Uriel Mateos Wedding Photographer

La organización de una boda está llena de emociones. Encontrar el vestido de novia, elegir hermosas flores para boda y decidir el diseño de las invitaciones de boda, entre otras muchas cosas, no son tareas fáciles. Se necesita la participación activa de muchas personas, especialmente de los miembros de las familias, para que todo salga como siempre soñaron. El papel del padre de la novia no puede pasar inadvertido; especialmente si será quien la acompañe al altar.

Desde los preparativos y hasta el momento de la ceremonia y la recepción, el papá tiene importantes participaciones. Si tienen la fortuna de contar con su padre, así como con su apoyo y complicidad para el importante paso que están a punto de dar, disfruten de cada una de las actividades en las que participará. A continuación, les compartimos un repaso de cada una de ellas.

Durante los preparativos

Con la entrega del anillo de compromiso, empiezan su carrera hacia el altar. Hay que definir la fecha, informar a los familiares y amigos, hacer toda la planificación y preparar todos los detalles para el gran día.

Cuando se anuncia el compromiso

Woller Photo Art

Los mexicanos somos tradicionalistas por excelencia y, aunque cada vez hay más apertura en la forma en la que se anuncia a la familia el compromiso, una reunión familiar o una petición de mano formal son importantes para compartir los planes y lucir el anillo de compromiso de oro blanco.

Por tradición, es al padre al que se le pide formalmente la mano de la novia. Esto es cada vez menos rígido y cada pareja decide, según su caso, cómo es mejor hacerlo.  

Apoyo para la boda

Roberto Torres Fotógrafo

Hoy en día, muchos novios prefieren ser autosuficientes respecto a los gastos de su boda. Sin embargo, los padres siguen ofreciéndose a cubrir algunos de los gastos. El banquete y el vestido de novia corte princesa que siempre soñaste son ejemplos de los gastos que puede absorber tu papá.

Sin importar cuál sea la situación, el padre de la novia tiene un papel indiscutible en la planificación, ya sea aportando sus opiniones de los preparativos o cubriendo ciertos gastos. Asimismo, su apoyo emocional y moral a los novios para que disfruten y lleguen preparados al gran día es crucial.

El día de la boda 

Mauricio Soto Fotografía

Uno de los momentos más emotivos que vive el padre de la novia es cuando descubre por primera vez a su hija vestida de novia. Muchos no pueden contener las lágrimas y aprovechan para darles palabras de aliento y orgullo por la familia que están a punto de formar.

A partir de ese momento, el padre de la novia es el más frecuente acompañante hasta el lugar en el que se llevará a cabo la ceremonia. Son los últimos momentos de padre e hija ante el cambio de vida que están a punto de experimentar.

En la ceremonia 

Carol Cavazos Fotografía

Todos habrán visto en repetidas ocasiones esa emocionante escena en la que aparece la hermosa novia con vestido, ramo de novia natural en una mano y en el otro brazo, su orgulloso padre. El recorrido al altar está lleno de emociones. Sonrisas y complicidad son solo algunos de los sentimientos que el papá experimentará hasta que llegue el momento de tomar un lugar junto a su hija y su futuro esposo.

En la recepción

Cervus Lumine

Unas palabras del padre de la novia durante la recepción siempre serán bienvenidas y celebradas. Es la oportunidad perfecta para brindar con todos los invitados por la felicidad del nuevo matrimonio y agradecer la compañía de todos los presentes.

Si el camino al altar ya había emocionado a muchos, el baile de la novia con su padre no dejará indiferente a nadie. Es una ocasión única no solo para lucir el elegante vestido de novia corte sirena, sino en el que el padre de la novia podrá disfrutar y celebrar junto a su hija la vida que ella está a punto de comenzar con alegría y complicidad. Es uno de los momentos más íntimos y único entre padre y la hija; aprovéchenlo para sorprender a todos los invitados con sus mejores pasos y, si se animan, hasta con una coreografía que inmortalizará el momento.

Cuando el padre no está presente

Hotel Hacienda Sepulveda

Actualmente, existen diferentes modelos de familia. En algunas ocasiones no es posible la presencia de la figura paterna en la boda. Sea por una pérdida o por una ausencia, si tu padre no puede acompañarte, un abuelo, un tío, un hermano o incluso un buen amigo estarán felices de estar a tu lado en ese momento tan importante para ti.

En última instancia, caminar en solitario al altar es un acto de autosuficiencia y valor. Si lo deseas, no dudes en hacerlo, lo más importante de ese momento es que esté lleno de felicidad y dicha por lo que está a punto de suceder.

Una vez que tienen el anillo de compromiso y han decidido poner manos a la obra para organizar la boda, les espera un largo recorrido. Disfruten de la compañía y complicidad de sus padres y atesoren los momentos que compartirán con ellos. Por cierto, que el estrés por escoger los recuerdos de iglesia para boda no les gane y vivan intensamente todos los preparativos.