambiarse porque la clave está en elegirse todos los días a pesar de las diferencias, no de edad, sino de personalidad.

7. La edad es solo un número

La Fábrica de Historias

Muchas veces los juicios no son ajenos, sino propios. Y para vivir la relación, lo primero es dejar de pensar en la edad. No es una relación marciana y, como en todas las demás, debe existir comunicación, respeto y confianza. Las muestras de afecto jamás sobran y, si las palabras no fluyen, los pensamientos de amor cortos no caen mal a nadie cuando se integran en el día a día.

8. El amor todo lo puede, ¿verdadero o falso?

Si el amor no se alimenta, perece. De igual forma, las relaciones no funcionan solas y, más que un obstáculo, la diferencia de edad es un reto que muchas parejas aceptan. Y aunque estén conscientes de que su unión trasciende la atracción física y no está basada en inseguridades ni complejos, deberán poner toda la carne en el asador para que su relación prospere. ¿Están entusiasmados?

Una relación con diferencia de edad puede ser revitalizante, enriquecedora y, gracias al intercambio de experiencias, es posible ampliar el panorama. Si en tu caso ya hasta entrega de anillo de compromiso hubo, ¿cómo supiste que estabas lista para lanzar el ramo de novia?