VillegasDíaz

Los regalos. Nosotros los mexicanos somos muy dados a ellos, tanto a darlos como a recibirlos. En las bodas, es ya una tradición consolidada ofrecer un detalle, un objeto cuyo valor resida en el significado más que en el uso. Y no es para menos, pues nuestros invitados han de ser aquellas personas cercanas, amigos y familiares que vieron nacer nuestra relación, gestarse y seguir su camino hasta llegar al momento culminante de unión de nuestras vidas en sociedad.

Pero claro que de entre todos los gastos para una boda, habría qué hacer malabares con el presupuesto si quisiéramos obsequiar espléndidamente a todos. Quizá por ello, y entre una gran variedad de opciones, desde hace unos años se ha vuelto un gesto recurrente obsequiar a los invitados con un mandil personalizado.

Festiboda – Mandiles y Sandalias

En sí, los mandiles parecieran carecer de sentido de utilidad para los invitados de una boda, pero como muchos otros aspectos, su función va más allá de las pensadas de modo práctico.

Los mandiles evocan un entorno de hogar, donde la cocina, la alimentación en familia, se vuelven símbolo de los roles recién adquiridos a través del matrimonio. Un detalle que se vuelve recuerdo, los mandiles proyectan una idea de hogar consolidado y también de naturalidad, de desenfado.

Lupita Enríquez Fotografía

La primera ventaja que salta a los ojos al regalar mandiles, es su precio. Los podrás encontrar a precios accesibles si los compras al mayoreo o con un distribuidor sin intermediarios. Afortunadamente existe una creciente oferta de empresas especializadas en recuerdos de boda.

Puedes acercarte con varios proveedores para presupuestar paquetes de mandiles con frases hechas a tu medida, incluyendo impresión y diseño.

Photocinema

Es natural que entre tanta posible inversión, la cartera se encuentre muy limitada por los presupuestos. En ese caso lo mejor es conseguir los mandiles por tu propia cuenta y mandarlos a estampar en un taller de serigrafía.

Esta idea reduce costos y permite mayor libertad en los diseños, pero también implica tener uno en mente o contar con una mano experta que nos asesore.

Mandiles hay de todo tipo y materiales. Los podrás encontrar a colores o lisos y su precio estará en relación a la calidad de las telas y el detalle de los acabados. Una opción más serían los plásticos, que también son súper accesibles, además de ultra personalizables.

1-2-3-4. Festiboda - Mandiles y Sandalias

La creatividad en la decoración será el aspecto que más apreciarán tus invitados, así que dedica suficiente tiempo para tomar la mejor decisión sobre el diseño de tus mandiles. Recuerda que la idea es, a fin de cuentas, regalar un obsequio que tus invitados puedan utilizar, pero sobretodo, que recordarán con gusto y cariño.

Algunas de las ideas más populares de mandiles para bodas, son los estampados en forma de smoking o vestido de novia, o los que incluyen alguna frase graciosa como “un nuevo mandilón” o “aquí yo llevo los pantalones… a la tintorería”.

Photocinema

El sentido del humor popular ha hecho que en buena medida, las frases que aparezcan en estos mandiles jueguen con la idea del mandilón, ese marido sumiso y obediente, sueño de muchas y realidad de pocas, cuyo destino es fijado por el liguero, equivalente del ramo.

Pero no olvides que, al obsequiar un mandil personalizado, también podemos jugar con los significados y ¿por qué no?, proyectar la idea de igualdad, aspectos que en el plano del matrimonio, origen de la familia, son tan pertinentes. Ponerse un mandil es a fin de cuentas, compartir responsabilidades y cohabitar un espacio mutuo.

1-3-4. Guillermo López Fotografía | 2. Pammy Prado Fotografía

En estos tiempos que estamos tan habituados a los memes, esas imágenes acompañadas de texto que describen una experiencia o hecho a través del humor, piensa en la posibilidad de incluirlos en tu mandil. Por ejemplo “Keep calm and…” o algún personaje popular de los memes, son buenas ideas que seguramente encantarán a tus invitados.

Photocinema

La elección del diseño de tus mandiles es un buen pretexto para echar a volar la imaginación y el humor, actividad que siempre podrás disfrutar junto con tu pareja. No olvides planificar todo con suficiente antelación para que tus mandiles estén listos a tiempo, antes de la boda, especialmente si has contratado el servicio de proveedores externos.

¿Y cómo o en qué momento se suelen obsequiar estos recuerdos? Una tendencia cuya popularidad está en aumento es entregar los mandiles en el momento cúspide de la fiesta, cuando todas las tensiones se han disipado y los invitados se encuentran relajados en la pista de baile, compartiendo y disfrutando con la feliz pareja y sus familiares.

Alberto Sánchez Fotografía

Como has podido ver, el regalar mandiles es una gran opción, útil y divertida, para implementar en tu boda. ¿Qué te parece esta idea para obsequiar a tus invitados y hacerlos partícipes de tu experiencia nupcial?